Martes 25.06.2019

Cómo ahorrar en tus vacaciones gracias a Internet

El número de personas que recurre a Internet para planificar y contratar sus vacaciones no para de aumentar.

El número de personas que recurre a Internet para planificar y contratar sus vacaciones no para de aumentar. No en vano, en la red podemos encontrar información sobre cualquier lugar que queramos visitar, opiniones de otras personas que ya hayan estado allí, consejos para alojarte, para comer y para poder disfrutar del viaje sin gastar mucho.

Además, en Internet es posible encontrar múltiples ofertas y promociones para vuelos y hoteles, así como precios mucho más competitivos para un mismo alojamiento.

En este artículo vamos recopilar algunos consejos y recomendaciones para que puedas ahorrar en tus vacaciones gracias a Internet.

Planifica tu propio viaje

La contratación de viajes organizados o packs vacacionales no suele ser la opción más barata, aunque sí la más cómoda. Si te buscas la vida por tu cuenta, contratando personalmente desde el vuelo hasta los recorridos turísticos, puedes conseguir ahorrar mucho dinero, siempre que dediques el tiempo suficiente a investigar.

Además, organizándolo tú puedes ir mucho más relajado, visitando en cada momento lo que te apetezca, a tu ritmo y sin tener que cumplir el horario del guía turístico.

Consulta información y opiniones sobre el lugar al que quieres viajar

En Internet podrás encontrar gran cantidad de información sobre prácticamente cualquier lugar del mundo que quieras visitar, ya sea en blogs especializados, en foros o en redes sociales. A la gente le encanta contar sus experiencias, que podrás aprovechar para conocer mejor el lugar que vas a visitar y descubrir rincones que no hubieras visitado, aprovechando los consejos para desenvolverte mejor.

Además, es habitual encontrar análisis de otros viajeros que te indican los mejores lugares para comer barato, trucos para ahorrar dinero en transporte o en las visitas a museos y monumentos.

Utiliza cupones descuento y códigos promocionales para hoteles

A la hora de reservar tu estancia en un hotel, lo ideal es que compares entre varios portales de reservas, en los que puedes encontrar cientos de habitaciones en todo tipo de hoteles y con los precios más variados.

Estos portales, así como las propias páginas webs de los hoteles, suelen disponer de la opción de canjear un código de descuento con el que conseguir una rebaja en el precio final de contratación. El ahorro puede ser muy importante, en algunas ocasiones puedes conseguir descuentos de más del 20%.

Para poder obtener estas ofertas puedes consultar páginas web como Cupooon.es, donde encontrarás cientos de códigos promocionales para hoteles de diferentes cadenas y para comparadores de alojamientos. Antes de finalizar la compra de tus noches de hotel, busca si existe algún cupón de descuento que puedas aplicar para ahorrarte un buen pellizco.

Reserva con antelación

Si tienes claro donde quieres ir y en qué fechas, lo ideal es que realices todas las reservas con mucho tiempo de antelación, lo que te permitirá ahorrar mucho dinero. Conforme más cerca quede la fecha del viaje menos plazas quedarán en vuelos y hoteles, por lo que los precios serán más altos.

Eso si, en estos casos es recomendable contratar algún seguro de cancelación, ya que, si quedan muchos meses, pueden ocurrir mil cosas que te impidan viajar en las fechas contratadas, por lo que si tienes cancelación gratuita podrás recuperar el dinero.

Aprovecha las ofertas de última hora

Esta recomendación va un poco en contra de la anterior, pero muchas veces no podemos contratar los viajes con la antelación suficiente, porque no sabemos exactamente cuándo tendremos las vacaciones en el trabajo. En estos casos, y siempre que no nos importe demasiado el lugar al que viajar, podemos recurrir a las ofertas de última hora, que siempre lanzan tanto las aerolíneas como los hoteles para llenar las plazas que aún no han sido reservadas cuando quedan pocos días.

Además, para estos casos no será necesario contratar ningún seguro de cancelación, ya que contratamos el viaje pocos días antes de salir, por lo que es poco probable que surja nada que nos impida hacerlo. Así, puede resultar incluso más barato que contratarlo con mucha antelación.