#TEMP
sábado 21/5/22

Aguirre enerva a los sindicatos con sus ‘numeritos’ y su pasividad ante la crisis

LUIS MARTÍNEZ
Nuevos detalles sobre la llamada telefónica de la ‘lideresa’ al ministro Miguel Sebastián revelan su “improsivación” ante la destrucción de empleo que padece la industria madrileña.
L.M. / NUEVATRIBUNA.ES

Los sindicatos denunciaron hoy la “pasividad absoluta” que mantiene la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ante la grave crisis que atraviesa el tejido industrial madrileño y, en concreto, ante el cierre de aquellas industrias tecnológicas que están llamadas a sustituir al agotado modelo de especulación inmobiliaria, cuya caída ha dejado en el paro a decenas de miles de trabajadores en la región. “No están haciendo nada”, dijo hoy a nuevatribuna.es un representante sindical.

Esperanza Aguirre parece incapaz de superar su aversión a los sindicatos que le ha llevado a paralizar el proceso de Diálogo Social, la mesa donde empresarios y sindicatos deberían pactar buena parte de las medidas de fomento de empleo en la Comunidad, a pesar de que en manos de la Presidenta se encuentran gran parte de las competencias en materia laboral, y de que atesora dos tercios del gasto que el conjunto de las administraciones del Estado realizan en la región madrileña (descontadas las pensiones).

El enfrentamiento de Aguirre con los sindicatos continúa y el Diálogo Social permanece estancado. De nada ha servido la foto con que la ‘lideresa’ trató de acallar hace unos meses las acusaciones de “pasividad” ante una crisis que en ese momento llevaba ya un año asolando la economía madrileña, con los líderes sindicales, Javier López (CCOO) y José Ricardo Martínez (UGT).

Desde aquella foto, apenas se conocen nuevas medidas de fomento del empleo por parte del gobierno presidido por Aguirre, salvo una reunión con los trabajadores de Iveco-Pegaso, que tuvo lugar hace una semana y de la que hoy nuevatribuna.es conoció nuevos detalles, muy reveladores sobre la peculiar forma de entender la política por parte de la eterna aspirante a presidir el partido conservador a nivel nacional.

Mientras los sindicatos calificaron de “esperanzadora” aquella reunión destinada a frenar el expediente de regulación de empleo (ERE) en Iveco-Pegaso, un trabajador de la planta madrileña de automoción calificó hoy de “auténtico vacile” el comportamiento de Aguirre a lo largo del encuentro, además de tildar de “político”, en el peor sentido del término, el contenido de la misma.

Al parecer, Esperanza Aguirre interrumpió la reunión celebrada en la sede del Gobierno en la Puerta del Sol para llamar, en presencia de unos atónitos representantes sindicales, al ministro de Industria, Miguel Sebastián, que en ese momento se encontraba en Nueva York. Debido a la diferencia horaria, y a que Sebastián se encontraba en la cama durmiendo, la lideresa no logró contactar con el Ministro, ante lo cual optó por enviarle un mensaje de móvil SMS, cuyos resultados hasta el momento se desconocen.

Más allá del SMS con que Aguirre intenta salvar los puestos de trabajo de más de un millar de trabajadores de Iveco, la tensión en las relaciones entre la presidenta ‘popular’ y los trabajadores crece de día en día.

Esperanza Aguirre mantiene una posición muy “poco inteligente”, afirman incluso los trabajadores que ayer jueves fueron desalojados del Pleno de la Asamblea debido a los gritos con que reaccionaron al gesto de Aguirre, que se levantó de su escaño para abandonar la sala justo en el momento en que iban a abordarse cuestiones relacionadas con la Industria. “Imagínate que peligra tu puesto de trabajo, tu futuro, el pago de tu hipoteca Y, en el momento en que se va a hablar de todo ello, la Presidenta se levanta y abandona la sala”, afirman trabajadores de Iveco presentes en el Pleno.

“Hubiera sido mucho más inteligente aprobar siquiera una moción”, afirma el presidente del Comité de empresa, Fructuoso Cuesta, quien pone el ejemplo del ayuntamiento de Alcalá de Henares que, a pesar de que la planta se encuentra en Madrid, ha anunciado que aprobará una moción en defensa del millar de trabajadores amenazados de despido, ante la repercusión en este municipio.

MIEDO A LOS OBREROS

Los sindicatos relacionan el “desprecio” de la ‘lideresa’ a las reivindicaciones de los trabajadores de la industria madrileña a su condición de aristócrata. “Esperanza Aguirre tiene miedo a los obreros”, afirma un alto representante sindical.

La actuación de Aguirre en el pleno monográfico sobre el empleo celebrado el 29 de abril refuerza la tesis sindical sobre el “desprecio” que, en su opinión, siente Aguirre hacia el futuro de miles de trabajadores de la industria. Según informan trabajadores de Iveco presentes en aquel Pleno, la presidenta ‘popular’ llegó incluso a increparles desde la tribuna de oradores “por quejarse de su situación cuando su caso es el mismo que afecta a cuatro millones de parados”, afirman en estas fuentes.

Los sindicatos acusan a Aguirre de intentar presentar a los trabajadores “como terroristas o vándalos” tras los incidentes vividos en la Asamblea. Representantes sindicales negaron hoy que los trabajadores lanzaran objetos contra la fachada de la Asamblea, y justifican los incidentes que se vivieron en el interior del pleno por la “tensión” provocada ante la amenaza de despido que pende sobre los trabajadores de Iveco-Pegaso, BP Solar y Arcelor-Mittal. En cualquier caso, los sindicatos mantienen que el desalojo de los trabajadores de la tribuna de invitados fue absolutamente “tranquilo”. “No hubo ni siquiera un empujón”, dicen.

UGT ha denunciado el intento de Aguirre de “instrumentalizar” los incidentes vividos el jueves en la Asamblea con el objetivo de intentar correr “una cortina de humo” que distraiga la atención centrada en la imputación de tres diputados autónomicos del PP, a raíz del caso ‘Gürtel’, afirmó hoy la secretaria de acción sindical del sindicato en Madrid, Isabel Navarro.

Según Comisiones Obreras, Aguirre debe adoptar un “nuevo lenguaje” más respetuoso con los trabajadores en vez de buscar falsos culpables, “culpables de nada”, entre quienes sólo pretenden defender de forma "pacífica" su puesto de trabajo, afirmó hoy Jaime Cedrún, secretario de Política Institucional de CCOO-Madrid.

Por su parte, Manuel Hoya, responsable de la rama del Metal, Construcción y Afines de UGT, calificó de “emblemáticos” los centros de trabajo sobre los que pesan las amenazas de despidos, y llamó a las distintas administraciones (central, autónomica y municipal) a implicarse en la continuidad de estas plantas cuyo gran valor tecnológico las convierte en vitales para la salida de la crisis.

BP Solar ha solicitado el despido de 480 trabajadores de sus plantas de San Sebastián de los Reyes y Tres Cantos, ya que pretende trasladar a China y probablemente a Polonia su producción de células solares y el ensamblaje de paneles, informan los trabajadores.

Iveco-Pegaso pretende reducir su producción y despedir a 1.024 trabajadores de su planta situada en el barrio madrileño de San Blas, entre otras medidas que incluyen un ERE suspensivo y rotatorio, que afecta a la totalidad de la plantilla.

Por fin, la multinacional fabricante de acero ArcelorMittal negocia un ERE que afectará a todas las plantas de la multinacional en España, que cuentan con cerca de 12.000 trabajadores.

Aguirre enerva a los sindicatos con sus ‘numeritos’ y su pasividad ante la...
Comentarios