martes 17.09.2019

Otro golpe directo al mentón de Cospedal y del PP

Por Juan Antonio Mata Marfil | El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, ha anulado, una vez más decisiones unilaterales, arbitrarias y caciquiles del Gobierno de Cospedal.

Otro golpe directo al mentón de Cospedal

Hay días para estar especialmente contento. Es el caso, ya que celebrar que “podemos” parar algunas de las cacicadas del PP y sus dirigentes. Dos son los acontecimientos que acabamos de recibir con alegría y que así nos lo demuestra: Por un lado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha anulando el despido de 500 interinos por parte del Gobierno de Cospedal;  y por otro la marcha atrás del Gobierno de la Comunidad de Madrid de privatizar la sanidad publica, como consecuencia de la gran presión social y judicial de los profesionales de la sanidad y de los ciudadanos de Madrid ha venido llevando a cabo.  

En el primero de los casos, constatar el varapalo judicial y sindical que le han vuelto a dar en todos los “morros” a Cospedal y a ese equipo de ineptos, inútiles e incapaces que tiene alrededor y que nos cuestan a todos un ojo de la cara.

Enhorabuena a los interinos que van a volver a sus puestos de trabajo que ilegalmente le arrebataron y a los sindicatos que llevaron ante los Tribunales la ilegal decisión.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, ha anulado, una vez más decisiones unilaterales, arbitrarias y caciquiles del Gobierno de Cospedal. En este caso, ha anulado las Ordenes por las que decidió, incumpliendo normas básicas y elementales tanto constitucionales como sindicales,  la eliminación de un plumazo de 700 plazas de funcionarios de la Junta, que supuso el despido de unos 500 interinos. Ahora los tiene que readmitir con todos los derechos que tenían y pagarles el salario dejado de percibir desde el momento del despido hasta la fecha de su readmisión: unos 14 millones de euros según los sindicatos recurrentes.

¿Y quién los va a pagar habría que preguntarse? ¿A quién nos lo van a quitar? ¿A la sanidad, a la enseñanza, a los empleados públicos, a los parados, a los discapacitados, a los dependientes, a los pensionistas? ¿Y no sería mas justo se los sacaran a la Sra. Cospedal y a su equipo de sus bolsillos, de sus espaldas ya que son los únicos y exclusivos responsables? ¿Por qué hemos de pagar nosotros sus fechorías, sus cacicadas y sus ilegalidades?

Por cierto ¿Cuántos varapalos judiciales lleva ya la Sra. Cospedal desde que gobierna en CLM, aparte de los Gurtel o los Barcenas? Los tres de GEACAM, los interinos de enseñanza, el intento de cierre de las urgencias, por decir algunos de los más sonados. Y aquí cabría preguntarse y preguntarnos: ¿Cuántos centros de salud, cuantos médicos, cuantas enfermeras, o cuantos enfermos podrías ser atendidos a tiempo Sra. Cospedal, con esos recursos malgastados fruto de sus actuaciones arbitrarias? O ¿cuantos centros escolares, cuantos profesores, cuantos libros, o cuantas becas se podrían construir, contratar o costear con todo ese dinero que nos va a costar a todos por no respetar ni la Constitución, ni las Leyes laborales y administrativos, al creerse que este es su cortijo y que, por tanto, como cortijera puede hacer lo que le venga en gana, olvidándose que vivimos todavía en un Estado de Derecho? ¿Cuántos dependientes podrían ser atendidos?

Es evidente que Cospedal está inhabilita para gobernar y sobre todo para gobernarnos. En cualquier país democrático con este cúmulo de errores y esta forma de gobernar, le llevaría de forma irremediable a la dimisión no solo de los responsables directos de estas formas de gobierno y estos errores, sino a quien estuviera al frente del gobierno. 

Lo mismo cabe decir de la marcha atrás del Gobierno del PP de Madrid, respecto de la privatización de la sanidad publica madrileña y que ha provocado una de las movilizaciones masivas y sostenidas mas importantes de los últimos tiempos, en los que miles de ciudadanos y profesionales de la sanidad, día tras día se han estado movilizando frente a esa otra cacicada de privatizar la sanidad publica madrileña y que los Tribunales judiciales ya paralizaron. Cuanto ha costado no solo de recursos públicos ese anuncio, sino a la sanidad pública y a los madrileños una decisión tan injusta como esa. ¿Y quien todo este coste económico, además del sufrimiento de miles de familias?

Es otra marcha atrás fruto de la presión, de la movilización. Enhorabuena a quienes durante cerca de dos años vienen luchando muy activamente contra este desatino. 

Es evidente, que el PP se esta resquebrajando, está perdiendo a pasos agigantados apoyo social, fruto de un conjunto de decisiones políticas y económicas erráticas y que pese a lo complejo y complicado de la situación, esta provocando que la ciudadanía esté despertando. Sigamos por ese camino y quien tiene responsabilidad política, sindical, social y ciudadana, sepa canalizar ese gran malestar existente en el conjunto de la sociedad.

Otro golpe directo al mentón de Cospedal y del PP