martes 07.07.2020
EL OBJETIVO ES RECAUDAR 30.000 MILLONES MÁS AL AñO

CCOO propone una reforma fiscal para estimular la economía y crear empleo

Comisiones Obreras ha presentado este martes un conjunto de medidas para una reforma del sistema fiscal basada en la equidad y la justicia redistributiva a través de impuestos que tengan en cuenta el nivel de renta y riqueza de las personas y repartan de manera justa las cargas. La reforma que propone el sindicato plantea entre otros objetivos combatir el desempleo estructural y la pobreza.

Carlos Bravo, secretario de Protección Social y Políticas Públicas; Fernando Lezcano, secretario de Organización y Comunicación; e Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO
Carlos Bravo, secretario de Protección Social y Políticas Públicas; Fernando Lezcano, secretario de Organización y Comunicación; e Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO

El objetivo es recaudar 30.000 millones más al año, lo que supone el 3% del PIB

Combatir el desempleo estructural y la pobreza; reforzar la lucha contra el fraude fiscal; recuperar los niveles del Estado de bienestar; atender el déficit estructural de las pensiones y abaratar los bienes y servicios básicos, son los objetivos fundamentales de la reforma fiscal propuesta por Comisiones Obreras. El sindicato presentó este martes un paquete de medidas para reformar el sistema tributario español encaminadas a recuperar la economía española, aumentar los recursos y garantizar la financiación suficiente de los sistemas de protección social y políticas de reinserción social y laboral, como alternativa a los recortes.

La puesta en marcha de forma progresiva del conjunto de medidas que propone CCOO generarán en el tiempo una mejora de ingresos por importe de cerca de 30.000 millones de euros/año, lo que equivale a un 3% del PIB (cantidad que equivale a lo que gastamos anualmente en desempleo o en pagar los intereses de la deuda). La mitad de este importe procederá de la lucha contra el fraude y la elusión fiscal. La otra mitad se descompone en incrementos de la recaudación por imposición directa (90%) e indirecta (10%).Este incremento neto de recaudación fiscal reducirá la brecha de ingresos y gastos públicos que España mantiene con los países de la zona euro y la UE 27.

El sistema tributario español recauda hasta 81.000 millones menos al año con respecto a la media de los países de la eurozona. De cada 10 euros que se recaudan de menos en España, 3 euros se deben a la crisis y los 7 euros restantes se explican por el fraude fiscal y porque aquí los impuestos son más bajos y están peor estructurados. En España los ingresos tributarios proceden sólo en un 49% de los impuestos directos (sobre la riqueza y los ingresos) que pueden ser progresivos (pagar más quien más tiene). El restante 51% de los ingresos procede de los impuestos indirectos (sobre el consumo) que son regresivos y se pagan por igual con independencia del nivel de riqueza de las personas.

UNA REFORMA FISCAL JUSTA Y EQUITATITVA

En España la recaudación tributaria se sitúa en el 19,3% del PIB, en la UE la cifra es del 26,2%

Comisiones Obreras considera que la reforma fiscal es la más trascendental reforma estructural, y de mayor impacto que verdaderamente necesita el país para el desarrollo del Estado social. Suficiencia, equidad y eficiencia deben ser, a juicio del sindicato, los principales objetivos del sistema tributario, todo ello unido a una eficaz lucha contra el fraude fiscal y una reducción significativa de los beneficios fiscales.

Se trata, subraya el sindicato, de conseguir una mayor capacidad de recaudación en términos de PIB que nos iguale a los países de la UE27 y la Eurozona con los que aún existen notables diferencias. Mientras en España la recaudación tributaria se sitúa en el 19,3% del PIB, en la UE la cifra es del 26,2%. Ello permitiría “una actuación más efectiva y neutralizaría los argumentos manejados hoy, hasta la saciedad, para justificar los continuos ajustes en el gasto público”, señala el documento al que ha tenido acceso nuevatribuna.es.

A medio y largo plazo, la reforma del sistema fiscal debe contribuir a la creación de empleo, a través de políticas activas de empleo eficaces, combinadas con incentivos para la contratación estable y de calidad, y a mejorar la protección social de los colectivos más vulnerables a través de una renta mínima garantizada, de implantación progresiva.

En su propuesta de reforma fiscal, CCOO también propone recuperar figuras fiscales abandonadas y crear otras nuevas, revisar el diseño de las figuras tributarias existentes, reduciendo exenciones, modificando reducciones en base y/o cuota, acercando tipos nominales a los efectivos, simplificando su administración y facilitando su control.

La reforma fiscal también debe ir encaminada a facilitar el acceso a los bienes y servicios básicos abaratándolos para los colectivos más vulnerables a través de la fiscalidad indirecta como el IVA. CCOO pone el acento en la subida de precio de los suministros básicos del hogar (electricidad, gas y combustibles de calefacción) desvinculándose su variación de la evolución general de los precios. Desde 2007 y hasta noviembre de 2013, el IPC general ha crecido un 14%, mientras que la electricidad subió un 50%, el agua un 31% y el gas un 42%. Los hogares españoles pagan la electricidad, después de impuestos, más cara de Europa.

ESTABILIZAR EL SISTEMA DE PENSIONES

Para atender los desequilibrios del sistema de pensiones y garantizar su sostenibilidad en el futuro evitando el consumo anticipado del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, o ‘hucha’ de las pensiones, y garantizando el mantenimiento del poder adquisitivo (elementos esenciales del consenso que dio origen al Pacto de Toledo), CCOO propone desplazar progresivamente a lo largo de los próximos 25 años, a los Presupuestos Generales del Estado el gasto en prestaciones de muerte y supervivencia, financiadas hoy con cotizaciones sociales. Otro de los objetivos radica en aumentar coyunturalmente, en tanto se recupera el empleo, las cotizaciones (cuya recaudación está 2,3 puntos por debajo del nivel de la Eurozona), hacer converger la base media del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos con el Régimen General.

COMBATIR EL FRAUDE FISCAL

El porcentaje que representa el total de ingresos públicos sobre el PIB se sitúa en España 9,1 puntos porcentuales por debajo de la Eurozona. Según el sindicato, esta menor capacidad recaudatoria de los impuestos españoles se debe, por un lado, a la mayor dimensión de la economía sumergida en España y a que los impuestos son más bajos en España.

El sindicato propone aumentar los recursos destinados a la lucha contra el fraude, mejorar su organización y sus posibilidades de intervención. Entre sus medidas apuesta por aumentar la plantilla de la Agencia Tributaria en torno al 50% hasta alcanzar los 40.000 efectivos; establecer una política de pagos electrónicos que disminuya las posibilidades de que se produzcan conductas fraudulentas; reducir al máximo las exenciones y deducciones; modificar el régimen de responsabilidad tributaria; reformar la figura del delito fiscal, rebajando el importe para incurrir en delito (actualmente es una cuota superior a 120.000 euros); endurecer el régimen sancionador derivado de las cuotas defraudadas y habilitar los mecanismos necesarios para el cobro de las sanciones y las cantidades defraudadas; modificar la Ley Concursal; elaborar un nuevo plan plurianual de lucha contra el fraude, que se acompañaría de una campaña de sensibilización que pusiera el acento tanto en los aspectos punitivos, como en los beneficios de contribuir; potenciar acciones que agilicen el cobro de las deudas pendientes (26.000 millones).

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS (IRPF)

En este apartado, el sindicato aboga como mejor opción aumentar la recaudación derivada de los rendimientos del capital, gravando la base de los mismos con la tarifa de la base general, manteniendo la estructura dual del impuesto (una base general y otra del ahorro).

Además señala que “establecer una tarifa diferente y menos progresiva para el ahorro genera desigualdad horizontal y vertical. Paga más un contribuyente que obtiene sus rendimientos sólo del trabajo, que otro que obtiene los mismos ingresos pero del capital” y la brecha aumenta según crece la renta, señala el documento. La integración de los rendimientos del ahorro en la misma base con los demás rendimientos generaría unos ingresos adicionales de 4.600 millones de euros. El mantenimiento separado de la base del ahorro pero gravada con la tarifa de la base general supondría ingresar 1.600 millones adicionales.

'DESINCENTIVO FISCAL' AL MANTENIMIENTO DE VIVIENDAS VACÍAS

La historia reciente ha demostrado que los incentivos fiscales no sirven para hacer política de vivienda

Entre otras medidas, CCOO propone revisar la reducción de las aportaciones a instrumentos de previsión social complementaria como los planes de pensiones; la deducción por compra de vivienda habitual o las deducciones al arrendamiento de viviendas: “La historia reciente ha demostrado que los incentivos fiscales no sirven para hacer política de vivienda, sino que fomentaron la burbuja inmobiliaria y distorsionaron el mercado que, como resultado, tiene un segmento de alquiler estrecho”, señala.

En política de vivienda, el sindicato propone el ‘desincentivo fiscal’ al mantenimiento de viviendas vacías, impulsando el mercado de alquiler en España un esquema de precios regulados y con los organismos públicos asumiendo el papel de casero.

INCREMENTAR LA RECAUDACIÓN DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES

Entre las propuestas del sindicato para este tipo de impuesto figuran mantener los tipos actuales minorando las deducciones y reducciones para acercar el tipo efectivo al nominal; incorporar un 'impuesto mínimo' que garantice un determinado nivel de ingresos y que obligue a las empresas, que se aprovechan de todos estos beneficios y no ingresan nada o muy poco, a tener una contribución mínima; limitar la generosidad en el tratamiento de la consolidación y de la internacionalización de las empresas españolas, que también ha perjudicado la recaudación; solucionar el problema de la deslocalización de las multinacionales; eliminar toda posibilidad de tributación por este impuesto de personas físicas, así como de atribución de gastos personales a través de estructuras societarias; actuar sobre los regímenes societarios ineficientes: SICAV, entidades de tenencia de valores y entidades de arrendamiento de inmuebles.

CONSEGUIR UN IVA MENOS REGRESIVO

El objetivo fundamental de la propuesta para este tipo de impuesto indirecto es conseguir un IVA menos regresivo y ayudar desde la fiscalidad a abaratar el precio de los bienes y servicios básicos. Para ello se gravan menos los productos que pesan más en la cesta de la compra de las personas con menos renta (alimentos) y los suministros básicos del hogar (electricidad, gas y calefacción).

Gravar todos los alimentos y bebidas no alcohólicas con el tipo superreducido del 4%; gravar la electricidad, el gas y la calefacción al 10%, actualmente tributan al 21%; acometer un reajuste de tipos del IVA en bienes y servicios no esenciales; así como reconsiderar decisiones tomadas en los últimos tiempos como el IVA cultural.

IMPUESTOS SOBRE LA RIQUEZA (PATRIMONIO, SUCESIONES Y DONACIONES)

El sindicato apuesta por recuperar tipos anteriores de la tributación sobre el Impuesto de Patrimonio y menores reducciones que permitiría, además de un mejor control del fraude fiscal, incrementar la recaudación.

También aboga por establecer para el Impuesto sobre sucesiones y donaciones un tramado de porcentaje de bonificaciones en función de la base, de tal manera que el porcentaje efectivo de reducción decaiga conforme aumente la misma.

ITF, DEPÓSITOS BANCARIOS E IMPUESTOS ESPECIALES

En cuanto al Impuesto sobre transacciones financieras deberían buscarse medidas complementarias tales como la prohibición de la compra de algunos activos derivados sin la posesión del subyacente, como los CDS (especie de contrato de seguros que garantiza el pago de un crédito en caso de insolvencia del emisor a cambio de una prima).

Sobre el Impuesto sobre depósitos bancarios habría que establecer un tipo impositivo diferencial en el impuesto de Sociedades para las instituciones financieras, como en el que en su día existió para las empresas de hidrocarburos.

El sindicato también propone tocar los impuestos especiales y medioambientales (sobre el alcohol, cerveza, tabaco, hidrocarburos, medios de transporte, electricidad, así como a la polución) para equipararlos con los niveles europeos.

CCOO propone una reforma fiscal para estimular la economía y crear empleo
Comentarios