#TEMP
sábado 21/5/22

"Caja Madrid es el caso más descarado de intervencionismo que he vivido"

Así se ha expresado el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, sobre la guerra por el control de la entidad entre los dos bandos del PP que lideran Aguirre y Gallardón.
> La Asamblea General tumba los estatutos de Aguirre
> JOSÉ MARÍA MARTÍNEZ Y JAVIER LÓPEZ: Por qué nos oponemos a la Ley de Cajas de Madrid
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 24.3.2009

Quintás ha dicho, textualmente, que la situación de Caja Madrid se ha convertido en el caso de "intervencionismo público más descarado que he vivido en los 26 años de experiencia en el sector". Durante su intervención en el Foro de la Nueva Economía, el presidente de la CECA ha asegurado que el hecho de que los partidos políticos pueden pactar fuera de los órganos de gobierno de una entidad lo que se va a decidir en ellos supone claramente "la prostitución de un modelo". Ha añadido que más que "lamentable", adjetivo que usó el lunes el ministro de Economía, Pedro Solbes, para calificar la situación de la caja, en su opinión se trata de una situación "esperpéntica".

Y no han parado ahí las arremetidas del presidente de la CECA contra la batalla entre Aguirre y Gallardón por el control de Caja Madrid, de la que el último exponente ha sido la votación de la Asamblea General del lunes. La Asamblea rechazó con más de la mitad de los votos en contra, el nuevo proyecto de estatutos de la entidad adaptado a la normativa de cajas regional que aprobó el Gobierno de Esperanza Aguirre el pasado diciembre, dos meses después de comenzar el proceso electoral de la entidad.

"A ver si al final vamos a ser capaces de extinguir uno de los elementos estructuralmente más sólidos de la economía de este país simplemente por una pequeña ambición política de peleas en el patio del colegio", ha advertido Quintás. Y ha añadido que el problema de Caja Madrid es "de incomprensión o de olvido deliberado" por las fuerzas políticas de la regulación que tienen las cajas.

En este punto, ha recordado que la Ley Orgánica de Regulación de Cajas de Ahorro (LORCA), ha recordado Quintás, dice "claramente" que el mandato de los miembros de los órganos de gobierno de las cajas no es "imperativo", es decir, que nadie puede indicar el sentido del voto. En este sentido, la reforma del Gobierno de Aguirre establece que Miguel Blesa sea reelegido por la Asamblea de Madrid. "Nos estamos encontrando -ha dicho- con que cualquier partido político está abriendo expedientes a consejeros generales de las cajas y lo hace, con todo descaro, porque no ha seguido el sentido del voto" que ellos querían. A su juicio, estos actos "violan la ley".

Para el presidente de la patronal bancaria, esta situación en la que entidades que durante casi dos siglos han sido autónomas y han tenido soberanía empresarial ahora sufran controles políticos es "extraordinariamente preocupante". "Se ha roto el principio fundamental constitutivo de los órganos de gobierno de las cajas, que es una representación equilibrada de los distintos grupos con intereses legítimos en la entidad", ha asegurado.

DOS PP ENFRENTADOS A TRAVÉS DE AGUIRRE Y GALLARDÓN

La reforma rebaja la representación del Ayuntamiento en la entidad. Éste es uno de los principales motivos de la discordia entre Aguirre y Gallardón. Para evitar enfrentamientos, Rajoy ordenó a los miembros del PP que no interviniesen en la Asamblea de Caja Madrid.

Las discrepancias entre ambas partes del PP han llevado incluso al Ayuntamiento de la capital a interponer un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para impedir la "imposición" de la Ley de cajas de Aguirre, que reduciría en 46 los consejeros de los órganos de gobierno de la caja. Según la reforma del Gobierno de Aguirre Miguel Blesa deberá ser reelegido por la Asamblea de Madrid, de mayoría popular. Asimismo, la reforma reduce del 70% al 30% la presencia de consejeros de corporaciones locales, por lo que le quita poder al Consistorio de Gallardón.

Por otra parte los cambios en la Ley preven la entrada en Caja Madrid de otras instituciones como universidades privadas y cámaras de comercio, además de los sindicatos, empresarios, asociaciones, fundaciones y universidades públicas ya representadas.

"Caja Madrid es el caso más descarado de intervencionismo que he vivido"
Comentarios