ESTE JUEVES EN TODOS LOS CENTROS PENITENCIARIOS

Funcionarios de prisiones convocan un paro de protesta por las “continuas agresiones”

Los accidentes laborales del personal penitenciario en 2017 se incrementaron un 30%, hasta contabilizar la cifra de 1.186.

Los sindicatos consideran “urgente” resolver la “acuciante falta de personal” con más de 3.400 vacantes sin ocupar

Funcionarios de prisiones mantienen su campaña de protestas por las “continuas agresiones” sufridas en los centros penitenciarios de toda España y para “reprobar cualquier acto de violencia que pueda menoscabar la dignidad personal o la integridad física de cualquier trabajadora o trabajador penitenciario que sufra en el ejercicio de sus funciones”.

Según datos aportados por CCOO, en lo que va de año, se ha denunciado una agresión cada día en el interior de las cárceles. Entre 2015 y 2016 se produjeron 934 agresiones a trabajadores. Y en 2017, las lesiones graves sufrieron un incremento del 60%, con respecto al año anterior.

Por esta razón, los sindicatos de prisiones CCOO, Acaip y UGT han convocado para este jueves, 2 de agosto a las 11 de la mañana, bajo el lema #PrisionesSinAgresiones, media hora de paro en el exterior de los centros penitenciarios. Esta movilización surge como preámbulo de las protestas que los funcionarios de prisiones tienen previsto llevar a cabo a partir del 1 de septiembre.

Con estas concentraciones masivas, los sindicatos quieren mostrar su solidaridad y dar apoyo a todos los compañeros agredidos, especialmente a los de mayor gravedad.

En los Centros Penitenciarios de Madrid, en el año 2017, ha habido un total de 63 agresiones al personal funcionario, siendo las más graves en Madrid V (Soto del Real) y Madrid IV (Navalcarnero). A este dato habría que sumar el resto de agresiones que también existen y no son contabilizadas por la Administración Penitenciaria como son "empujones, insultos, amenazas o vejaciones", señala el sindicato.

Los sindicatos consideran “urgente” resolver la “acuciante falta de personal” con más de 3.400 vacantes sin ocupar, “lo que sin duda es una de las causas fundamentales del aumento de las agresiones”, afirman, por lo que exigen un incremento de plantilla y una mejora en la clasificación regimental de la población reclusa.

Según afirman, hay un 15% menos de efectivos de los que debiera haber, y las 831 plazas anunciadas para la oferta de empleo público 2018 se muestran insuficientes para garantizar la seguridad interior de las prisiones.

Los accidentes laborales del personal penitenciario en 2017 supusieron un incremento del 30%, hasta contabilizar la cifra de 1.186 (según los datos del Congreso de los Diputados).