#TEMP
domingo 29/5/22
VALORACIóN DE COCO SOBRE LOS DATOS DEL PATO

"Se ha reducido el paro en 2015 pero con un gravísimo deterioro de la protección por desempleo"

Más de la mitad de la población asalariada ya tiene un empleo precario en alguna de sus formas, bien por su contrato bien porque trabaja por horas.

5565ad4e56faf.r_1432727934895.0-0-3000-1545

2015 se cierra con menos paro pero con más precariedad en el empleo y un gravísimo deterioro de la protección por desempleo

La reducción del paro registrado en 2015 es un dato positivo pero, a juicio de CCOO, lo hace de forma insuficiente, además de que una parte importante de la reducción se debe a bajas administrativas, y no porque las personas encuentren un empleo. El sindicato advierte también de que el empleo creado es precario, temporal y a tiempo parcial, y que, como consecuencia de los recortes impuestos por el Gobierno del PP, el sistema de protección por desempleo protege a menos personas, durante menos tiempo, con peores prestaciones y con menores cuantías.

El paro registrado se reduce pero lo hace de forma muy insuficiente: termina 2015 con 354.000 personas menos en desempleo que en 2014, lo que equivale a una caída del 8%. Para CCOO, que se reduzca el desempleo es positivo, pero con estas cifras es limitado: a este ritmo harían falta 6 años para volver al nivel de 2007, de tal forma que tendríamos que esperar a 2021 para volver a donde estábamos hace siete años, una década y media perdida. Añade una nota de preocupación el hecho de que diciembre de 2015 tiene el peor dato desde 2012 a pesar de que es el año con mayor crecimiento del PIB.

Además, una parte no menor de la reducción se debe a que las personas desempleadas de larga duración y los que no cobran prestaciones dejan de acudir a las oficinas del SEPE y por lo tanto se excluyen de las listas del paro. Más de la mitad de las bajas que cada mes se producen es por cuestiones administrativas y no porque las personas encuentren un empleo. La caída de la población activa estimada por la EPA es un reflejo de esta situación.

El empleo creado es de baja calidad: En diciembre de 2015 solo 6,2 millones de los 12,8 afiliados al régimen general tienen un empleo a jornada completa con un contrato indefinido y por lo tanto 6,6 millones tienen un contrato temporal y/o trabajan en jornada parcial no deseada

La afiliación a la Seguridad Social aumentó en 533.000 personas en 2015, como reflejo del crecimiento económico y, por lo tanto, de la creación de empleo. Es un incremento del 3,2% sobre diciembre de 2014 pero que  está muy por detrás de la cifra global de 2007, porque en términos de afiliación aún estamos varios millones por debajo del nivel previo a la crisis.

La evolución cuantitativa de la afiliación está matizada por la evolución cualitativa: en el último año el empleo ha crecido fundamentalmente en el comercio, la hostelería, la limpieza y la vigilancia, además de en la construcción que empieza a recuperar una pequeña parte de lo perdido. Esto es,  aumenta el empleo de baja calidad en los sectores de bajo valor añadido en los que no se puede sustentar el futuro de nuestro país.

El empleo creado es de baja calidad: En diciembre de 2015 solo 6,2 millones de los 12,8 afiliados al régimen general tienen un empleo a jornada completa con un contrato indefinido y por lo tanto 6,6 millones tienen un contrato temporal y/o trabajan en jornada parcial no deseada. Esto significa que más de la mitad de la población asalariada ya tiene un empleo precario en alguna de sus formas, bien por su contrato bien porque trabaja por horas.

Esta situación de precariedad laboral aumentó en 2015, porque la afiliación total del régimen general creció en 475.965 personas, pero los indefinidos a tiempo completo –los trabajadores estables con empleos de calidad– solo aumentaron en 129.000 personas mientras que los que tienen condiciones precarias crecieron en 347.000 personas.

En diciembre de 2015 los contratos temporales son el 93,2% del total, una cifra superior a la de 2014 que fue del 92,7% lo que refleja que la reforma laboral no ha servido para mejorar la calidad de la contratación sino todo lo contrario

La contratación sigue siendo extraordinariamente precaria y de hecho en 2015 lo es todavía más que en 2014. En diciembre de 2015 los contratos temporales son el 93,2% del total, una cifra superior a la de 2014 que fue del 92,7% lo que refleja que la reforma laboral no ha servido para mejorar la calidad de la contratación sino todo lo contrario.

Los contratos de mayor calidad, los indefinidos a tiempo completo, apenas llegan al 4% del total de los contratos registrados, lo que los convierte en prácticamente marginales en nuestro mercado de trabajo.

En 2015 ha continuado el deterioro de la cobertura a las personas desempleadas y de hecho todas sus variables han evolucionado de forma negativa en comparación con 2014: la tasa de cobertura se redujo el 3%, el gasto en prestaciones ha caído el 13%, el gasto medio por beneficiario el 1,2%, el número de personas con prestación se ha reducido en 298.873 y no porque baje el paro sino porque el número de parados sin prestación es de  1.931.052  personas

La insoportable duración de la crisis y los recortes impuestos por el gobierno en 2012 han provocado un gravísimo deterioro del sistema de protección por desempleo, que cada vez protege a menos personas, durante menos tiempo, con peores prestaciones y con menores cuantías, todo con el objetivo de reducir el gasto en protección a los desempleados que en 2015 sufre un nuevo recorte de 4.000 millones de euros.

"Se ha reducido el paro en 2015 pero con un gravísimo deterioro de la protección por...
Comentarios