sábado. 20.07.2024

Los comités de empresa de los astilleros vascos afectados por el expediente abierto a raíz de sistema 'tax lease' han pedido la dimisión del comisario europeo Joaquín Almunia, al que no descartan denunciar, y del ministro de Industria, José Manuel Soria, y han denunciado la "pasividad" del gobierno vasco en este tema.

En una rueda de prensa conjunta de los comités de empresa de los astilleros de La Naval, Zamakona, Murueta, Pasaia y Balenciaga, han afirmado que la devolución de las ayudas  supondría la "muerte súbita" del sector de construcción naval. Ante esta situación, van a solicitar reuniones con las direcciones de los astilleros, con el fondo marítimo vasco y con los ayuntamientos donde se ubican.

Además, tras exigir a las instituciones que presionen para evitar una resolución negativa de la UE, han anunciado que iniciarán movilizaciones como una marcha el 11 de julio entre Sestao y Santurtzi.

En una carta enviada a Almunia, los secretarios generales de la Federación de Industria de CCOO, MCA-UGT y PYMAR recuerdan que si la resolución no es favorable, “se emitirá el certificado de defunción de un sector industrial competitivo y tecnológicamente avanzado del que viven 87.000 familias”.

En la misiva explican que, después de más de dos años de procedimiento, las “lesiones irreversibles que se han producido” en el tejido productivo y la “brutal” pérdida de empleo, “no deben ni pueden verse todavía más agravadas” por las consecuencias de una resolución desfavorable para los intereses del naval español.

Por ese motivo CCOO, UGT y PYMAR trasladan al comisario europeo de la Competencia cuatro reflexiones. Le recuerdan primero que cuenta “con numerosa información y argumentos de carácter jurídico” que demuestran que, cuando las empresas españolas se acogieron al sistema de tax lease, estaban amparadas por los principios de confianza legítima y seguridad jurídica que se han aplicado en casos similares.

Insisten después en que la Comisión Europea debe saber que cualquier decisión que implique que los inversores acogidos al tax lease deban devolver las ayudas, “recaerá de forma indirecta en los astilleros españoles” como consecuencia de sus compromisos contractuales. Y no solo eso. “Estigmatizará para siempre el sector, ahuyentando definitivamente a los inversores y financiadores del negocio naval”.

En tercer lugar, la Federación de Industria de CCOO, MCA-UGT y PYMAR apuntan que la Comisión Europea no puede aplicar a España un trato diferente al dispensado en cuestiones similares a otros países europeos como Francia. “Europa ha decido apostar por su industria y no puede ahora, y de un plumazo, tomar una decisión que terminaría con un sector industrial competitivo”, señalan con rotundidad.

Por último insisten en que la Comisión Europea debe ser consciente de que esta situación “es consecuencia de la falta de un sistema que regule la financiación en la construcción naval europea”, lo que provoca una guerra comercial entre estados miembros de la UE, que puede terminar con todo el sector naval europeo. “Una industria y un empleo que se perdería para siempre en Europa para mayor beneficio de países como China y Corea”.

La carta concluye recordando a Joaquín Almunia que alargar en el tiempo la resolución y, por tanto, la no decisión sobre esta cuestión, “está estrangulando al sector”, que no logra firmar ninguna operación porque los inversores están a la espera de dicha resolución.


El sector naval pide la dimisión del comisario Almunia