Nuevatribuna

ENTREVISTA A CARLOS GUTIÉRREZ CALDERÓN

"Hoy ser mileurista es una aspiración"

"Los jóvenes de hoy no sabemos si mañana vamos a trabajar o no, o dónde lo vamos a hacer, o si vamos a tener un salario digno que nos permita vivir", denuncia el secretario de Juventud de CCOO.

Carlos Gutiérrez Calderón, secretario confederal de Juventud y Nuevas Realidades del Trabajo de CCOO nos habla en esta entrevista de los problemas que aquejan a la juventud española y de las necesarias reformas para revertir la situación de precariedad e incertidumbre en la que viven miles de jóvenes.


caros gutierrez 1Nuevatribuna.es | Por comenzar con un asunto que está despertando cierta polémica estos días: el fraude en las prácticas no laborales. Su secretaría reclama medidas urgentes. Aseguran que el decreto del Gobierno no es suficiente:

¿Qué dicen los datos sobre esta situación que padecen muchos jóvenes en España?

Carlos Gutiérrez Calderón | El primer problema es que no disponemos de datos suficientes sobre la situación de los jóvenes que están realizando prácticas no laborales. Únicamente sabemos que existen alrededor de 80.000 jóvenes cotizando, porque reciben una contraprestación y por tanto están dados de alta en la Seguridad Social. Ahora bien, una parte mayoritaria no recibe contraprestación y por tanto están fuera de los radares.

A nuestro juicio la regulación actual no estimula la existencia de unas prácticas laborales de calidad. No garantiza el carácter formativo ni la tutorización de las mismas. Creemos que para dotarlas de calidad se deben suprimir las prácticas no laborales extracurriculares, es decir, las que no tienen ningún tipo de vinculación con los programas de estudio, y únicamente deben permanecer las curriculares, aquellas que son necesarias superar para completar un itinerario formativo y obtener el título.

"Hay que suprimir las prácticas no laborales extracurriculares"

Además no están regulados los derechos que deben proteger al joven. En este sentido, es necesario elaborar un “Estatuto del Becario” que entre otros derechos recoja un imprescindible apoyo económico para el estudiante. Y finalmente la actual regulación promueve el fraude que debe combatirse dotando de mayores competencias a la Inspección de Trabajo y más información y capacidad de incidencia a la representación legal de los trabajadores.

La decisión del Gobierno de obligar a cotizar por todas las prácticas no laborales, aunque estamos pendientes del desarrollo reglamentario en el que nos gustaría incidir, creemos que es una herramienta útil que permite a los estudiantes completar sus carreras de cotización para en el futuro acceder a la jubilación, pero fundamentalmente nos permitirá construir un mapa del conjunto de jóvenes que son “becarios” a partir del cual se podrá actuar para combatir el fraude. Ahora bien, es una medida insuficiente para lograr construir un sistema de prácticas no laborales de calidad, que dote de derechos a los estudiantes y permita combatir el fraude de forma efectiva.  

¿Qué opinión te merece la reacción que ha tenido la Conferencia de Rectores?

La reacción evidencia que apuestan por la cantidad de prácticas no laborales, y no por la calidad, por no dotar de derechos a los jóvenes que las realizan, y por mantener la puerta abierta al fraude.

Creemos que es un error y que deberían promover la calidad, los derechos de los estudiantes y un marco que permita combatir el fraude.

Fraude, precariedad, temporalidad, bajos salarios… Los jóvenes españoles se están viendo principalmente afectados por la situación del mercado de trabajo. ¿Qué cambios laborales urgen para empezar a revertir la situación?

"Hoy los jóvenes sufrimos casi un 60% de temporalidad con una rotación permanente que es insoportable"

Tenemos un marco laboral caracterizado por la precariedad laboral que tiene principalmente, aunque no únicamente, rostro de joven y nombre de mujer. Es una precariedad que toma formas muy diversas y que se ha acentuado con la crisis y la gestión de la crisis. Hoy los jóvenes sufrimos casi un 60% de temporalidad con una rotación permanente que es insoportable. Más del 25% estamos con contratos a jornada parcial. También sufrimos otros modelos de precariedad como cuando somos “falsos becarios” o “falsos autónomos”, y unos salarios de miseria que difícilmente permiten que nos emancipemos o lleguemos a final de mes. Hoy ser mileurista es una aspiración.

Por tanto, es necesario realizar cambios para combatir el fraude en la temporalidad, las jornadas parciales y el fenómeno de los “falsos autónomos” y “falsos becarios”, además de impulsar una subida salarial que permita distribuir la riqueza que se genera poniendo especial atención en los bajos salarios, porque han sido los que más han descendido con la crisis económica.

Debe tocarse el marco laboral en la línea de modificar el modelo de contratación de nuestro país cerrando la puerta al fraude en la contratación temporal y las jornadas parciales. Hay que dotar de mayores recursos a la Inspección de Trabajo. Y hay que suprimir de nuestra regulación aquellos elementos que presionan a la baja nuestras condiciones laborales y nuestros salarios. Esto tiene que ver con tocar los aspectos centrales de las contrarreformas laborales impuestas durante la crisis económica.

Habéis presentado recientemente un informe #GeneraciónMÓVIL. Someramente, ¿cuál es el perfil de esta generación?

"Somos una generación en una situación laboral caracterizada por la precariedad"

Somos una generación en una situación laboral caracterizada por la precariedad. No sabemos si mañana vamos a trabajar o no, o dónde lo vamos a hacer, o si vamos a tener un salario digno que nos permita vivir. Padecemos una permanente inestabilidad e incertidumbre. Debemos hacer enormes equilibrios para poder llegar a fin de mes con los salarios de miseria que tenemos. Y las posibilidades de conciliar nuestra vida profesional y personal son mínimas.

Unida a esta situación laboral, sufrimos la imposibilidad de acceder a una vivienda asequible. El derecho a una vivienda establecido en la Constitución es una ilusión para gran parte de nosotros.

Es la combinación perfecta para que no podamos emanciparnos e impulsar proyectos de vida sólidos y autónomos a medio y largo plazo, para que no podamos formar nuestra propia familia, para no poder realizarnos y desarrollarnos profesionalmente.

Es imprescindible cambiar esta situación.

carlos gutierrez 3

CCOO y UGT han convocado movilizaciones. ¿Por qué se ha hecho necesario una llamada a la movilización?

"La patronal se siente muy cómoda con el resultado de las últimas contrarreformas laborales"

Porque es necesario echar atrás aspectos centrales de las últimas contrarreformas laborales que han provocado una acentuación de la precariedad laboral. El actual Gobierno tiene que pasar de las palabras a los hechos. Y los diferentes grupos parlamentarios deben ser conscientes de esta necesidad.

¿Qué instrumentos tiene la juventud para hacer valer sus derechos?

Los jóvenes no queremos normalizar esta situación de precariedad. No queremos adaptarnos a una vida en riesgo e incertidumbre permanente. Somos conscientes de que nos enfrentamos a problemas colectivos que no tienen soluciones individuales sino colectivas. El instrumento que tenemos para mejorar nuestras condiciones de trabajo y de vida, para construir un marco de seguridad, solidaridad y justicia social que nos ofrezca la confianza de que si algo nos ocurre, ante cualquier problema, no nos vamos a quedar tirados, es la organización de los trabajadores en espacios mestizos, plurales y democráticos que se preocupen de lo que nos ocurre en el trabajo pero también en lo que está más allá (educación, sanidad, vivienda, pensiones, dependencia...).

En las negociaciones con la CEOE, los sindicatos se están encontrando con muchos escollos. ¿Está la patronal torpedeando el diálogo social?

La patronal se siente muy cómoda con el resultado de las últimas contrarreformas laborales impulsadas unilateralmente por los Gobiernos de Rodríguez Zapatero y de Rajoy y que son la causa de la acentuación de la precariedad. Estas han desequilibrado aún más el poder de negociación entre trabajadores y patronal, y han incrustado en nuestro marco laboral los mecanismos para presionar nuestras condiciones laborales a la baja con una devaluación salarial permanente. Nos encontramos ante una patronal que se niega a reconocer la creciente expansión de la precariedad laboral y que esto sea un problema, o simplemente a cumplir los acuerdos que firma. Con esto me refiero a las dificultades que está poniendo para situar el salario mínimo de convenio en 14.000 euros tal y como señala el acuerdo firmado hace unos meses.

No debo ser yo quien indique cómo debe comportarse la patronal o cuáles deben ser sus posiciones, pero creo que no debe acomodarse a esta situación y obviar el problema de un trabajo cada vez más precario y la necesidad de distribuir la riqueza. Es necesario apostar por un marco institucional y laboral que fomente un modelo de empresa que mire a largo plazo, que crezca, que invierta, que mejore sus procesos, sus bienes y sus servicios, y que genere trabajo de calidad, frente al actual marco regulatorio que impulsa el surgimiento de lo que podemos denominar “negocietes”, que solo ven el beneficio inmediato aprovechándose de las posibilidades de devaluación de nuestras condiciones laborales y de nuestros salarios. 

¿Qué convenios -de aquellos sectores con mayor número de trabajadores jóvenes- urge actualizar y por qué?

"El sindicato debe poner todos los esfuerzos para organizar a los trabajadores con el objetivo de mejorar los convenios colectivos"

Es importante poner el foco en sectores como la hostelería, el comercio, la enseñanza, las actividades sanitarias, sociales, recreativas… Son sectores en los que los jóvenes solemos trabajar y que -con todos los matices porque hay de todo- están caracterizados por la precariedad laboral. De tal manera que el sindicato debe poner todos los esfuerzos para organizar a los trabajadores con el objetivo de mejorar los convenios colectivos que son la fuente de nuestros derechos como trabajadores. Esta labor es titánica en muchos casos porque la precariedad y un tejido empresarial muy atomizado no ayudan.

Más allá de esto, es imprescindible como sindicato en todos los ámbitos incorporar a nuestras reivindicaciones, tanto laborales como sociales, las preocupaciones, las problemáticas y los anhelos de los trabajadores que somos más jóvenes.

Este año conoceremos alguna sentencia de relieve sobre la figura del ‘falso autónomo’, me refiero principalmente al juicio contra Deliveoo. Las nuevas formas que ha adquirido el mercado de trabajo es otra de las cuestiones que abordáis en el citado informe. ¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrentan los jóvenes?

Con la expansión de la economía de plataformas y estos nuevos modelos de negocio nos enfrentamos a la superación del Derecho del Trabajo tal y como se ha venido construyendo desde hace muchísimo tiempo. Es decir, nos jugamos nuestros derechos laborales y por tanto nuestras condiciones de vida. Es imprescindible dar la batalla en este ámbito para que se reconozca que estos trabajadores no son autónomos, sino trabajadores asalariados.

La educación, la formación, está muy ligada al futuro de la sociedad. CCOO lleva tiempo poniendo el énfasis en reformas estructurales. La Formación Profesional está encima de la mesa del Gobierno. ¿Qué resultados esperáis?

"Las mujeres jóvenes tienen que soportar, injustamente, una doble carga: ser joven y ser mujer"

En España el problema que tenemos en relación a la formación tiene que ver con que tenemos un porcentaje importante de población joven sin estudios o solo con estudios obligatorios, lo que está vinculado a una mayor probabilidad de tener condiciones laborales más precarias en la inserción y en la trayectoria laboral. A nivel de educación superior nuestra situación es equiparable a la de los países de nuestro entorno europeo.

Durante años se ha insistido en la importancia de la Formación Profesional y en la necesidad de mejorar su prestigio, pero a la par se recortaban presupuestos educativos. El principal reto que tiene el sistema de FP en el sistema educativo es la mejora y ampliación de la oferta en todos los ciclos y para distintos colectivos, es decir, la inversión en centros y formación del profesorado.

Estamos de acuerdo en que hay que fomentar la FP, concretamente la FP de grado medio, que permitiría reducir el abandono educativo y dar respuesta a una parte importante de la actual demanda de empleo, con una mejor cualificación de la población trabajadora.

Entendemos que el cambio de enfoque debe implicar la colaboración de los centros con el entorno productivo, especialmente con aquellas empresas comprometidas con el desarrollo local y la formación de la juventud que puedan cooperar con la formación en centro de trabajo y, en su caso, con la modalidad de formación dual realizada a través del contrato de formación y aprendizaje.

Por último, te pediría una valoración de la situación de las mujeres jóvenes en España. ¿Cuáles son sus principales hándicaps en el plano laboral?

Las mujeres jóvenes tienen que soportar, injustamente, una doble carga: ser joven y ser mujer. Esto determina su desarrollo en el ámbito laboral. La discriminación y la desigualdad que sufren en el ámbito laboral se traduce en peores salarios, más precariedad, en trayectorias laborales discontinuas, alternando etapas en activo con etapas en desempleo o inactividad por cuidado de hijos o familiares y en la imposibilidad de promoción. Esto tiene repercusión en el acceso a la protección social, con mayores dificultades de prestaciones sociales por desempleo y menores cantidades, así como en unas pensiones más bajas en el futuro.