<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 18.08.2022
zamora bandera
Bandera de Zamora.

FRANCISCO MOLINA MARTÍNEZ | Su turbio pasado, en el caso de Zamora, es sin duda una de esas cosas que ahora se llaman bienes inmateriales.

Porque la historia de Zamora es turbia respecto al orden establecido y a su condición de ciudad conservadora.

Cuenta el pensador zamorano, Agustín García Calvo, en su librillo “Manifiesto de la Comuna Antinacionalista Zamorana”, escrito en París en 1969, donde estaba desterrado por el Régimen Franquista, que Zamora es el lugar ideal para iniciar en España “el ensayo de una comuna que permita vivir sin la camisa de fuerza del Estado, ni los corsés de sus administraciones complementarias”.

Estamos pues ante un anarquista que va a proponer esta ciudad como lugar adecuado para ensayar una comuna, basándose para ello en la sorprendente historia de éste pétreo núcleo urbano.

Y esa historia nos la va repasando palmo a palmo, así:

Tras afirmar que: “Apenas podrá hallarse ciudad como Zamora, que por tan antiguos y claros antecedentes de su historia pueda y deba sentirse tan llamada a mantener en alto la antorcha de la rebelión contra el Estado”, nos va enumerando tales “antecedentes de rebeldía”:

Viendo el 1º en la devoción espontánea del pueblo zamorano por Viriato, que en definitiva fue alguien que plantó cara al imperialismo de la época, el de Roma.

Estatua de Viriato
Estatua de Viriato, terror de los romanos.

Y el 2º en la especialísima bandera de Zamora que “se puede interpretar como la destrucción de las banderas”, ya que lo importante de ella “no son sus 9 franjas, sino los 8 desgarrones, quiebras o vacíos que las mantiene rotas y dispersas a los vientos”.

Esa bandera, dice, conocida durante once siglos como la Seña Bermeja (de ocho franjas rojas y una verde) por ser una bandera “sustancialmente roja podría ser bienvenida… (dado que) ese color ha sido repetidamente elegido por libertos y libertarios”.

zamora
Ocho franjas rojas, bermejas, símbolo de las ocho batallas ganadas por Viriato a los romanos.
Y una verde, añadida por los Reyes Católicos agradecidos por la contribución de Zamora a derrotar a los portugueses

Como tercer argumento nos recuerda los acontecimientos del “El cerco de Zamora” (año 1072), que se resumen en que deseando el Rey Sancho unificar territorios (para crear el Estado España), su hermana Urraca se resiste a entregarle Zamora, y no sólo eso, si no que la ciudad genera un valiente, Bellido Dolfos, que mata al rey imperialista.

Y encima lo mata “en ocasión que (el rey) se había apeado, bajado los calzones y agachado para hacer de vientre….como si así la tradición hubiera querido avisarnos (de) la reducción… de todas las ideologías sustentadoras del Estado a la fétida verdad de sus mentiras”.

puerta traicion zamora
Puerta de la Traición, hoy de la lealtad, por la que salió Bellido Dolfos a matar al Rey Sancho

Todo ello por no hablar de los acontecimientos ocurridos 100 años después, y conocidos como “El Motín de la Trucha”.

Sucesos que se resumen en que el pueblo, tras un enfrentamiento violento con la nobleza porque ésta no respetaba ni sus propias normas y leyes, enterado de que están los poderosos reunidos en un iglesia para preparar un buen escarmiento y venganza, la cierran y le prenden fuego con todos los opresores dentro, que mueren achicharrados, amén de incendiar después también la casa del Regidor y abrir las puertas de la cárcel.

Iglesia Santa María la Nueva zamora
Iglesia de Santa María la Nueva porque la vieja fue pasto de las llamas con todos los señoritos dentro

Hecho, como se ve, inaudito de rebeldía y hartazgo.

Añade García Calvo otro detalle o antecedente, que canta por sí mismo las virtudes del zamorano. Año 1.158.

Fue el siguiente: Lógicamente, a raíz del citado Motín de la Trucha, sabedores los zamoranos “que poco tendrían que hacer y mucho que perder, si pretendían mantener su rebelión contra el Poder central” y “que los nobles iban a conjurarse para ejecutar (contra) ellos la venganza más sangrienta”, el pueblo llano, unas 7.000 personas, abandona la ciudad huyendo hacia Portugal.

Si bien, al llegar a una localidad fronteriza, con gran inteligencia y brillante análisis de la situación política (pues había disensiones entre los restos del Señorío y la naciente monarquía) mandan al Rey un “recado de dignidad y firmeza: (diciéndole) que si no declaraba fehacientemente perdonado de toda culpa al pueblo entero de Zamora y prestaba su real promesa de librarles de la opresión de los señores, pasarían todos a establecerse en Portugal y dejarían la ciudad definitivamente abandonada”.

Ocurriendo que “hubo de ceder el rey a presión tan eficazmente presentada”.

¿Qué les parece? Curiosa esta Zamora que ni se la imaginaban, ¿eh? Por eso el mismo autor resume:

“Apenas otra ciudad del mundo podría sentirse apoyada en sus cimientos por más claros precedentes para meterse por los caminos de la igualdad, la libertad y la fraternidad”.

Pero es que después, y eso ya se lo contamos nosotros, en 1.990, este mismo pueblo asalta un cuartel militar recién abandonado para la especulación, y lo ocupa durante un mes, exigiendo en él una Universidad, que hoy existe.

Asalto en que el pueblo es acompañado por el Alcalde de la época, que encima pertenecía a un partido de orden, cuál era el Partido Popular.

Acontecimiento en el que, curiosamente, estuvo también Agustín García Calvo con su célebre “Escuela de Sabiduría Popular”.

campus universitario zamora
Cuartel transformado en Campus Universitario

Pero es que encima, seguimos viendo en el transcurrir de los hechos el ADN de la rebeldía zamorana, y tal vez por eso, en el año 2015, la Historia presenta otro hecho afín o similar a los mencionados, pues en Zamora, y democráticamente elegido, ha emergido un Alcalde rojo (o si prefieren Bermejo), caso insólito respecto a otras capitales de provincia.

Para irnos después, a la vuelta de la esquina, al año 2019, y ver cómo Izquierda Unida, un grupo con comunistas dentro, encabezado por el mencionado Alcalde Bermejo, gana por mayoría absoluta (14 concejales de 25) las elecciones al Ayuntamiento de Zamora.

ayuntamiento zamora
Ayuntamiento de Zamora

Si en Zamora, bajo la estatua del mencionado héroe Viriato se resume su proeza con el célebre lema “Terror Romanorum”, el terror de los romanos, bien podríamos catalogar hoy esta ciudad como “Asombro turistorum”, el asombro de los turistas.

Francisco Molina Martínez

Más entregas de 'Memoria de las ciudades'

Zamora insólita: o cuando la revolución va por dentro