viernes 30/10/20
LA AUDIENCIA NACIONAL ARCHIVA LA CAUSA

Archivada la causa contra la familia Botín por las cuentas del HSBC

La Audiencia Nacional ha archivado la causa abierta contra el presidente del Banco Santander y varios miembros de su familia por presuntos delitos contra la Hacienda Pública y falsedad documental en el caso de las cuentas suizas del HSBC al aceptar la regularización practicada.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, concluye que "la regularización practicada por los denunciados se puede considerar que es correcta y anterior a que la Agencia Tributaria incoara un procedimiento de inspección y verificación".

"La regularización practicada por los denunciados se puede considerar que es correcta y anterior a que la Agencia Tributaria incoara un procedimiento de inspección y verificación"

El juez exime de cualquier responsabilidad penal al presidente de la entidad cántabra y a cinco de sus hijos, así como a su hermano Jaime Botín y a sus respectivos cinco hijos, aplicando el artículo 305.4 del Código Penal, que permite las regularizaciones fiscales antes de la comunicación al contribuyente de la apertura de un expediente por parte del fisco.

Contra el auto cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y en él figuran los cerca de 90 millones de euros pagados por Jaime Botín, empresario y principal accionista de Bankinter con el 24% del capital, y sus cinco hijos. Sin embargo, no se aportan las cantidades pagadas por Emilio Botín y sus hijos.

Según informaron fuentes de la entidad, los doce miembros de la familia Botín presentaron 72 declaraciones del IRPF y del Impuesto sobre Patrimonio de entre 2005 y 2009 por los activos de la herencia familiar en Suiza, lo que les llevó a pagar a Hacienda unos 200 millones de euros, incluidos los recargos.

ARCHIVO POR REGULARIZACIÓN "VOLUNTARIA"

Andreu explica en su resolución que el sobreseimiento de la causa se produce porque al regularizar su situación fiscal de forma "voluntaria" los imputados quedan "exentos de la responsabilidad criminal", una decisión que es "ajena al contenido injusto y, probablemente también, de culpabilidad del hecho".

Esta conclusión deriva de los informes periciales elaborados por los técnicos de Hacienda que concluyen que la regularización realizada por Emilio Botín y su familia "ha pretendido, en base a la documentación acreditativa de los hechos de la que han dispuesto (que no siempre ha podido ser completa), adecuarse en todo momento razonablemente a lo establecido en la normativa reguladora de los mencionados impuestos".

En este sentido, el juez añade que la regularización "afecta exclusivamente al elemento de la punibilidad, excluyéndola por razones eminentemente político-criminales: la reparación del perjuicio irrogado mediante el pago de las deudas exigibles eludidas". Los miembros de la familia Botín se enfrentaban a penas de hasta cuatros años de cárcel.

El juez añade que la regularización "afecta exclusivamente al elemento de la punibilidad, excluyéndola por razones eminentemente político-criminales: la reparación del perjuicio irrogado mediante el pago de las deudas exigibles eludidas"

En junio de 2011, la Delegación Central de Grandes Contribuyentes de la Agencia Tributaria presentó una denuncia contra ellos para comprobar la regularización del IRPF de 2005 a 2008 y del Impuesto de Patrimonio de 2005 a 2007, tras recibir información de las autoridades francesas sobre españoles con cuentas en el HSBC de Suiza. En esta información figuraban cerca de 3.000 cuentas bancarias de ciudadanos españoles.

LA FAMILIA DE JAIME BOTÍN HA PAGADO 90 MILLONES

El auto refleja que Jaime Botín pagó un total de 50,6 millones de euros por la regularización del IRPF de los ejercicios 2005 a 2008 y un total de 18,18 millones de euros en concepto de Impuesto sobre el Patrimonio entre 2005 y 2007. Casi todas las regularizaciones practicadas por la familia de Jaime Botín cuentan con excesos de tributación.

Por su parte, los hijos de Jaime Botín (Marcelino, Marta, Gonzalo y Alfonso) han pagado entre todos un total de 14,9 millones de euros en concepto de IRPF correspondientes a los ejercicios comprendidos entre 2005 y 2008.

En cuanto al Impuesto sobre el Patrimonio, los cuatro hijos pagaron un total de 1,19 millones de euros por el ejercicio 2005. Los técnicos de Hacienda no detectaron diferencias entre las bases imponibles incorporadas y verificadas respecto a los ejercicios 2006 y 2007.

Respecto a Lucrecia, la quinta hija de Jaime Botín investigada, el auto recoge un pago al fisco de más de 6 millones de euros por los beneficios obtenidos por la venta de acciones de Bankinter en 2005.

Archivada la causa contra la familia Botín por las cuentas del HSBC
Comentarios