sábado 24/10/20
EXTERNALIZACIÓN DE LA VENTA DE PRODUCTOS

La función social de la ONCE, en entredicho por su política laboral

Desde 2009 se han perdido 1.613 puestos de trabajo de venta y 845 de personal no vendedor, y se han cerrado más de 60 centros de trabajo.

ONCE
Foto: Público.

El sindicato considera preocupante los efectos de la externalización sobre el empleo, sobre las retribuciones económicas de sus vendedores y vendedoras, y en la imagen pública de la propia entidad

Este jueves 26 de enero, delegadas y delegados de CCOO se concentrarán ante las sedes de los distintos centros trabajo de la ONCE en todo el Estado para manifestar una vez más su rechazo a la política comercial de la entidad que, en contra de la opinión de la dirección de la ONCE, “poco o nada beneficia al conjunto de vendedores y vendedoras”.

La dirección de la ONCE resalta el supuesto beneficio de las ventas por el Canal Físico Complementario para el personal vendedor de la entidad que se traduce, dicen, en un aumento de las ventas medias y de las comisiones que cobra el personal vendedor, “pero no da la más mínima explicación o dato cuantitativo y cualitativo que puedan apoyar sus afirmaciones”, según denuncia CCOO en un comunicado.

El sindicato considera que el aumento “desproporcionado” del canal de venta externo (un 46% más en 2016 sobre el año anterior), sobre el que la ONCE no explica sus previsiones de desarrollo y expansión, ha provocado que desde 2009 se hayan perdido 1.613 puestos de trabajo de venta y 845 de personal no vendedor, y que se hayan cerrado más de 60 centros de trabajo.

Asimismo, las retribuciones del personal vendedor se han visto afectadas por la disminución progresiva de las ventas (- 9% desde 2009) y además la dirección de “la ONCE hace una aplicación rigurosa del régimen disciplinario, estableciendo suspensión de empleo y sueldo e incluso el despido, por las dificultades de llegar a los mínimos de venta exigidos por la empresa a sus vendedores y vendedoras”.

La precariedad laboral es otro elemento importante de la situación actual en la ONCE, señala el sindicato. Un importante número de contrataciones no se consolida con el único argumento de que el vendedor no alcanza las cifras de venta establecidas unilateralmente por el departamento comercial, normalmente por encima de las obligatorias establecidas en convenio.

CCOO exige a la ONCE una reconsideración de esta política institucional que perjudica gravemente a su personal vendedor y no vendedor, que renuncie a la expansión desorbitada del canal físico complementario, ajeno al personal vendedor de la ONCE, y que lleve a cabo una verdadera labor social hacia las personas con discapacidad en general y las personas invidentes en particular.

La función social de la ONCE, en entredicho por su política laboral
Comentarios