viernes 06.12.2019
Desaceleración en la reducción del trabajo infantil

152 millones de niños se encuentran en situación de trabajo infantil

En el período de 2012 a 2016 si bien se ha registrado un descenso para los grupos de edad de 12 a 14 y de 15 a 17 años, prácticamente no se han realizado progresos entre los niños de 5 a 11 años.

152 millones de niños se encuentran en situación de trabajo infantil

Con respecto a los trabajos peligrosos se ha reducido en 12 millones pasando de 85 a 73 millones, cuando en el período anterior la reducción fue de 30 millones

La Organización Internacional del Trabajo ha presentado el informe con las nuevas estimaciones sobre el trabajo infantil en el mundo para el período 2012-2016.

Esta es la quinta edición de la serie de informes cuatrienales de la OIT sobre estimaciones mundiales del trabajo infantil que permite analizar los avances realizados e identificar la naturaleza de los retos que subsisten.

El "trabajo infantil" básicamente se refiere a dos conceptos: 1) El trabajo realizado por niños por debajo de la edad mínima legal para trabajar (en la mayoría de los países al menos 15 años), y 2) "las peores formas de trabajo infantil".

Los conceptos están definidos por el Convenio Nº 138 de la OIT sobre la edad mínima de 1973 y el Convenio Nº 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil, de 1999. También es posible una declaración provisional de edad mínima de 14 años en países con economías y sistemas educativos insuficientemente desarrollados .

Las leyes también pueden permitir trabajos livianos para niños de entre 13 y 15 años (por horas limitadas y que no perjudiquen su salud, seguridad o asistencia escolar y logros), o para aquellos entre 12 y 14 años si la edad mínima es de 14 años.

Los nuevos datos señalan que en 2016 un total de 151,6 millones de niños y niñas de entre 5 a 17 años - 88 millones de niños y 64 millones de niñas-, se encuentran en situaciones de trabajo infantil en el mundo, lo que representa casi uno de cada diez niños a nivel mundial.

Hay 19 millones de niños y niñas entre los 5 a 11 años en trabajos peligrosos

Casi la mitad de todos los que trabajan, 73 millones de niños en términos absolutos, se encuentran en trabajos peligrosos que ponen directamente en peligro su salud, seguridad y desarrollo moral. El trabajo peligroso puede incluir trabajo nocturno o largas horas de trabajo, exposición a abuso físico, psicológico o sexual; trabajar bajo tierra, bajo el agua, a alturas peligrosas o en espacios confinados; trabajar con maquinaria, equipos y herramientas peligrosas, o que implique el manejo manual o el transporte de cargas pesadas o trabajar en un medio ambiente poco saludable.

Existen además 66 millones de niños y niñas en el empleo pero que no es trabajo infantil, puesto que realizan trabajos livianos legalmente permitidos entre los 12-14 años, o tienen entre 15 y 17 años y realizan trabajos no peligrosos de menos de 43 horas semanas. Todas las situaciones de niños y niñas de menos de 12 años trabajando se consideran situaciones de trabajo forzoso.

Prevalencia del trabajo infantil: por regiones, sectores económicos, edad y género

En términos absolutos, casi la mitad del trabajo infantil (72 millones) se encuentra en África y otros 62 millones en la región de Asia y el Pacífico. En términos de prevalencia, uno de cada cinco niños en África (19,6 por ciento) se encuentra en situación de trabajo infantil, mientras que la prevalencia en otras regiones está entre 3 y 7 por ciento (2,9 por ciento en los Estados árabes, 4,1 por ciento en Europa y Asia Central, 5,3 por ciento en las Américas y 7,4 por ciento en Asia y el Pacífico). Las clasificaciones regionales de prevalencia de trabajo peligroso muestran un patrón similar.

Atendiendo a las franjas de edad, casi la mitad de todos los niños que trabajan (72,6 millones) tienen entre 5 y 11 años. 41,9 millones (28 por ciento) tienen entre 12 y 14 años y 37,1 millones (24 por ciento) tienen entre 15 y 17 años.

El trabajo infantil peligroso es más frecuente entre los 15 y los 17 años tal como muestra el gráfico, sin embargo hay 19 millones de niños y niñas entre los 5 a 11 años en trabajos peligrosos.

Trabajo infantil y trabajo peligroso por rango de edad

111

En 2016, había 88 millones de niños y 64 millones de niñas en el trabajo infantil. Los niños representan el 58 por ciento de todas las situaciones trabajo infantil y el 62 por ciento de los trabajos peligrosos. Si bien los niños parecen enfrentar un mayor riesgo de trabajo infantil que las niñas, esto también puede ser un reflejo de un subregistro del trabajo de las niñas, que particularmente se concentra en el trabajo infantil doméstico.

Por sectores, el trabajo infantil se da principalmente en la agricultura (71 por ciento), que incluye la pesca, la silvicultura, la ganadería y la acuicultura, y comprende tanto la agricultura de subsistencia como la comercial. El 17 por ciento trabaja en servicios y el 12 por ciento en el sector industrial, incluida la minería.

Además aproximadamente una tercera parte de los niños, entre 5 y 14 años, en trabajo infantil está fuera del sistema escolar.

Desaceleración en las tendencias de reducción del trabajo infantil en los últimos años

Las estimaciones de 2016 cuentan una historia de progreso real en los últimos años y de fuertes retos para los próximos. Muestran una disminución drástica en el trabajo infantil durante los 16 años desde que la OIT comenzó a monitorear el trabajo infantil, pasando de 245,5 millones en el año 2000 a 151,6 millones en el 2016 (un 38 por ciento). Con una reducción muy importante en las situaciones de trabajo infantil peligroso pasando de 171 a 73 millones (un 58 por ciento)

Participación de los niños en el trabajo infantil y el trabajo peligroso, 2000-2016

No obstante, las nuevas estimaciones muestran una desaceleración significativa en el ritmo de reducción para el período 2012-2016. En los últimos cuatro años el trabajo infantil ha disminuido en 16 millones pasando de 168 a 152 millones, solo un tercio de la que tuvo lugar entre 2008 a 2012 que se redujo en 47 millones. Con respecto a los trabajos peligrosos se ha reducido en 12 millones pasando de 85 a 73 millones, cuando en el período anterior la reducción fue de 30 millones.

Entre 2000 y 2016 el trabajo infantil ha disminuido en todos los grupos de edad, pero con diferentes niveles de progreso. En el último período de 2012 a 2016 si bien se ha registrado un descenso adicional para los grupos de edad de 12 a 14 y  de 15 a 17 años, prácticamente no se han realizado progresos entre los niños de 5 a 11 años. Esto significa que la tendencia general a la baja del trabajo infantil entre 2012 y 2016 se ha debido principalmente a la disminución de las tasas de trabajo infantil l entre adolescentes.

infaitlic

Cuenta atrás para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en trabajo infantil

La Meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fija los siguientes compromisos "Tomar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldado y, a más tardar en 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas."

Con el ritmo de reducción de los últimos cuatro años no se conseguirá el objetivo fijado, incluso manteniendo el ritmo alcanzado entre 2008 y 2012, el más rápido registrado, no sería suficiente. Ocho años quedan por delante para cumplir con la meta fijada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible ello significa que debemos avanzar mucho más rápido si queremos cumplir nuestro compromiso de acabar con el trabajo infantil en todas sus formas para el año 2025.

Si bien no existe una solución única para hacer frente al trabajo infantil todos puesto que las respuestas deben adaptarse a las causas, condiciones y circunstancias de origen muy diversas en las que aún se produce el trabajo infantil, en el informe se identifican algunas prioridades generales para lograr la eliminación como son:

  • Aumentar los ingresos familiares de los miembros de la familia adulta (y de los jóvenes en edad laboral legal) para que las familias no tengan que recurrir al trabajo infantil;
  • Reforzar los sistemas de protección social (educación, sanidad, asegurar ingresos mínimos vitales…) para compensar las vulnerabilidades que pueden conducir a que los hogares recurran al trabajo infantil;
  • Asegurar educación gratuita, universal y obligatoria de buena calidad hasta la edad mínima de admisión al empleo para brindar a las familias la oportunidad de invertir en la educación de sus hijos y combatir la exclusión del acceso a la educación impulsada por la pobreza;
  • Desarrollar políticas del mercado de trabajo que pueden ayudar tanto a reducir la demanda de trabajo infantil como garantizar que la inversión en educación se traduzca en mejores perspectivas de empleo y trabajo decente cuando se alcance la edad legal para trabajar;
  • Promover una legislación nacional consistente con las normas internacionales del trabajo respalda este compromiso y proporciona un marco para la acción nacional en favor de este objetivo.

Comentarios