El PP lleva "torpedeando" la equiparación de empleadas de hogar al régimen general de la Seguridad Social desde 2012

La Unión General de Trabajadores urge a equiparar sin demora los derechos de las empleadas del hogar con el resto de trabajadores.

El pasado diciembre acababa el periodo transitorio y una enmienda del Grupo Popular a los PGE ha alargado esta moratoria hasta 2024

La Unión General de Trabajadores reclama que el nuevo contexto político sea una oportunidad para abrir el Diálogo Social y equiparar el sistema especial de empleadas de hogar y el régimen general de la Seguridad Social, "torpedeado" continuamente por el Gobierno del PP desde 2012.

En diciembre de este año finalizaba el periodo transitorio establecido para la equiparación entre el sistema especial de empleados de hogar y el régimen general en bases, tipos de cotización y computo del tiempo parcial a efectos de prestaciones. Esta semana, trabajadoras del hogar y de cuidados se concentraron delante del Congreso de los Diputados, porque una enmienda presentada por el Grupo Parlamentario Popular al Proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) pretende que esta moratoria esté en vigor hasta el año 2024, y así será tras la aprobación de los PGE.

Esto implica un nuevo retroceso en la equiparación de derechos de un sector dedicado a las tareas domésticas y de cuidado de personas, que ocupa al 2,2% de las personas afiliadas a la Seguridad Social en España. Desde la entrada en vigor de la nueva regulación, tanto laboral como de Seguridad Social, en enero de 2012 resultado del Diálogo Social, el Gobierno del Partido Popular no solo no ha propiciado avance alguno, sino que ha retrocedido en los logrados.

El final del periodo transitorio en diciembre debería haber sido precedido por la preparación de las medidas y cambios necesarios para que el tránsito a las bases y tipos de cotización del Régimen General fuera sostenible para ambas partes de la relación laboral y justo con las trabajadoras del hogar. Pero también para seguir avanzando en una equiparación de derechos laborales, a la que reiteradamente se negó el Gobierno, no convocando el grupo tripartito de expertos previsto para febrero de 2012 y tomando decisiones unilaterales. Decisiones que revertían avances logrados, como cambiar los tramos de cotización o que la obligación de dar de alta e ingresar la cotización fuera siempre de la parte empleadora, y que fueron tomadas siempre con criterios económicos, y pensando únicamente en una parte de la relación laboral, sin consideración a los derechos de las trabajadoras.

El sindicato reclama al nuevo Gobierno volver al Diálogo Social, propiciar esta equiparación y ratificar ya el Convenio 189 de la OIT sobre trabajo decente para las trabajadoras domésticas

Además, de igual forma, se impidieron el resto de avances que estaban previstos, como el establecimiento de una protección por desempleo, la desaparición del desistimiento como forma de extinguir un contrato y el resto de diferencias entre las trabajadoras de este sector y el resto, como la casi imposibilidad de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la no aplicación de la normativa de prevención de riesgos laborales o el hecho de la relación laboral especial abarca multitud de tareas, todas ellas valoradas económicamente de la misma forma.  

La Unión General de Trabajadores afirma que este sector de actividad está cubriendo necesidades sociales, especialmente de cuidados de personas, que deberían ser prestadas por las Administraciones Públicas. Este ahorro, por parte de los presupuestos de las Administraciones, se produce a costa de mantener la precariedad de un sector feminizado y con una gran presencia de mujeres migrantes.

El nuevo contexto político debe ser una oportunidad para volver a abrir el Diálogo Social y resolver una parálisis de seis años, propiciada por el Gobierno del Partido Popular, con el fin de avanzar en la equiparación de derechos laborales y de seguridad social y proceder a la ratificación del Convenio 189 de la OIT sobre trabajo decente para trabajadoras y trabajadores domésticos.

  • En España hay 18.832.753 personas afiliadas a la Seguridad Social: el 2´2% lo están al Sistema Especial de Empleados de Hogar.
  • De las 8.719.852 mujeres afiliadas a la Seguridad Social, el 4´5% (398.585) lo están al Sistema Especial de Empleadas de Hogar.
  • El 42% (167.536) del total de mujeres afiliadas al Sistema Especial de Empleadas de Hogar tienen nacionalidad extranjera.
  • De las 887.118 mujeres de nacionalidad extranjera afiliadas a la Seguridad Social, el 18´8% lo están al Sistema Especial de Empleadas de Hogar.
  • El salario medio de las personas que trabajan en hogares es de 823´16 euros brutos mensuales, mientras que el salario medio total es de 1.878´09 euros.
  • El salario medio de 260.300 personas asalariadas que trabajan en hogares apenas supera los 343 euros brutos mensuales.
  • El 53´4% de las personas que trabajan en hogares, lo hacen a tiempo parcial.
  • El empleo doméstico en España, representa el 28´6% de todo el empleo doméstico de la Unión Europea.

1
Fuente: Elaboración propia, Departamento de Migraciones Confederal de UGT a partir de “Labour force survey” de Eurostat. Únicamente se reflejan los estados miembros en los que está disponible el dato de hogares que emplean personal doméstico.  *Datos poco exactos. --- Sin datos