martes. 16.04.2024

libroLa trascendencia de los efectos de la ordenación del tiempo de trabajo, resulta  evidente, como también los es que la regulación de la jornada y del resto de los componentes del  mismo ha sido reformulada recientemente en torno a la legislación de la “austeridad”, alterando  los puntos de equilibrio entre los diferentes intereses y derechos en juego.

Las situaciones laborales en las que se encuentran los trabajadores en relación con el tiempo de trabajo son muchas y diversas. En un estudio que llevó a cabo la OIT al comienzo de la crisis, en  el 2008, se hace referencia a una distribución desigualitaria e inequitativa de horas de trabajo entre trabajadores que acaba arrojando un panorama laboral donde conviven contemporáneamente: a) situaciones laborales de sobreexplotación, caracterizadas por un exceso de horas de trabajo más allá de la jornada legal o convencional; b) situaciones de subempleo, en las que los trabajadores no obtienen un número de horas de trabajo suficiente para satisfacer sus necesidades y las de sus familias; c) Situaciones de desempleo.  

Las situaciones de sobreexplotación, subempleo o desempleo relacionadas con el tiempo de trabajo condicionan decididamente la consecución de los bienes jurídicos anudados al tiempo de trabajo. A saber, protección de la salud de los trabajadores, conciliación de los tiempos de vida fuera y dentro del trabajo y redistribución del empleo. Y ello, porque las necesidades de los trabajadores en relación con los bienes jurídicos que debe tutelar la ordenación del tiempo de trabajo no son homogéneas. Dicho gráficamente, un trabajador sin empleo o con un empleo marginal en relación con el tiempo de trabajo no tendrá, a priori, aspiraciones de conciliar tiempos de trabajo y tiempos de libertad, ya que el quantum de horas de trabajo en dichas situaciones haría devenir innecesaria una determinada regulación que albergue entre sus objetivos la liberación del tiempos de trabajo para dicha finalidad. Desde otro ángulo, el trabajador sobreexplotado, cuyo tiempo de trabajo supera los límites legales o convencionales, difícilmente podrá albergar esperanzas de poseer un trabajo decente  que le permita, a su vez, compatibilizar las distintas facetas de su vida por mucho que exista una legislación al respecto que obligue a ello.

De ahí, que se deba impulsar un tipo de políticas en materia de tiempo de trabajo que conecten los diferentes bienes protegidos por la normativa sobre tiempo de trabajo.  En este sentido, es conveniente recordar  la relación existente entre la dimensión colectiva e individual del trabajo en relación con los bienes protegidos desde el tiempo de trabajo. La satisfacción de la dimensión colectiva del derecho al trabajo, empleo y salud laboral, es  condición necesaria para la realización de las aspiraciones individuales de realización de la persona del trabajador a través de la compatibilización de los diferentes tiempos, porque colectivo e individual se complementan.

Además, ciertos derechos de los trabajadores solo son accesibles para determinados colectivos de trabajadores caracterizados por la estabilidad de su empleo. En este sentido, se debe hacer especial hincapié en cómo la regulación jurídica del tiempo de trabajo permite una limitación efectiva en las relaciones laborales indefinidas, mientras que aquellas temporales, por el contrario, tienen muchas posibilidades de ver trasgredido tal derecho como condición básica de la protección de su salud en el ambiente de trabajo . Del mismo modo, únicamente aquellos trabajadores con un tiempo de trabajo suficiente para satisfacer sus necesidades vitales y las de su familia aspiran a la compatibilización de la vida familiar y laboral, visto el modelo español –también europeo- de conciliación de las distintas esferas basado en la reducción de tiempo de trabajo y proporcionalmente de salario.

Toda esta problemática recorre la regulación normativa del tiempo de trabajo que el profesor Francisco Trillo, ha presentado de manera sintética y didáctica en el libro comentado. En él, a través de la descripción de las principales instituciones relacionadas con el tiempo de trabajo – la jornada, los permisos y las interrupciones de la relación laboral, las vacaciones – se va desgranando un tipo de regulación ambivalente en la que sin embargo predomina un uso alienado y dependiente del mismo en beneficio de los intereses empresariales.

La obra examina, la problemática de la pactación legal y convencional de la jornada, las modalidades de jornadas flexibles, reducidas y especiales, la problemática de las horas extraordinarias con especial atención a las llamadas horas complementarias, los mecanismos previstos para la modificación de la jornada y en fin las competencias de los representantes de los trabajadores en esta cuestión. Una forma de exposición plenamente accesible, con ejemplos prácticos, acompañado de referencias precisas doctrinales y jurisprudenciales de gran actualidad, que hace el libro muy recomendable no solo para representantes de los trabajadores y estudiantes que es el objetivo principal del mismo, sino para expertos y asesores sindicales y juristas del trabajo interesados en este tema, siempre crucial en el proyecto contractual que acompaña la prestación de trabajo.

"Jornada de Trabajo, Descansos, Permisos y Vacaciones"