Nuevatribuna

Ningún salario por debajo de 1.000 euros

Este año se encara con margen suficiente para subir los sueldos.

  • Los empresarios deben cumplir su compromiso, subir los salarios y que ningún trabajador o trabajadora perciba un salario inferior a 1.000 euros mensuales por catorce pagas.  #PonteA1000
  • Hay que repartir la riqueza que se genera. La Negociación Colectiva tiene que ser el instrumento para redistribuirla
  • Es necesario mejorar la calidad del empleo y las rentas de los hogares, y para ello hay que revertir las medidas más regresivas de la reforma 
  • Es preciso vigilar el comportamiento de los precios de aquellos sectores que repercuten rápido el alza de precios de las materias primas, pero que no hacen lo mismo si descienden

Hace unos días se han conocido los datos del IPC correspondiente al mes de diciembre de 2018, que recogen una bajada mensual de 0.4% respecto al mes de noviembre, dos décimas menos que el anterior dato intermensual. El dato de diciembre de 2017 fue de 0.0%  siendo la diferencia en este caso de cuatro décimas. La bajada mensual se origina principalmente en los precios de los combustibles, alimentos y vestido y calzado.

La tasa interanual queda en 1,2%, disminuyendo cinco décimas el ritmo que la inflación anual mostraba en el mes de noviembre, el comportamiento de los productos energéticos comparado con el mostrado en la última parte de 2017 ha sido clave para esta deceleración de la inflación en la última parte del año.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) se sitúa en 0,9% anual lo que supone repetir el dato de noviembre y 4 décimas menos que la tasa anual general.

Con respecto al IPC armonizado, la tasa anual se sitúa en 1,2%,cinco décimas menos que la cifra que se dio en noviembre. En la media de 2018 el IPCA español es dos décimas inferior al de la Euro Área.

La inflación en el año 2018

Al disponer de la totalidad de datos para el año 2018 se puede hacer un resumen anual. La inflación media de 2018 se sitúa en 1,7%, frente al 1,9% que se recogía en 2017.

No hay una razón clara para este comportamiento decelerado, concurriendo varias tendencias como un menor ascenso de los precios de la electricidad, un menor ascenso de los precios de los automóviles, un descenso en los precios del trasporte aéreo etc.

Aunque se ha observado una bajada de los derivados energéticos en la última parte del año, examinando el conjunto de 2018 su efecto ha sido claramente inflacionario. También ha ocurrido así con los precios de la alimentación no elaborada, Frutas y verduras frescas.

En mucha menor media que estos dos, se han acelerado respecto a la media de 2017 los precios de comunicaciones (con una repercusión pequeña en el índice general) y muy ligeramente los precios de Restaurantes y Hoteles.

La inflación subyacente media anual para 2018 ha sido del 0,9%, muy similar al 1,0% observado en 2017.

Política fiscal expansiva y aumentos salariales

A tenor de un dato de inflación anual por debajo del objetivo del BCE “menor pero próximo a 2%”, o de una inflación subyacente que se sitúa por debajo del 1% puede concluirse que la economía española en este momento carece de tensiones inflacionistas.

UGT encuentra que esta situación se relaciona con unas tasas de paro aun altas y un crecimiento salarial bajo, lo cual proporciona espacio tanto para unos presupuestos expansivos como para unos aumentos salariales que permitan a los hogares recuperar el poder adquisitivo perdido durante los años de la crisis.

En este sentido el cumplimiento del acuerdo del ultimo AENC se hace especialmente recomendable, así como la subida mediante los convenios del salario mínimo hasta los 1000 euros.

Oligopolio eléctrico y en hidrocarburos

En la última parte de 2018 se ha producido un descenso aproximado del 30% en el precio del petróleo BRENT. Tenemos dudas de que los descensos de los precios del crudo se trasladen tan rápido a los precios finales como sí sucede con los ascensos. Conforme a lo que en múltiples ocasiones han indicado los informes de la Comisión Europea, hay unos márgenes claramente más altos en este sector cuando se compara a España con la media de la Unión, por tanto pensamos que hay motivo para la especial vigilancia y , en suc aso, la actuación de las autoridades de competencia.