sábado 14.12.2019
ACUERDO MARCO CON EL SEPE

Agencias privadas de colocación: sancionadores a comisión

Estos días en Galicia está poniéndose en marcha lo que se ha llamado de forma torticera “colaboración público–privada” en materia de empleo.

Agencias privadas de colocación: sancionadores a comisión

Estos días en Galicia está poniéndose en marcha lo que se ha llamado de forma torticera “colaboración público – privada” en materia de empleo. El pasado 23 de julio el Consello da Xunta autorizó la tramitación del expediente de gasto relativo a la contratación de agencias de  colocación para su colaboración con los servicios públicos de empleo de la Consellería de Traballo e Benestar en la inserción en el mercado laboral de personas desempleadas en Galicia por un valor de 4.050.029,75 euros. Esta cantidad equivale al coste durante un año completo de 175 orientadores de los que echaron de las Oficinas de empleo en 2011. (La partida 12.01.321A 1.2.0.25 destinada en los Presupuestos de 2010 para los 114 orientadores era de1.962.280 euros a la que hay que sumarle 680.911 euros de coste de Seguridad Social, lo que supone un gasto total de 2.643.191,47 euros y un coste por orientador de 23.185,89 euros/año).

Esta contratación tiene como base el Convenio firmado entre el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y la Consellería de Traballo firmado el 6 de agosto de 2013. Por él la Consellería de Traballo renuncia a su competencia de ejecución de las políticas de empleo para admitir que la colaboración con las agencias de empleo se efectúe con aquellas que el SEPE considere y de la forma que él establezca. En el convenio aparecen anexados los pliegos de cláusulas administrativas particulares y prescripciones técnicas del acuerdo marco con Agencias de Colocación para la colaboración con los Servicios Públicos de Empleo en la inserción de personas desempleadas Será el SEPE quien le diga a la Consellería con cuáles debe “colaborar” y en función de sus criterios. El concurso del SEPE incluye en un mismo lote a Galicia con Asturias, Cantabria y el País Vasco.

El Acuerdo marco establece diferentes razones por las que se le abonarán distintas cantidades. Las agencias de colocación cobrarán por los siguientes conceptos:

  • Por cada persona encomendada percibirá una cantidad hasta el 50% de la establecida en la tabla que figura más abajo con un  límite máximo de 400 euros.
  • Por cada inserción conseguida (un contrato de seis meses a tiempo completo).
  • Un plus del 50% si el contrato dura doce o más meses
  • Un 15% más si derivada de la información que suministre la agencia se sanciona a la persona encomendada.

PRECIOS MÁXIMOS UNITARIOS

EDAD

TIEMPO EN PARO

Menos de 6 meses

De 6 meses a 1 año

De 1 a 2 años

Más de 2 años

De 25 y menos

300

575

1.100

1.850

26 a 29 años

300

575

1.100

1.850

30 a 44 años

300

625

1.250

2.300

45 a 54 años

350

725

1.850

3.000

55 o más años

600

1.275

3.000

3.000

FUENTE: Pliego de cláusulas administrativas del acuerdo marco colaboración SEPE Agencias Privadas de Colocación

La primera empresa que ha empezado a “colaborar” ha sido la “Fundación Equipo Humano”. Buscando en Google datos sobre ella, además de sus noticias de autobombo, aparecen dos entradas, su inscripción en el registro de Fundaciones en el BOE y otra de julio en el periódico “Levante”.

Los datos del BOE del 26 de julio de 2010 dicen que la fundación fue constituida en Valencia el 17 de febrero de 2010 por cuatro personas, tres de las cuales ostentan de apellidos “García Llop” por lo que es fácil suponer que son hermanos, una Fundación de tipo “familiar”. La noticia del Levante dice en su titular “Fiscalía investiga si hay delito en la adjudicación a una misma entidad de los planes de recolocación en EREs públicos” y más adelante dice que su “fundador es "militante" del partido del Gobierno en ese momento (PP)”.Esta noticia está fechada el 18 de julio pasado.

En Galicia esta fundación–empresa no tiene presencia hasta la adjudicación del concurso para recolocar a las personas paradas gallegas. Es decir, que su nivel de conocimiento del mercado de trabajo gallego es, prácticamente, inexistente. Existen ofertas en Infojobs solicitando personal para la ejecución del concurso que ganó, aunque después de un recurso contencioso administrativo, por lo que se supone que tampoco tendría personal. Es un ovni que aterriza en Galicia para abducir los fondos de colocación de los parados.  En el reparto de parados, le han correspondido dos mil en Coruña, no se sabe cuántos en las otras cuatro provincias.

Lo primero que hace es llamar a parados diciendo que quien  llama es de una Oficina de empleo. Dicen ser una oficina del entorno de la persona a la que llaman. Empiezan, por lo tanto, mintiendo. La hora de la llamada puede ser una hora a la que están cerradas las Oficinas de empleo, a algunos los llamaron a las 20’30 horas.  El número desde el que llaman no es el de la Oficina de empleo. Le indican a la persona parada que debe estar en día y hora determinada en una dirección que tampoco es la de la Oficina desde la que dicen llamar. Con todos estos antecedentes si yo recibiera esa llamada y cogiera el teléfono (muchas veces no lo cojo si no reconozco el número desde el que se me llama), probablemente consideraría que es una tomadura de pelo y no acudiría a la citación.

Las personas que acuden a la cita se encuentran con que les hacen cubrir una ficha y les dan una clave de usuario y una contraseña para acceder a una web a buscar ofertas de trabajo. Preguntadas las personas de la empresa sobre si iba a haber algún contacto más o los citarían otra vez, estas dijeron que no, que seguirían sus accesos a la Web. Con ello se acabó en diez minutos la cita en la que atendían a varias personas simultáneamente.

La Consellería de Traballo encomienda a esta fundación 1.904 personas paradas de las que 1.826 tienen entre 26 y 44 años y llevan menos de seis meses en paro. Según la tabla anterior y teniendo en cuanta la oferta económica de esta empresa, se puede calcular que la Fundación Equipo Humano percibirá 204.892 euros por realizar ese trabajo.

El 96% de las personas encomendadas no se pueden considerar como perfiles de difícil empleabilidad ni por su edad, ni por el tiempo que llevan en paro. En el último trimestre, según la EPA, solamente el 23% llevan menos de 6 meses en paro. Se trata de establecer como grupo al 13,1% de las personas paradas.

La segunda empresa es “Forsel Grupo Norte ETT”, una ETT con una oficina abierta en A Coruña y otra en Vigo. Esta empresa recibe una encomienda mayor, 3.874 personas paradas de las que 3.742 lleven menos de seis meses en paro, 2.012 personas menores de 26 años que tengan formación (de tipo profesional) y 1.730 entre 45 y 54 años. Si tomamos los precios de referencia solamente por la encomienda, teniendo en cuenta la quita ofertada por la ETT, esta empresa llevará 460.145 euros.

¿Tiene algún sentido que se les encomiende a las agencias de colocación privadas aquellas personas con una teórica mayor facilidad para el empleo dado que en el 97% de los casos llevan menos de seis meses en desempleo?

Pensemos que en la web a la que deben acceder las personas paradas y cuyo usuario les facilita la agencia de colocación figura un importante número de empresas a las que cada parado envía su curriculum. Entre otras, estarán aquellas en las que trabajaron y/o siguen les siguen contratando. Si se produjera una contratación, ¿esta sería achacable a las gestiones de la agencia de colocación? Por cada uno de esos contratos, si duran más de seis meses, la Fundación Equipo Humano percibirá 300 euros. Con la ETT ocurrirá lo mismo.

En los diez primeros meses de este año, con una media de 302.117 demandantes, se han producido 24.726 bajas por colocación, también de media mensual. Es decir el 8,2% de los demandantes han causado baja por encontrar empleo. Si se produjera este nivel de colocaciones entre los 5.568 demandantes encomendados, garantizaría unos ingresos a ambas empresas de 136.973 euros, antes de hacer nada por su colocación. Si se matizara esta media de bajas por colocación tomando el tiempo de permanencia en paro, es seguro que el porcentaje subiría desde el 8,2% hasta un 15%, lo que implicaría duplicar la cantidad garantizada estadísticamente.

En lo analizado hasta aquí, las empresas han podido percibir más de 800.000 euros por el mero hecho de haber sido elegidas en un concurso. No han aportado nada a las personas paradas ni a nadie. Una citación telefónico, diez minutos cubriendo una ficha y la entrega de un usuario y una contraseña para acceder a una web.

Hay dos aspectos especialmente preocupantes. ¿Qué pasa con las personas que no cogen el teléfono a un número desconocido que hasta es posible, llame a horas no habituales? Si, como desde alguna empresa se ha apuntado, se les considera como personas no localizables, podrían ser sancionadas con la suspensión durante un mes de la prestación que estuvieran cobrando. Esta sanción, obviamente, no responde a derecho dado que una llamada telefónica realizada por un número desconocido no supone ninguna citación, pero el SEPE se dedica a sancionar tenga o no tenga razón y, después, que sea el juez quien decida. Como las cuantías que se perciben por un mes de prestación no compensan una demanda por los costes que llevan aparejados, con toda la rabia del mundo los parados no recurrirán y se quedarán sin un mes de prestación. Ello le supondrá a las agencias de colocación cobrar 45 euros por cada persona sancionada.

Aquellas personas que no acudan a la cita por considerar que les estaban tomando el pelo, tendrán una sanción similar y el resultado será el mismo, un mes de sanción y 45 euros para la agencia de colocación. El resto se lo ahorra el SEPE.

Esta es la esencia de la colaboración público–privada en materia de intermediación. Utilizan los fondos destinados a 175 orientadores para darles beneficios a las agencias de colocación a la vez que propician sanciones a los parados. Estas sanciones, además del ahorro que le suponen al SEPE, ayudan a extender la idea de que los parados no trabajan porque no quieren. Es la ideología de esta derecha que nos gobierna.

Encubre un sistema absurdo. En la Oficina de empleo de Ordes yo me encargo de los Itinerarios de inserción del programa de activación para el empleo. La mayoría de los participantes no han recibido ni una oferta formativa en relación con las actuaciones previstas en el Itinerario. En el verano se publicó una orden con una serie de actuaciones específicas para este colectivo. Ni yo, ni los parados de Ordes sabemos qué ha pasado con esas actuaciones porque ya han acabado el programa la gran mayoría de los beneficiarios y no han tenido noticia de ellas. Eso sí, a algunos los ha citado una agencia privada de colocación. Cuánto mejor destinado estaría ese dinero dándoles a los parados la formación requerida en el IPI que como beneficios en la cuenta de resultados de esas agencias de colocación.

Tanto el gobierno de Galicia como el del Estado pretenden hacernos pasar el problema del empleo como el problema del parado. Por ello no se toman medidas tendentes a propiciar el empleo, (formación, contratos de cooperación, búsqueda de nichos en los mercados de trabajo, etc.), sino a controlar a los parados (acreditación de búsquedas de empleo realizadas, procesos de orientación uno tras otro sin que se adopten las medidas reflejadas en ellos, control por ETT o agencias privadas de colaboración, etc.).

El reto que tenemos, un reto existente desde hace tantos años como puedo llevar en los Servicios de empleo, más de treinta y cinco, es construir un servicio de empleo que sepa qué ocurre en el mercado de trabajo, hacia dónde puede ir, saber qué competencias tienen las personas inscritas en él y qué competencias podrían adquirir, localizar los puestos vacantes o los que se puedan quedar y poner en marcha aquellas políticas que tiendan a acercar ambas cosas. Todo lo demás que sirva para distraernos de este cometido no tiene más función que encubrir el absoluto fracaso de las políticas de empleo que se están haciendo. Ya es hora de poner el objetivo en el empleo y dejar de intentar justificar el fracaso de los gobiernos culpabilizando y/o  sancionando a los parados.

Comentarios