30 DE MARZO | DÍA INTERNACIONAL DE TRABAJADORAS DEL HOGAR

Profesionalizar el empleo doméstico, asignatura pendiente en España

En enero de 2019 este colectivo tiene que pasar al Régimen General de la Seguridad Social.

Bajos salarios, precarias condiciones de seguridad y salud en el trabajo y una ausencia de protección social, características principales del empleo doméstico en España

Con motivo del 30 de marzo, Día Internacional de las trabajadoras del hogar, la UGT reclama al Gobierno la apertura de un proceso de diálogo social con los interlocutores sociales con el fin de que este colectivo pase, en enero de 2019, del sistema especial de empleados de hogar al Régimen General de la Seguridad Social.

El sindicato demanda al Gobierno que muestre "más interés" por las empleadas de hogar y que ya que "nunca se ha comprometido a establecer por norma una prestación por desempleo para este colectivo, sitúe la desaparición del desistimiento como forma de extinción del contrato, o la inclusión de este colectivo en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales".

Además, UGT exige que se inicien los trámites para ratificar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajo decente para trabajadores domésticos.

Menos gasto, menos salario y peor protección social para el futuro

El sindicato recuerda que en febrero de 2018, de las 8.480.707 mujeres afiliadas y en alta a la Seguridad Social, el 4,6%, 398.142 mujeres, lo estaban al Sistema especial de Empleados de Hogar. Las trabajadoras de nacionalidad extranjera representan el 42,1% del total de mujeres afiliadas al Sistema especial de Empleadas de Hogar.

En el caso de las mujeres de nacionalidad extranjera afiliadas a la Seguridad Social (805.844) el porcentaje de las que están afiliadas al sistema especial es de 167.695, se incrementa hasta el 20,8%.

El salario medio de quienes trabajan a tiempo completo como empleadas de hogar es más de un 40% inferior al salario medio total del conjunto de trabajadores.

El gasto medio por hogar en el pago del salario y la seguridad social del personal doméstico se ha reducido un 30% entre los años 2006 y 2016. Menos gasto, menos salario y peor protección social para el futuro.

El 56,4% de las personas asalariadas como personal doméstico lo están a tiempo parcial.

La pensión de jubilación de quienes han trabajado como empleadas de hogar es la más baja de todo el sistema de la Seguridad Social: 520,54 euros mensuales, y el 65% de las personas beneficiarias necesitan complementos a mínimos.

La Unión General de Trabajadores señala que este colectivo de trabajadoras, con una presencia elevada de mujeres de nacionalidad extranjera, realiza tanto tareas domésticas como de cuidado de personas, complementando la ausencia de una suficiente protección social y servicios por parte de las Administraciones.

Todo ello con unas condiciones de empleo y de protección precarias, algunas de ellas compartidas por quienes trabajan en el cuidado de personas por cuenta de Administraciones Públicas o de empresas. Entre otras, los bajos salarios y las condiciones de seguridad y salud en el lugar de trabajo (un domicilio particular).

Por ello, UGT denuncia "el desinterés del Gobierno por este colectivo, el 4,6% de todas las mujeres afiliadas a la Seguridad Social, sin contar las que no están dadas de alta", y por ello reclama "la necesidad de abrir un espacio de diálogo social que consiga profesionalizar el sector (tareas diferentes con retribuciones salariales distintas), examinar el papel que están jugando determinadas entidades intermediadoras en el mercado de trabajo y reconocer el valor social de este sector de actividad en la economía de nuestro país".