jueves 22.08.2019

Luca Visentini reelegido Secretario General de la CES y Pepe Álvarez Vicepresidente

Clausurado el 14º Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos celebrado en Viena

Esjecutiva de la CES. Primero por la izquierda Pepe Álvarez
Esjecutiva de la CES. Primero por la izquierda Pepe Álvarez

Del 21 al 24 de mayo se ha celebrado en Viena el 14º Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) celebrado en Viena, en el que han participado 485 delegados en representación de 90 sindicatos nacionales y diez federaciones europeas así como más de 800 personas como observadoras e invitadas. Por parte de España participaron amplias delegaciones de los sindicatos UGT y CC.OO. encabezados por sus secretarios generales Pepe Álvarez y Unai Sordo. Asimismo asistieron al congreso delegaciones del sindicato vasco ELA y de la Unión Sindical Obrera.

En el Congreso se eligió nuevamente a Luca Visentini como Secretario General con un 76% de los votos. Laurent Berger ha sido nombrado Presidente, acompañado de cuatro vicepresidentes entre los que se encuentra Pepe Álvarez de UGT.

El Congreso aprobó con el voto en contra de la CGTP (Portugal) y una abstención, el Programa de Acción 2019-2023. También ha aprobado, por unanimidad, el Manifiesto de Viena que recoge los elementos clave que inspiraran las políticas del movimiento sindical europeo en el nuevo período.

El avance de la extrema derecha en Europa y en el mundo ha estado presente en todos los debates, tanto en las intervenciones de los delegados y delegadas como de los invitados y representantes de las instituciones.

El Congreso ha adoptado cuatro mociones de emergencia sobre: Los Acuerdo relativos a los derechos de información y consulta de los trabajadores de los gobiernos centrales; sobre la protección para los sindicalistas iraníes; sobre el Brexiti; y sobre la situación en Austria.

El documento aprobado reivindica una nueva política económica, progresista y sostenible que persiga la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras en Europa

El documento aprobado reivindica una nueva política económica, progresista y sostenible que persiga la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras en Europa.

Entre otras medidas demanda aumentos salariales y convergencia salarial al alza entre países y sectores; empleo de calidad; reducción de la jornada laboral sin afectar a los salarios y el control de los acuerdos sobre el tiempo de trabajo. Incide en la necesidad de establecer un Protocolo de Progreso Social que otorgue a los trabajadores, a los sindicatos y a los derechos sociales un estatus prioritario; un plan extraordinario para aumentar la inversión pública y privada en la creación de empleo de calidad en todos los sectores de la economía y la inversión pública en servicios públicos, bienes públicos y protección social o la  reforma de la gobernanza económica de la UE para promover la justicia social, la inversión favorable al empleo, el crecimiento sostenible, la fiscalidad justa y progresiva y el bienestar de las personas.

Es fundamental reconstruir el modelo social europeo, reforzando y aplicando los principios del Pilar Europeo de Derechos Sociales, reforzar el diálogo social bipartito y tripartito a nivel europeo, nacional y sectorial, mediante la mejora de la legislación, las políticas, los acuerdos y la financiación para el desarrollo de capacidades o establecer una asociación para la Negociación Colectiva, para lograr un aumento de los salarios así como una convergencia al alza de los salarios y las condiciones de trabajo para todos.  

Además, considera esencial desarrollar más esfuerzos en favor de la igualdad entre hombres y mujeres en el trabajo y en la sociedad o gestionar el cambio climático, la digitalización, la automatización y la globalización con una transición justa que, mediante la legislación, las medidas políticas y los fondos específicos de la UE, garantice que nadie se quede atrás.

En el texto se hace referencia a la importancia de configurar el futuro del trabajo tratando de reducir el empleo precario, ampliar los derechos y la protección de los trabajadores frente a las nuevas formas de trabajo, poner fin al "dumping" salarial y social y construir una movilidad justa de los trabajadores y la igualdad de trato. 

Resoluciones de urgencia. En el transcurso del Congreso, la Confederación Europea de Sindicatos ha aprobado además tres resoluciones de urgencia:

En la primera, se condena enérgicamente la represión de la manifestación del Primero de Mayo en Irán y la violencia ejercida por la policía contra la población, así como el encarcelamiento de decenas de afiliados de sindicatos iraníes independientes.

La segunda, supone una declaración de apoyo del acuerdo de los interlocutores sociales sobre los derechos de información y consulta de los trabajadores de la Administración Pública en Europa. En este sentido, el Congreso hace un llamamiento a la Comisión Europea para que respete el papel de los interlocutores sociales y cumpla con el Tratado de la UE presentando el Acuerdo sobre los derechos de información y consulta de los trabajadores, también los públicos, para su adopción en forma legislativa.

La tercera aborda la necesidad de exigir un acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido que anteponga el empleo y los trabajadores en las negociaciones sobre el Brexit.