Lunes 17.06.2019
ENTREVISTA CON JULIO RODRÍGUEZ

‘Sin una recuperación del mercado de la vivienda no habrá reactivación’

Julio Rodríguez López, economista, es uno de los expertos  que mejor conocen el mercado inmobiliario español. Fue presidente del Banco Hipotecario, presidente de Caja Granada, estadístico del INE y economista del Banco de España. Nuestro colaborador Orencio Osuna lo entrevista sobre las últimas medidas del gobierno en materia de vivienda.

Orencio Osuna. La avalancha de recortes y ajustes presupuestarios que el  gobierno Rajoy ha aprobado contiene también medidas sobre el mercado de la vivienda,  ¿cree usted que servirán para reactivarlo?   

Julio Rodríguez. El Real Decreto Ley [20/2012] de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y el fomento de la competitividad, que se publicó en el Boletín Oficial del Estado el pasado 14 de julio, no favorecerá ni la situación del mercado inmobiliario, ni contribuirá a un mas fácil acceso de los españoles a la vivienda.

La debilidad de la  demanda domina en este momento el mercado de vivienda, que no reacciona ante los bajos tipos de interés por la restricción crediticia ahora imperante. Sin una recuperación de dicho mercado no habrá reactivación económica. Las viviendas no vendidas  superan el millón. La elevación prevista para el IVA en el Real Decreto Ley,  que afecta a las ventas de viviendas de nueva construcción, implica que dicho tributo pasará desde el actual tipo impositivo del  4 por ciento hasta un 10 por ciento del precio de venta desde el 1 de enero de 2013. Esta  elevación contribuirá a frenar más la demanda de vivienda.

P. El descenso de las ventas de viviendas muestra que el mercado de la vivienda está en estado de coma. No se vende, tampoco se construye y la sangría de puestos de trabajo en el sector no se detiene.

R. Las nuevas  medidas se unen  así a los dos ‘Decretos Guindos’ [RDL 2/2012 y 18/2012] en materia de política financiera que, a través de las mayores provisiones y dotaciones de capital,  han contribuido a restringir aun más el crédito bancario en 2012, en especial el destinado al mercado de vivienda. Sin crédito hipotecario resulta evidente que los demandantes de vivienda que no pertenezcan a los sectores de rentas más elevadas no pueden plantearse la compra de viviendas, lo que afecta a la inmensa mayoría de dichas compras.

P. Pero durante los años de la burbuja se han acumulado enormes stock de viviendas sin vender  y, además, no salen al mercado de alquiler ¿servirán de algo las medidas del gobierno?

R. Si se pretende estabilizar el mercado de vivienda algo deberá hacerse con el elevado stock de viviendas de nueva construcción no vendidas. Por ejemplo,  se debe de posibilitar que  se alquile  una proporción significativa del mismo. Como el gobierno prepara,  además,  una nueva normativa de alquileres según la cual al arrendatario se le puede poner en la calle en cualquier momento, con ello se  frenará la creación del amplio mercado de alquiler que necesita este país.

P. Ahora que el mercado  de la vivienda libre, con sus precios inaccesibles para la mayoría de los ciudadanos, se ha ido a pique,  también ha desaparecido  la vivienda social protegida debido a los recortes y a la ausencia de crédito. ¿Se podría decir que en España ya no existe una política pública de viviendas?

R. El Real Decreto Ley [20/2012] supone la destrucción de la política de vivienda en España. La eliminación de las ayudas al acceso a la vivienda protegida que se deriva de dicha norma, junto a la reducción de las destinadas a los inquilinos jóvenes,  hará aun mas difícil el acceso a la vivienda a los españoles con menos recursos. Las ayudas suprimidas en el RDL 20/2012 se destinaban a hogares con ingresos no superiores a los 2300 euros /mes en el caso de las viviendas protegidas,  y a hogares con ingresos no superiores a los 1833 euros/mes en el caso de las ayudas a los inquilinos jóvenes  de  viviendas alquiladas. 

Durante muchos años las viviendas protegidas han sido una vía de acceso a la vivienda en propiedad en España con alguna forma de apoyo público y a un precio mejor que el del mercado. Los precios medios de venta de una vivienda libre en España todavía superan los  seis años de salarios brutos. El acceso a la vivienda en propiedad  resulta  imposible para la mayoría de los nuevos hogares  y justifica la presencia de viviendas protegidas accesibles, junto a una politica seria de fomento del alquiler. La figura de la vivienda protegida  está entre las políticas sociales a suprimir por el gobierno del Partido Popular. Este habla en positivo del alquiler pero pone todas las  dificultades posibles a los arrendatarios de bajos ingresos.

P. ¿Entonces,  las medidas sobre el mercado de la vivienda adoptado por el gobierno Rajoy obedecen a las mismas recetas que aplica en el resto de la economía?

R. Efectivamente, en materia de vivienda, el Real Decreto Ley contribuye a deprimir aun más el postrado mercado de vivienda de España a la vez que elimina las ayudas  al acceso a la vivienda protegida. De este modo, el contenido  del Real Decreto que afecta a la vivienda  refuerza la dureza y la  inutilidad de una medida que acelerará la recesión de la economía española. Como en otros ámbitos de la economía, el PP reduce el gasto publico y a la vez elimina los componentes de la politica social a los que la derecha de siempre ha tenido antipatía, como es el caso de las ayudas al alquiler.

Comentarios