#TEMP
lunes 23/5/22

"La ruptura del diálogo social no puede paralizar al Gobierno"

El ministro de Trabajo ha dicho en el Congreso que el Ejecutivo seguirá tomando todas las medidas que considere necesarias para hacer frente a la crisis y ha vuelto a culpar a las "propuestas inasumibles" de la patronal del fracaso de la negociación en el mes de julio.
> Trabajo, abierto a ampliar los 420 euros
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 27.8.2009

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha advertido que el Gobierno adoptará "todas las medidas que estime necesarias" en materia laboral pese a la falta de acuerdo con patronal y sindicatos y no permitirá que el fracaso del diálogo social "paralice" la acción política contra la crisis y el paro.

Durante su comparecencia extraordinaria ante la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso de los Diputados, Corbacho ha señalado que el Gobierno "sigue apostando" por el proceso de diálogo y concertación social como fuente de las políticas en esta materia, aunque ha hecho hincapié en que deben desparecer "los condicionantes y posturas intransigentes" que impidan alcanzar puntos de acuerdo. En este sentido, pese a recalcar que los mayores avances en materia sociolaboral provienen "siempre" del diálogo social, ha destacado que su interrupción no puede agotar los márgenes de actuación del Ejecutivo para superar la actual crisis.

Corbacho ha insistido en culpar a las exigencias "inasumibles" de las organizaciones empresariales (CEOE y Cepyme) de la ruptura de las negociaciones el pasado 20 de julio, si bien ha asegurado que el Gobierno asume su "plus de responsabilidad" en todo proceso de diálogo con los agentes sociales.

Asimismo, ha explicado que si hace un mes había expectativas de acuerdo fue porque tanto Gobierno como patronal y sindicatos estaban convencidos de ello, pero la postura de la patronal reclamando una rebaja de cinco puntos de las cotizaciones sociales a las empresas (con un coste estimado de 18.000 millones de euros para la Seguridad Social) y la exigencia de una reforma laboral, supusieron "de facto" una "ruptura unilateral" del diálogo.

El ministro se ha mostrado convencido de que la mayoría de los ciudadanos ha valorado "positivamente" el esfuerzo realizado por el Gobierno en aras de un buen acuerdo, en el contexto de una crisis que "ha evolucionado a velocidad de vértigo" y afectado la concreción de la agenda de debate.

En cuanto a la ayuda de 420 euros para parados sin cobertura, Corbacho ha informado de que los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SPEE) habían reconocido, a 26 de agosto, más 5.000 solicitudes para percibir la ayuda de 420 euros, que cuenta con 340.000 potenciales beneficiarios. Además ha indicado que, desde la puesta en marcha de la medida el pasado 17 de agosto, se ha enviado información a 85.000 personas que agotan su prestación entre el 1 de agosto y el 4 de septiembre, a través de cartas y mensajes a móviles.

Así pues, Corbacho ha vuelto a poner sobre la mesa la medida en los mismos términos que vienen siendo criticados a la espera de que el Ejecutivo se reúna con los sindicatos, previsiblemente, el próximo lunes, y ha seguido situando la fecha de referencia de inicio de la medida en el 1 de agosto.

A la hora de hacer un repaso de los pasos dar en la puesta en marcha de la medida, Corbacho sólo se ha referido a la reunión de ayer con las comunidades autónomas. Al respecto, ha manifestado que el encuentro sirvió para "formular propuestas para optimizar la gestión de la medida y la comunicación entre las distintas comunidades autónomas". También ha considerado que el subsidio era "necesario, urgente e inaplazable" para mitigar el riesgo de exclusión social de muchos ciudadanos.

"La ruptura del diálogo social no puede paralizar al Gobierno"
Comentarios