miércoles 15.07.2020
LOS GOBIERNOS DEL PP DEBEN TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO

"El cierre de Coca Cola Fuenlabrada es injusto e injustificado", denuncia Tomás Gómez

En declaraciones a los periodistas, Tomás Gómez, que se incorporó junto al alcalde a la marcha desde Puerta de Toledo hasta la Puerta del Sol, criticó que tanto Ignacio González, como Rajoy, se hayan cruzado de brazos.

El secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, ha puesto de manifiesto que lo que quiere hacer Coca Cola Fuenlabrada, un ERE para despedir a los trabajadores y el cierre de la planta, es injusto y no está justificado y ha pedido a los gobiernos de España y de la Comunidad de Madrid que tomen cartas en el asunto, como ha hecho el alcalde fuenlabreño, Manuel Robles, que se ha puesto al frente de las reivindicaciones para impedir este "despropósito".

"Un país serio es un país con gobiernos serios y no permite que una multinacional haga lo que quiera después de que haya gente que ha estado trabajando 40 años para hacer de Coca Cola lo que es hoy", añadió

Tomás Gómez apuntó que en esta primera marcha, tanto los trabajadores de Coca Cola como el  alcalde de Fuenlabrada, han dejado claro que hay un objetivo muy claro, que es que la planta siga funcionando y que las familias no pierdan su puesto de trabajo, porque no hay razones para cerrar.

El dirigente socialista destacó, en este sentido, que el despido de más de 1.200 trabajadores (más de 500 de la planta de Fuenlabrada, al sur de Madrid, además de los puestos indirectos) es injusto y no está justificado y que es inaceptable que pretendan cerrar una factoría que produce al año millones de litros de Coca Cola, que tiene un beneficio de 80 millones de euros, y que es una de las plantas más modernas de Europa en cuanto equipos y maquinaria.

Para cerrar Coca Cola, tienen un instrumento, la reforma laboral del PP, por lo que Tomás Gómez insistió en que hace falta un Gobierno serio en la Comunidad de Madrid y en España que impida que una multinacional como Coca Cola, sin razón alguna, pueda echar a la gente a la calle.

Por su parte, Manuel Robles expresó su agradecimiento y orgullo como alcalde a todos los trabajadores de Coca Cola Fuenlabrada y a los vecinos que se han unido a la marcha y pidió que el Gobierno "tome nota" de la manifestación. Robles considera que es "un despropósito" plantear cerrar una factoría que es de las más importantes a nivel europeo, que da beneficios en los últimos tiempos y que ha hecho una importante inversión para modernizar las instalaciones.

Al igual que Tomás Gómez, el alcalde exigió al Gobierno de España la intervención en este ERE que es un despropósito y que pare esta situación porque perjudica no sólo al sur de Madrid, sino a toda la Comunidad. En este sentido, agregó que puesto que Ignacio González visitó hace unos meses la planta y pudo comprobar su funcionamiento, debería ponerse al frente y manifestar su desacuerdo con el despido de los trabajadores y el cierre de Coca Cola Fuenlabrada.

"Madrid no fabrica, Madrid no consume" es una las consignas que más se ha oído en esta marcha, que trabajadores y ciudadanos han recorrido a pie, desde las 8.30 horas que salió de Fuenlabrada hasta las 13.30 que llegaba a la Puerta del Sol, frente a la sede del Gobierno de Ignacio González, donde se han sumado muchos ciudadanos como gesto de apoyo y solidaridad.

"El cierre de Coca Cola Fuenlabrada es injusto e injustificado", denuncia Tomás Gómez
Comentarios