jueves 29/10/20
EL ANáLISIS DE LA EPA DE ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS

El empleo se reactiva con fuerza aunque muestra con claridad los desequilibrios de futuro

Pese a los buenos datos de la Encuesta de Población Activa, el empleo creado es en una proporción elevada temporal y a tiempo parcial. Asimismo, tampoco va acompañado de una aumento de la productividad.

cuadro1
Fuente: Economistas Frente a la Crisis.

Es la atenuación de los ajustes la que, en mayor grado, explica la recuperación del empleo

Economistas Frente a la Crisis | El número de ocupados en el trimestre ha crecido en 402.400 personas, y el de desempleados se ha reducido en 310.400. Consecuencia de ello, la tasa de paro ha descendido en casi un punto y medio, hasta el 24,47%. El empleo crece en términos interanuales por primera vez desde el segundo trimestre de 2008 (1,1%).

El empleo se reactiva como consecuencia de que, al fin, en el último año se han suavizado considerablemente las irracionales restricciones económicas impuestas por las políticas de austeridad. Además, del inicio de la temporada veraniega, la bondad del clima de este año, y el efecto de la Semana Santa al coincidir este año en abril.

La prueba de ello la facilitan los datos de la Estadística de Flujos de la EPA, al poner de manifiesto que la fortaleza de la recuperación del empleo, registrada por primera vez este trimestre, no se debe tanto a un aumento de las personas que consiguen un empleo (“entran en la ocupación”, según los términos del INE), que en realidad era mayor en años como 2009, 2010 y sobre todo 2011, sino a la considerable caída trimestral de aquellos que lo pierden (“salen de la ocupación”). Es la atenuación de los ajustes la que, en mayor grado, explica la recuperación del empleo.

Lo cual, a juicio de EFC, viene a sancionar tanto el error cometido durante años por la política económica europea y española, que profundizó y agravó la crisis, como los costes sociales, en términos de brutal incremento del paro y de la pobreza y privación material de tantas familias, y destrucción de tejido productivo, que ocasionaron esas equivocadas políticas económicas de forma injustificada e innecesaria.

El empleo se reactiva lo cual implica la recuperación de la población activa, lo que constituye otra buena noticia, aunque todavía parcial porque el incremento de activos se concentra en los hombres españoles, sin alcanzar prácticamente el efecto positivo a las mujeres nacionales, ni a la población inmigrante que aún continúa saliendo de nuestro país debido a la imposibilidad de soportar las terribles condiciones que han presidido durante años el mercado de trabajo español.

La reactivación del empleo es tan fuerte que, a pesar del incremento de activos, se ha producido una significativa y prácticamente generalizada reducción del desempleo, lo que supone la mejor de las noticias tras tantos años de dolorosos incrementos.

Aunque todos seamos conscientes de que aún hay 5,6 millones de personas desempleadas, que la tasa de paro todavía asciende al 24,5%, y de que 1,8 millones de hogares tienen a todos sus miembros en paro, lo cierto es que hay que destacar que se ha iniciado el difícil y largo camino para superar esta situación.

Sin embargo, junto a todos los aspectos positivos que, sin duda alguna, los tiene esta EPA del 2º trimestre de 2014, y que hemos ya destacado, es preciso señalar un conjunto de sombras relevantes que, según están confirmando indubitablemente los datos, va a tener la recuperación del empleo debido a las políticas laborales adoptadas:

1- El empleo se está creando sin aumento de la productividad. La práctica identidad entre las tasas de crecimiento del empleo y las estimadas del PIB pone en evidencia que el empleo creado es de muy baja productividad. Luego el modelo productivo no mejora, lo cual es una obviedad puesto que no se ha adoptado política alguna para hacerlo.

2- Las reformas laborales, y muy en especial la de 2012, con sus radicales medidas desreguladoras y de recorte de derechos laborales y salarios, aumentan claro está la elasticidad de la creación de empleo, pero eso es a costa de la calidad del mismo, y de incrementar aún más la volatilidad e inestabilidad del empleo (dado que el crecimiento de la elasticidad actúa también en la dirección de los ajustes). Lo cual significa que, si se debilita el crecimiento económico, sufriremos incrementos aún más fuertes del paro que en el pasado.

3- El empleo creado, fruto asimismo de las medidas adoptadas en materia de contratación en el seno de esas reformas, es en una proporción elevada temporal. Incluso mayor de la que en apariencia refleja la EPA ya que ahora existen modalidades contractuales que se denominan indefinidas, pero que en realidad son tan inestables o más que los contratos temporales.

 4- Y finalmente, aunque de tanta o mayor importancia y trascendencia que los anteriores, la creación de empleo se concentra en puestos de trabajo a tiempo parcial (a menudo a tiempo parcial y temporales), lo que ocasiona dos efectos altamente negativos:

Aumenta el número de personas que trabaja, pero estas lo hacen crecientemente con salarios muy bajos, como muestran los datos más recientes de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral.

Las horas efectivamente trabajadas, que es la variable que en realidad importa desde el punto de vista económico, lo cierto es que crecen mucho menos que el empleo, como pone de manifiesto el hecho de que las horas medias efectivamente trabajadas por los ocupados están cayendo intensamente en los últimos trimestres.

En suma, EFC destaca y se felicita por la recuperación de la creación de empleo, y quiere al mismo tiempo señalar los desequilibrios y efectos negativos que tendrán los tipos de empleos que se van a ir creando.

El empleo se reactiva con fuerza aunque muestra con claridad los desequilibrios de futuro