#TEMP
sábado 21/5/22
REFORMA LABORAL

"No es el caso de Alemania"

Cándido Méndez alerta contra la posibilidad de que "la precipitación, el protagonismo o la improvisación" echen a perder el incipiente acuerdo con los empresarios. Toxo habla sobre el 'modelo suizo' y fija contrapartidas.
> Salgado asume la reducción de jornada
> CCOO rechaza potenciar el tiempo parcial
> Toxo desconfía de algunos empresarios
NUEVATRIBUNA.ES/ L.M. - 11.11.2009

Los sindicatos alertaron hoy contra quien pretende poner el "carro antes que los bueyes" tras la sucesión de noticias que revelan la vuelta del diálogo social antes de que se hayan resuelto dos problemas previos, como son los convenios de 2009 y la futura negociación colectiva recogida en el acuerdo plurianual.

Según el líder de Ugt, Cándido Méndez, la "urgencia mediática" puede incluso "destruir" la restitución de los canales de "confianza" previos que necesitan los empresarios y los sindicatos para restablecer sus relaciones, rotas a lo largo de este año.

Esa "confianza", imprescindible tras el fiasco de julio, pasa por que los empresarios cumplan, en opinión de los sindicatos, los convenios cuyo desbloqueó firmó hoy miércoles la gran patronal y su compañera de pequeña y mediana empresa Cepyme.

Aún así, la "secuencia lógica", añadió Méndez, pasa por que los empresarios cumplan efectivamente lo firmado hoy en la sede madrileña de Ceoe y Cepyme, que se ratificará por los dos implicados en la negociación bipartita el próximo 18 de noviembre.

Luego será tiempo de hablar con el Gobierno, subrayó el sindicalista, una vez fijado este punto. "Tenemos un problema de confianza muy serio", recalcó con relación a la patronal.

Respecto a la reducción de la jornada, el llamado 'método alemán', Méndez señaló que le parece una "buena idea", aunque quisó dejar "meridianamente claro" que en España los empresarios ya cuentan con una alternativa de reducción de jornada laboral.

Méndez pidió que los 450.000 trabajadores inmersos actualmente en ERE suspensivos "no pasen a la extinción". "Ya tenemos elementos en este país para hacerlo hoy y ahora", recalcó.

Además, recordó que la figura del expediente de regulación de empleo (ERE) ya existente, en su modalidad de suspensión, bonifica un 50 por ciento las cotizaciones empresariales a la seguridad social.

Por otro lado, pidió "no dejarnos atropellar todos en la multiplicidad de alternativas" y recordó que el tejido empresarial español lo componen en su mayoría micro empresas. "No es el caso de Alemania", sentenció.

Por su parte, el líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, animó al Gobierno "tomar la iniciativa" para aplicar este la reducción de jornada subvencionada si bien precisó que ya existe un "modelo alemán" de reparto de trabajo en España, aunque no se aplica.

El dirigente sindical ha dicho que esa medida, que "tiene un gran potencial y hay que mirarla con mucho cariño", necesitaría un "ajuste" y "una mayor competencia a la negociación colectiva para que tuviera la eficacia" de Alemania.

Ese modelo, propuesto por CCOO al Gobierno, pasa por hacer compatible la reducción de la jornada laboral con las prestaciones por desempleo, lo que en Alemania ha permitido evitar "no menos" de 450.000 empleos, según Toxo.

El Gobierno "debería tomar la iniciativa" para aplicar este modelo, recalcó, porque "no habría dificultad" de que ellos llegaran a un acuerdo con la UGT para desarrollarlo.

El Gobierno tiene ahora abierto el cauce en el Parlamento para aplicarlo de forma "rápida", indicó.

Según Toxo, en España existe esa figura pero no se utiliza "porque es más fácil no renovar los contratos temporales que hacer el esfuerzo de organizar el trabajo de otra manera en las empresas".

Respecto al denominado "modelo suizo", que consiste en repartir todas las horas laborales en un año en función de la demanda de actividad, Toxo ha dicho que ese tipo de acuerdo ya se alcanzó con Astilleros Españoles en 1995.

Para su aplicación sería necesario como "contrapartida" que se generalizara "la intervención de los representantes de los trabajadores en la organización del trabajo", según Toxo.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, expresó su deseo de que el 'método alemán' sea la primera medida que se aborde en el marco del diálogo social tripartito cuando se recupere, algo que a su juicio, puede ocurrir antes de final de año. "

"Nuestra economía es una economía en cambios y habrá que hacer reformas", incidió el ministro.

"No es el caso de Alemania"
Comentarios