#TEMP
jueves 19/5/22

¿Continuará el secreto bancario?

El Parlamento suizo se plantea la necesidad o no de proteger el secreto bancario, incluso en casos de fraude fiscal en el extranjero como el del banco UBS.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 22.02.2009

La necesidad o no de proteger el secreto bancario, incluso en casos de fraude fiscal en el extranjero, será debatida en el Parlamento suizo, país que protagoniza una de las grandes polémicas financieras de la crisis después de que el banco helvético UBS negase a Estados Unidos los datos de 52.000 clientes que podrían haber evadido impuestos.

UBS, que aceptó pagar una multa de 780 millones de dólares y revelar la identidad de 300 clientes a las que ayudó a evadir impuestos, se ha negado a descubrir los datos de otras miles de personas.

La Autoridad de Vigilancia de los Mercados Financieros de Suiza (FINMA) autorizó a UBS, con el aval del Gobierno, a entregar de inmediato al Departamento de Justicia de EEUU los nombres de estos 300 clientes.

La decisión, que supuso una "excepción" a la legislación que rige el secreto bancario en Suiza, ha generado la polémica en la sociedad helvética, en particular entre la clase judicial y política.

El Parlamento debatirá esta "crisis nacional", como muchos la han llamado, en la primera sesión de primavera.

Los dos extremos del hemiciclo, los verdes y el ultraderechista UDC, quieren que se realice un debate urgente, pero con objetivos opuestos: los primeros para acabar definitivamente con el secreto bancario, la segunda para ver la manera de blindarlo.

De hecho, la filial de UDC en el cantón italiano de Ticcino ha adelantado que promoverá una iniciativa popular para lograr que el secreto bancario se incluya en la Constitución y sea inamovible e inviolable.

El texto de la iniciativa establece que toda persona tendrá el derecho de ingresar dinero en una cuenta en Suiza, con la seguridad de que la confidencialidad será respetada, y que sin el consentimiento del cliente ningún dato será entregado a una autoridad extranjera.

Especifica que el secreto bancario no debe cubrir ninguna actividad criminal, como el terrorismo, el crimen organizado o el blanqueo de dinero, y determina en qué casos y circunstancias Suiza debería colaborar en una investigación penal.

Los socialistas, los demócrata-cristianos y los liberales, más moderados, quieren que el Consejo Federal (Gobierno) designe un grupo de expertos que se dedique exclusivamente al examen del secreto bancario.

POLÉMICA LENTITUD DE LA JUSTICIA

Por otra parte, prosigue la polémica sobre la decisión del Tribunal Administrativo Federal (TAF) de prohibir a título "superprovisional" la transmisión de informaciones de ocho clientes de UBS, el mayor banco de Suiza.

En la práctica, la decisión fue en vano porque los datos fueron transmitidos a las autoridades de Washington dos días antes.

El presidente de la TAF, Christoph Bandli, negó que el tribunal actuara con lentitud, como sugirió el presidente de Suiza, Hans-Rudolf Merz. "Es mezquino e injusto echarnos la culpa", declaró Bandli al diario "Sonntag" y recordó que, en una situación normal, la decisión habría tardado de diez a veinte días.
"Éramos conscientes de la urgencia de la situación y, por eso, aceleramos el proceso", agregó Bandli, quien no quiso pronunciarse sobre la validez de la acción de la FINMA, muy cuestionada.

El portavoz de la FINMA aseguró que la Autoridad actuó en todo momento dentro del marco de la ley, una visión que comparte el director de la Asociación Suiza de Bancos, Urs Philipp Roth.

Por su parte, el abogado de los ocho clientes de UBS que pretendían evitar que sus datos fueran transmitidos a las autoridades estadounidenses, Andreas Rüd, se plantea interponer un proceso contra la Confederación Helvética por la actuación de la FINMA.

¿Continuará el secreto bancario?
Comentarios