Nuevatribuna

Negociar, movilizarse, votar

Ahora es el tiempo de Enseñanza Pública del País Vasco, que inicia ya su hora electoral.

Movilizarse significa buscar nuevos interlocutores o introducir cambios en la dinámica negociadora establecida hasta entonces

En estos verbos se concretan las acciones principales que una organización sindical como CCOO Irakaskuntza realiza cotidianamente. De hecho, los dos primeros, aunque no incompatibles, representan la cara y la cruz de la estrategia sindical, en la búsqueda de mejoras de las condiciones sociolaborales de las trabajadoras y de los trabajadores de la Enseñanza vasca. El tercer verbo permite al sindicato delimitar el espacio de representación en el que se mueve cada cuatro años. Volveremos después sobre este último.

Negociar es el principio por el que nuestro sindicato se articula, exista o no convenio de referencia. Buscamos su mejora y actualización continua, como ocurre en colectivos de amplio recorrido negociador (UPV, Pública no universitaria, personal laboral educativo, Intervención Social de Bizkaia y Gipuzkoa), o en aquellos otros, recién incorporados a sus primeros acuerdos con las distintas patronales (Intervención Social en Álava).

Cuando este primer eslabón fracasa, cuando la posibilidad de acuerdo está alejada, es el momento de la movilización. Hay organizaciones que las hacen coincidentes con la negociación, como una forma de presión añadida o, simplemente, porque se lo exigen sus principios genéticos. Irakaskuntza siempre se ha decantado por dar tiempo a cada estrategia, en la creencia de que la negociación -si parte de nociones básicas de transparencia y confianza entre las partes- no debe verse condicionada por nada más que la pura exposición de argumentos de cada contraparte, con el objetivo de acercamiento de posturas. Desgraciadamente, en más ocasiones de las que nos gustaría, las patronales (Administración y/o empresas) no vienen con las mismas y claras intenciones que, de entrada, les suponemos. Ese es, entonces, el momento de pasar a otra fase de la estrategia sindical, la movilización.

Movilizarse significa buscar nuevos interlocutores o introducir cambios en la dinámica negociadora establecida hasta entonces. Es también la forma de activar a nuestra afiliación, al colectivo demandante. Además, se pretende mostrar la fuerza de nuestra argumentación con el respaldo de las y los trabajadores. Movilizarse es demandar un apoyo personal de cuantas personas forman CCOO Irakaskuntza para que secunden las acciones previstas. Concentraciones, asambleas informativas, manifestaciones, paros, huelgas… el muestrario es amplio y busca siempre graduarse de menor a mayor intensidad, en función del propio proceso negociador al que está inevitablemente ligado.  Y en la mayoría de las ocasiones, aunque socialmente la percepción sea otra distinta, no se suele acabar en convocatoria de huelga. Que se lo pregunten, si no, a nuestras compañeras y compañeros de la Enseñanza Concertada que han tenido que salir a la calle con huelgas de diversa intensidad tras más de año y medio de negociación vacía con las patronales de los centros de Iniciativa Social.  Medios de comunicación afines han pretendido generar alarma social, silenciando el clamor sindical tras más de 34 mesas de convenio concluidas sin resultado.

Votar, por último, es el derecho y deber de cuantas personas componemos esta organización, una vez cada cuatro años. Que nadie se confunda en este asunto: un sindicato es la fuerza que su afiliación le otorga con su cuota de financiación (más del 95% en el caso de CCOO Irakaskuntza) y con su voto electoral. Y ambas son imprescindibles para ser fuertes, activos y transformadores. Así viene sucediendo en los distintos procesos electorales que se están desarrollando en las empresas de Intervención Social y en los centros privados y concertados. 

Ahora es el tiempo de Enseñanza Pública del País Vasco, que inicia ya su hora electoral. Será el 26 de marzo, día único para votar en la Enseñanza universitaria y la no universitaria. En esa jornada necesitamos que toda nuestra afiliación acuda a depositar el voto a favor de las distintas candidaturas que CCOO Irakaskuntza ha presentado en los colectivos de docentes universitarios y no universitarios, personal laboral educativo, de cocina y limpieza, profesorado de Religión, personal de administración y servicios de la UPV en cada una de los territorios de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava. Estamos con candidaturas en todas las posibles convocatorias electorales: juntas de personal y comités.

Más votos significa más delegadas y delegados de CCOO Irakaskuntza electos; por tanto, más oportunidades para transformar la Educación Pública vasca en lo que venimos defendiendo desde hace muchos años: mayor equidad, mejor formación, más interlocución. A efectos prácticos, supondrá más recursos humanos y materiales para seguir mejorando nuestra apuesta diaria por la información, asesoría jurídica y poder de representatividad en las distintas mesas de negociación. En una palabra, cada voto a nuestras candidaturas será un paso adelante que garantizará la mejora de las retribuciones salariales, de las pensiones y de las condiciones laborales en general.

Negociar, movilizar, votar. Tres funciones en una para CCOO Irakaskuntza. Es el momento de confiar en estas siglas. Aurrerantz!


Pablo García de Vicuña Peñafiel |  Secretario General de CCOO Irakaskuntza