Jueves 27.06.2019
Informe de retribuciones

Miran sus sueldos y dicen que las cosas van mejor

Por Enrique Negueruela | Quien proponía y defiende la reforma laboral, los directivos de las empresas, principalmente, son quienes no cumplen las reglas que pusieron.

Acaba salir el Informe de retribuciones de ICSA Grupo ”Evolución salarial 2007 – 2013”. Es el mismo período de la crisis y analiza las retribuciones de tres grandes grupos: los directivos de las empresas, los mandos intermedios y los empleados. En líneas generales y con mucho reduccionismo, los que propiciaron la reforma laboral, los que la justifican y quienes la padecen.

Para focalizar mejor el análisis veamos cómo evolucionaron los diferentes salarios en tres períodos, desde que empezó la crisis, 2007 – 2013; desde que empezó hasta la reforma laboral, 2007 – 2011 y desde la reforma laboral hasta hoy, 2011 – 2013 que coinciden con los datos sombreados de la tabla anterior

Si vemos lo ocurrido hasta la reforma laboral, los salarios de los empleados crecen 1,4 puntos más que el IPC, lo que significa un aumento de 0,34 puntos por año; los mandos intermedios pierden 1,5 puntos, 0,39 por año y los directivos 3,1 puntos que les supone una media de pérdida anual de 0,78 puntos. Es decir, la escala retributiva se tiende a achatar, a reducir las diferencias entre los que menos y los que más ganan. Dicho de otra forma, el peso de la crisis recae salarialmente sobre los que más cobran. Si en 2007 por cada cien euros que cobraba un empleado, un directivo percibía 351 euros, en 2011 se reduce la diferencia a 336 euros de retribución del directivo por cada cien euros de un empleado. Los mandos intermedios también reducen su diferencia pero en menor proporción al pasar de 178 euros por cada cien a 173 euros.

La reforma laboral decían sus defensores tenía como objetivo reducir los salarios para conseguir una devaluación interna y así ser más competitivos. El resultado es que quien proponía y defiende la reforma, los directivos de las empresas, principalmente, son quienes no cumplen las reglas que pusieron. Sus salarios no solo no se vieron reducidos como los de los demás, sino tuvieron un incremento sobre la inflación de casi punto y medio cada año. Crecieron 5,9 puntos más que la inflación. Exactamente lo mismo que perdieron los salarios de los empleados. Los mandos intermedios tuvieron una pérdida de 6,8 puntos, 3,4 cada uno de los dos años que han pasado.

Vistas así las cosas, desde el bolsillo de los directivos, no nos extraña que digan que las cosas van mejor. Pero han cambiado las reglas de juego para su beneficio, expoliando a todos los demás de la sociedad. Ese expolio se ha traducido en un aumento de la brecha retributiva pasando de los mencionados 336 euros de retribución de un directivo por cada cien de un empleado de 2011 a los actuales 377 euros. En dos años no solo se han apropiado del diferencial que perdieron en los cuatro anteriores, 14 euros por cada cien, sino que lo han multiplicado por tres, hasta 41 euros.

Esta apropiación de los directivos justificando en la necesidad de salir de la crisis un expolio que cada vez nos lleva a un pozo más hondo, tiene graves consecuencias no solo en quienes son expoliados de sus remuneraciones, sino para el conjunto de la sociedad. En el gráfico que aparece a continuación figuran las cotizaciones sociales desde 2008 acumuladas a noviembre.

COTIZACIONES SOCIALES ACUMULADAS A NOVIEMBRE: DERECHOS RECONOCIDOS

Entre 2008 y 2011 las cotizaciones sociales disminuyeron a un ritmo medio anual de 1.267 millones de euros, alrededor de un 1,3% por año. Desde la reforma laboral se ha duplicado el ritmo, la pérdida anual es de 2.504 millones de euros, un 2,7%.

Además de la pérdida de cotizantes y de la disminución de su jornada de otros muchos, el expolio realizado a los trabajadores y mandos intermedios tiene mucho que ver. Tanto unos como otros tienen retribuciones mensuales por debajo del tope máximo por lo que toda disminución salarial se traduce inmediatamente en una disminución de ingresos de la Seguridad Social poniendo en riesgo las pensiones. Esa caída del 2,4% en los mandos intermedios y del 1,5% en los trabajadores está incluida en la disminución del 2,8% que han experimentado las cotizaciones.

Esta disminución de cotizaciones no se compensa por el incremento de los salarios de los directivos porque ellos sí están por encima del tope máximo. En 2012 el tope máximo estaba en 3.262,50 euros y la retribución media era de 6.259 euros y en 2013 el tope era 3.425,70 cuando el salario medio era de 6.694 euros. Los 627 euros mensuales en los que aumentaron los salarios de los directivos no cotizan.

Dijeron que había que hacer una devaluación interna para ser más competitivos, pero ellos se subieron los salarios. Hicieron una reforma laboral para bajar los sueldos de todos los demás, pero ellos se los subieron. También dijeron que no se tocarían las pensiones ni las prestaciones de desempleo. Ahora nos dicen que gracias a las reformas las cosas van mejor. Los pensionistas no piensan lo mismo. Quienes cobraban una prestación contributiva y la han visto recortada, tampoco. Ni los que perciben un subsidio parcializado como si se pudiera subsistir parcialmente. Tampoco quienes tendrían derecho a cobrarlo pero con los recortes ahora no tienen derecho. Ni piensan lo mismo los cada vez más parados que no cobran nada y son dos de cada tres. Ni quienes ya ni son parados porque han perdido toda esperanza y no buscan empleo. Tampoco aquellos que tuvieron que sacar a sus hijos de los comedores escolares porque no los podían pagar o aquellos que ya no los tienen. Ni quienes dejan de tomar alguna medicina porque no pueden pagar el medicamentazo. Ni quienes han sido arrojados de su vivienda después de serlo de su empleo. Ni tantos otros que cada día que pasa sienten más rabia y más desesperanza.

Mientras la gran mayoría cada día tiene más desesperanza, ellos se miran sus sueldos a fin de mes y dicen que las cosas van mejor…

Miran sus sueldos y dicen que las cosas van mejor