viernes 06.12.2019
DOS AÑOS DESPUÉS DE PRESENTAR SU PROPOSICIÓN DE LEY

El PSOE no da por perdida su batalla contra las contratas ‘low cost’

Podemos insiste en la “urgencia” de acabar con la precariedad laboral de la subcontratación.

El PSOE no da por perdida su batalla contra las contratas ‘low cost’

“La subcontratación tiene que dejat de ser una puerta abierta a la precarización”, afirma el socialista Rafael Simancas

“Tenemos confianza en que salga adelante nuestra iniciativa”, afirmó este martes el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, respecto a la proposición de ley presentada por el PSOE para mejorar las condiciones laborales de las personas subcontratadas.

Ayer se celebró la primera ponencia, casi dos años después de que la iniciativa fuera registrada y aprobada su admisión a trámite en diciembre de 2016 con el único voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos.

Nada salió de la reunión a puerta cerrada celebrada en el Congreso de los Diputados, a lo sumo una voluntad expresa por parte de los grupos de celebrar otro encuentro, el próximo 23 de mayo, donde se acuerde un texto con mayoría suficiente para pasar, primero por la comisión parlamentaria del ramo, y después a Pleno.

La iniciativa del PSOE plantea la modificación del artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores (ET) para “garantizar la igualdad en las condiciones laborales de los trabajadores subcontratados”.

La reforma da respuesta a las reivindicaciones de colectivos como ‘Las Kellys’ (camareras de piso) o los vigilantes de seguridad, entre otros muchos.

Desde que se aprobó la reforma laboral del PP de 2012, que da prevalencia a los convenios de empresa por encima de los convenios sectoriales en base al artículo 84.2 del ET, miles de trabajadores han visto mermados sus derechos laborales en materia salarial, distribución de jornada, vacaciones, permisos retribuidos, derecho de huelga, etc.

Más de 300 convenios de empresa siguen a día de hoy vigentes, según un informe de UGT, incluso cuando algunos de ellos han sido tumbados por los tribunales. Multitud de empresas han abrazado esta ‘barra libre’ que les permite externalizar sus actividades (aun siendo su actividad principal) a las conocidas como ‘multiservicios’ que operan en buena medida como las antiguas ETT en servicios de limpieza, seguridad, catering…

El objetivo del PSOE, en palabras de Simancas, es lograr que “la subcontratación deje de ser una puerta abierta a la precarización”, que “no sirva para abaratar costes laborales” y que los trabajadores subcontratados “tengan las mismas condiciones” que el resto de la plantilla de la empresa matriz. En similares términos se expresa el portavoz de Unidos Podemos en la Comisión de Empleo Alberto Rodríguez en conversación con este periódico al subrayar la “urgencia” de aprobar una ley que lleva dos años estancada en el Parlamento para que “la subcontratación no sea una fuente de precariedad”.

La clave, señala el diputado canario de Podemos, “es que la actividad principal de la empresa, si se externaliza, no se aplique el convenio de empresa”, es decir, “no se trata tanto de prohibir la externalización”, sino “que tengan prevalencia los convenios sectoriales”.

Y es que PSOE y Unidos Podemos van de la mano en favor de esta reforma. Los socialistas confían en repetir esa mayoría que aprobó la toma en consideración. Por su parte, el diputado de Podemos cree que “no hay voluntad política” por sacar adelante la reforma y sí cierto “interés político por ralentizarlo, por mantenerlo en la ‘nevera’”.

Lo cierto es que, de salir adelante, como espera el PSOE, supondría una derogación de facto de partes troncales de la reforma laboral del PP, ya que están en juego al menos tres artículos del ET, el 42.1, el 84 y el 87, este último relativo a la legitimación de los sindicatos como representantes legales de los trabajadores en los comités de empresa. 

Comentarios