#TEMP
lunes 16/5/22

¿Quién pagará los hospitales de Aguirre?

L. M. Una “trampa” financiera permite que Esperanza Aguirre 'esconda' más de 5.000 millones de deuda. Si no se hubiera privatizado la construcción de hospitales, los madrileños habrían ahorrado 4.300 millones, según los sindicatos. Y no es la única partida presupuestaria que no cuadra.
> ¿Dónde están las plazas para dependientes?

NUEVATRIBUNA.ES – 11.11.2010

 Los Presupuestos de Aguirre esconden una bomba financiera. En medio de las caídas, una cifra asciende como un cohete. Es el canon sanitario. La partida dedicada a pagar la privatización de la gestión de la sanidad en la Comunidad de Madrid. Un dinero que los madrileños tendrán que pagar los próximos 30 años a las empresas privadas que gestionan los hospitales donde se presta la sanidad pública. Un canon que, sólo en 2011, subirá un 8,6 por ciento. Y que contrasta con la caída generalizada del 2,3 por ciento de los Presupuestos. Por si fuera poco, la hipoteca sanitaria de 5.000 millones de euros que Aguirre ha endosado a los madrileños no está incluida en la deuda reconocida por la presidenta madrileña. Gracias, según los sindicatos, a las “trampas de ingeniería financiera” practicadas por la 'lideresa popular'.

 Los 5.000 millones de hipoteca sanitaria legados por Aguirre contrastan con los 700 millones que, según los sindicatos, hubiera costado construir ocho hospitales por el llamado modelo PFI, donde manos privadas prestan servicios hospitalarios públicos. La financiación privada ha multiplicado así por siete los costes de construcción de los centros hospitalarios. “Para no entrar en deudas, Aguirre ha optado por que sean las empresas privadas quienes construyan y financien la obra”, recuerda Javier López, secretario general de CCOO en Madrid. En realidad, la “deuda real” de la Comunidad de Madrid asciende a 20.000 millones de euros, y no los 15.000 millones que reconoce el Gobierno autónomo, apoya Jaime Cedrún, responsable del ramo en CCOO.

 Otras cuentas permiten comparar la política de bajada de impuestos de Aguirre y sus costes para la sanidad madrileña. Según los sindicatos, si Aguirre no hubiera bajado impuestos, habrían bastado los 780 millones de euros que las arcas madrileñas dejaron de de percibir, para construir esos ocho hospitales. “Lo peor es que el año que viene se mantiene la injusticia fiscal”. Para los sindicatos, “los regalos fiscales de Aguirre” pecan además de desequilibrados. Los ricos ganan más. Y la mayoría pierde. Así, mientras un 7 por ciento de la población -los más pudientes- ahorrarán cada uno más de 12.000 euros al año, la inmensa mayoría -unos 3 millones de ciudadanos- apenas lograrán ahorrar 110 euros. “Con estos Presupuestos, Aguirre da la espalda a los parados, a los enfermos, a los niños, a los ancianos... A quienes más lo necesitan”, lamenta José Ricardo Martínez, secretario general de la UGT madrileña.

 Los sindicatos -que siguen enzarzados con Aguirre en una guerra por el número de 'liberados' en la Administración regional, y que se oponen a los planes 'privatizadores' de la presidenta regional- denuncian además otras partidas que no cuadran en el Presupuesto regional. Así, según Javier López, el Metro de Madrid mantendrá su asignación de 8 millones para lo que él llama “propaganda”. “No creo que se necesite esa publicidad. La gente utiliza el Metro con naturalidad”, añade, tras recordar el recorte salarial sufrido por los trabajadores del suburbano. La explicación se encuentra en la próxima convocatoria electoral. “Según algunas informaciones”, afirma el líder sindical, la mitad de ese dinero terminará en Telemadrid. Allí servirá para “financiar la campaña electoral” de la 'lideresa', añade, tras denunciar que Aguirre mantiene en nómina a 3.500 “personas de confianza” en la Administración, que cuestan unos 250 millones de euros.

 LA EDUCACIÓN PRIVADA SÍ SUBE

 En relación a la educación, “los capítulos mejor tratados son los relativos al concierto privado”, denuncian. “No se comprende ese tratamiento tan favorable a la enseñanza privada”. Aunque sus alumnos crecen sólo un 1,6 por ciento, el número de aulas concertadas crece un 4 por ciento. Una quinta parte del presupuesto va ya a financiar a la concertada. Mientras tanto, la pública recortará 2.500 docentes. Además, se cercenan fondos para el transporte, el gasto corriente, la educación compensatoria, las escuelas de idiomas y de música... En total, la red pública tendrá que conformarse con un 7 por ciento menos de dinero. A pesar de que estudiarán 17.000 alumnos más y abrirán 74 nuevos centros.

 Además, los sindicatos temen que Aguirre aplique un nuevo “tarifazo” sobre el transporte público. La Comunidad lo niega. Pero los sindicatos denuncian que el Gobierno regional ha recortado en 55 millones el montante destinado a compensar los servicios de transporte -que no se cubren sólo con el coste del billete-. “Un nuevo tarifazo aparece en el horizonte”, advierten. Por otra parte, en materia de vivienda, UGT y CCOO ven “inviable” que Aguirre logre construir los 100.000 pisos prometidos; la financiación disminuye un 23 por ciento.

 En 2011, el gobierno madrileño gastará 18.768 millones de euros, un 2,3 por ciento menos. Si, además de la Comunidad y los organismos autónomos, se incluyen entes y empresas públicas, los gastos ascenderán a 20.534 millones de euros. La deuda ha inflado un capítulo: el de los gastos financieros, que crecen un 14,3 por ciento, hasta rozar los 510 millones de euros. En conjunto, la deuda alcanzará los 14.855 millones de euros. El déficit público rozará el 0,75 por ciento. Según los sindicatos, la Comunidad pierde unos 3.000 millones de euros anuales a consecuencia de lo que llaman “regalos fiscales de Aguirre”, en referencia a las bajadas de impuestos aplicadas por la presidenta del gobierno regional madrileño.

¿Quién pagará los hospitales de Aguirre?
Comentarios