jueves 09.04.2020
¿ME ACOMPAÑAN A DESCUBRIRLA?

Teherán, la entrada al Irán profundo

Teherán es la capital del inmenso país que es Irán. País con una larguísima y profunda historia a lo largo de miles de años. Su capital es Teherán, que tiene una población de unos nueve millones de habitantes. Es una ciudad profundamente caótica en su tráfico, lo que hace muy difícil visitarla.

Le voy a señalar lo que debe de visitar desde mi punto de vista, pero lo más interesante de Irán está en el interior del país, como ya habrá podido comprobar en otros artículos dedicados a las distintas ciudades de este inmenso y de rica cultura.

¿Me acompaña a descubrir Teherán?


EL PALACIO SAADABAD

f12Palacio Blanco

Es un complejo del palacio de Irán, construida por la dinastía Pahlavi en distrito Shemiran en Teherán. El complejo fue habitado inicialmente, durante el siglo XIX, los monarcas de la dinastía Qajar y su familia real.

Mapa del complejof11

Después de una expansión de pabellones, Reza Pahlavi vivió allí durante la década de 1920 y su hijo se mudó al complejo en la década de 1970, después de haber vivido durante un tiempo en el Palacio Verde.

Después de la revolución iraní, los diferentes pabellones que componen el palacio se han convertido en museo. Sin embargo, el actual palacio presidencial de Irán se encuentra junto a Sa'dabad Palace.

Actualmente, el museo instalado en los pasillos del palacio Sa'dabad, permite al visitante a través de los diferentes espacios, observar la rica historia de Irán. Algunas partes del complejo son utilizadas por la Organización patrimonio cultural de Irán, que es responsable de la mayor parte de las obras locales y aspectos culturales del país.

El pabellón denominado "Kakhe malakeye Madar" pertenece en la actualidad a la organización presidencial y recibe a sus huéspedes extranjeros del presidente.

IMAN ZADEH SALEH

Es una de las muchas mezquitas imamzadeh. La mezquita está situada en la plaza Tajrish, en el distrito de Shemiran, en el norte de Teherán. En la mezquita se encuentran los restos de Saleh, un hijo del Twelver Shia Imam, Musa al-Kadhim, y es uno de los santuarios chiitas más populares en el norte de Teherán.

El edificio principal del mausoleo incluye un gran edificio rectangular con paredes gruesas y sólido espacio interior de casi 5,6 metros cuadrados. El santuario está situado en el porche de entrada del lado norte.

f10

Una de las primeras sorpresas se producirá si visita esta mezquita. Para entrar las mujeres serán tapadas totalmente y además las mujeres entraran por una puerta distinta que los hombres. En nuestra visita a Irán hubo tres sitios donde esto sucedió, el primero fue en esta mezquita, el segundo fue en el mausoleo de Jomeini y el tercero en Qom.

El palacio Golestán

Es un complejo palaciego de la ciudad de Teherán, empleado como residencia real por la dinastía Kayar (1785-1925). En 2013, la Unesco eligió el palacio de Golestán como Patrimonio de la Humanidad.

Los edificios, que lo componen, datan de distintas fechas, iniciándose en el siglo XVI bajo el reinado del sha Tahmasp I Safaví, cuando se hallaban dentro de la ciudadela de adobe dentro del recinto de las murallas de la ciudad. El palacio comprende los monumentos históricos más antiguos de Teherán.

f9

El Trono de Mármol

La plataforma de mármol esculpido conocida como Trono de Mármol, situada en el iwán central del palacio, es una de las construcciones más antiguas de la ciudadela histórica, elaborada en 1806 por orden de Fath Alí Shah (1791-1834).

Fabricado con sesenta y cinco piezas de mármol amarillo de Yazd y adornado con pinturas, relieves, azulejos, estucos, espejos, esmaltes, ebanistería y celosías, el trono constituye un ejemplar de la más delicada escultura arquitectónica iraní.

El diseño del trono es del pintor mayor de la corte kayar, Mirza Baba Naqqash Bashí. La construcción fue supervisada por el maestro albañil Mohammad Ebrahim, y distintos artesanos reputados de la época contribuyeron a la ejecución de la obra. Algunos detalles del trono y del iwán donde está situado se terminaron en el reinado de Nasereddín Sah Kayar (1848-1896).

En el iwán se llevaban a cabo las coronaciones de los sah kayares y otras ceremonias oficiales, como el saludo anual de Noruz. La última coronación realizada en el Trono de Mármol fue la del rey autoproclamado Reza Shah en 1925.

Rincón de Karim Jan

El “rincón de Karim Jan” es parte de las dependencias interiores de la residencia del sah Karim Jan Zand (1750-1779), construidas en 1759. Consiste en la actualidad en un iwán o recinto abovedado destinado a encuentros íntimos o informales. Dentro del mismo hay una plataforma de mármol de menor tamaño y ornamentación mucho más sencilla que la del Trono de Mármol.

Antiguamente hubo también en el centro del iwán un estanque con fuente, alimentado por el qanat real que descendía del Alborz, y cuya agua se usaba después para riego en el palacio.

f8

En tiempos de Karim Jan, era la pieza intermedia entre los aposentos privados del rey y el jardín de flores a las dependencias administrativas y ceremoniales del palacio. El rey Nasereddín Sah Kayar (1848-1896) hizo derruir la mayor parte de la sección y obstruir el pasaje, creando el rincón en su estructura actual, que utilizaba a menudo para pasar sus ratos de asueto en silencio, fumando un narguile. La lápida del propio Nasereddín Shah, tras numerosos desplazamientos, terminó situada en este mismo lugar.

Galerías pictóricas

Impresionado por los museos de Europa durante su segundo viaje, en 1872, Nasereddín Shah ordenó construir aquí una sala para exhibir pinturas, joyas reales y otros objetos. La colección original está actualmente dispersa por los distintos museos de Teherán, pero los cuadros continúan en el Palacio de Golestán. Las obras europeas en el cuarto de la pila anexa al rincón de Karim Jan, y las iraníes en el “cuarto de pinturas” o galería.

Las obras iraníes se exponen en dos secciones, ordenadas para resaltar la evolución de la pintura iraní en la época kayarí. La sección meridional de la galería alberga cuadros de pintores de inicios del reinado, como Mirza Babá, Mehr Alí Afshar, Alí Akbar Jan Mozayyanoddoulé y Abolhasán Saní Saniolmolk. La sección septentrional alojó a la Guardia Real en el reinado de Mohammad Reza Shah Pahlaví 1941-1979.

f7

Shams ol-Emaré

El edificio conocido como “Sol de la construcción” es uno de los más destacados del complejo por su altura y su ornamentación. El edificio combina la arquitectura tradicional iraní con la europea.

Fue construido por orden de Nasereddín Shah antes de su primer viaje a Europa. El conocimiento de la arquitectura europea suscitó en el monarca el deseo de contar con un edificio semejante, elevado, desde el que poder contemplar una vista panorámica de su capital desde lo alto. Las obras se comenzaron en 1865 y terminaron dos más tarde, supervisadas por Dust Alí Jan Nezamoddoulé.

f1

Salón de recepciones

El salón de recepciones “salón de saludos” o “salón del museo” fue construido tras el primer viaje de Nasereddín Shah a Europa en el año 1873. Viajeros y enviados diplomáticos de Europa refieren la magnificencia del salón en época de Nasereddín Shah, que contenía el Trono del Pavo Real así como parte de la colección real de pinturas europeas, además de distintos regalos de valor recibidos por la corte iraní y numerosas alhajas y piedras preciosas.

En época Pahlaví, el Trono del Pavo Real y las gemas fueron trasladados al museo conocido hoy como Museo de Joyas Nacionales, y se reservó el salón para ceremonias oficiales, en particular la coronación tanto de Reza Shah en 1925 como la de Mohammad Reza Shah Pahlaví en 1941.

En el salón se guardan aún varios objetos preciosos y cuadros de pintores iraníes como Kamal-ol-molk. Las paredes y techumbre ofrecen un excelente ejemplar de decoración con espejos al estilo iraní, además de los relieves en estuco. Los suelos son de mosaico.

Salón de los espejos

Una de las dependencias más destacadas del palacio de Golestán a pesar de su reducido tamaño, conocida por su excelente decoración es el salón con espejos. El salón fue diseñado por Haŷ Abdolhosein Memar Bashí Saní ol-Molk, aconsejado por el ministro de Arquitectura, Yahya Jan Motamed ol-Molk.

Palacio Abyaz

El palacio Abyaz “Palacio Blanco” fue construido con el fin de recopilar los numerosos regalos enviados a Nasereddín Shah por el sultán otomano Abdul Hamid II. Su construcción se completó en 1883 y desde 1968 es sede del Museo de Antropología de Teherán, con una exposición de ropas tradicionales iraníes y talleres de artes y artesanía.

f6

Tâlâr-e Berliân

El “Salón Brillante” recibe su nombre del elaborado trabajo artesanal con espejos que cubre columnas, paredes y techo. El salón fue construido por orden de Nasereddín Shah para sustituir un espacio anterior llamado “Salón de Vidrios”, construido por Fath Alí Shah segundo sah de la dinastía Kayar (1797-1834). El Salón Brillante es apreciado por su trabajo de espejos y sus candelabros. Un cuadro de Yahya Jan Saní ol-Molk Ghaffarí, guardado en el Palacio, muestra la decoración del salón antes de la renovación llevada a cabo por Mozaffareddín Shah (1896-1907).

Emârat-e bâdgir

El “edificio cataviento” lugar de coronación de Mozaffaroddín Shah en 1896, fue construido hacia 1806, bajo el reinado de Fath Alí Shah y fue renovado a fondo, con cambios estructurales, en tiempos de Nasereddín Shah (1848-1896). La estructura previa a esa renovada está reflejada en una acuarela del pintor Mahmud Malek oš-Šoará (1811-1893).

Le dan el nombre a la construcción de cuatro torres “atrapavientos”, sistema de refrigeración tradicional de la arquitectura persa, cubiertas de azulejo en colores azul, amarillo y negro, y una cúpula dorada. Las torres, conduciendo el aire hacia un estanque situado bajo el cuarto central del edificio, lo refrigeran cuando el estanque está lleno del agua que llega del Alborz a través de un qanat.

Este cuarto central está enteramente recubierto de estuco, decoración de espejos pinturas y el mejor vitral del conjunto del palacio, entre puertas en madera tallada. El edificio está flanqueado por dos balcones conocidos como pendientes”.

f5

Salón de marfil

Al oeste del Salón Brillante se halla un “salón de marfil”, construido en época de Nasereddín Shah, después del salón de recepciones y del salón de los espejos y utilizado en la época para exponer regalos recibidos de cortes extranjeras y como cenador.

Salón de diamante

Situado en el ala meridional del palacio junto al Emârat-e Bâdgir, recibe el nombre por su excepcional ornamentación a base de espejos. El salón fue construido en tiempos de Fath Alí Shah. Nasereddín Shah lo renovó cambiando los arcos ojivales de los vitrales por arcos de medio punto, además de cubrir las paredes con papel pintado importado de Europa.

LA TORRE AZADI

f4La Torre Azadi o “Torre de la Libertad” es el monumento más representativo de la ciudad de Teherán. Emblema de la modernización del país, la Torre Azadi posee una truncada estructura, revelando desde cada ángulo un sentido distinto de escala y perspectiva. Dentro de la torre existe un pequeño museo y un mirador.

Diseñada por el arquitecto Hossein Amanat en 1966, al haber ganado un concurso convocado para este efecto, la torre fue inaugurada el 16 de octubre de 1971, como parte de la conmemoración de los 2.500 años de la monarquía iraní. Cuando fue inaugurada, era conocida como Torre Shahyad en honor al shah. Tras la revolución iraní de 1979 la torre adoptó su nombre actual.

El edificio está situado en una de las entradas de Teherán. Su silueta única y sus 45 metros de altura lo hacen inconfundible; está rodeado por jardines. Es visible desde muchas zonas de la ciudad, en especial de noche, cuando está completamente iluminado.

El museo alberga unos cincuenta objetos entre piezas de oro, esmaltes, cerámicas policromadas, mármoles, miniaturas y pinturas que fueron cuidadosamente seleccionados para mostrar una perspectiva de la historia de Irán. El objeto principal del Museo es una copia del Cilindro de Ciro (cuyo original está en el Museo Británico), que para algunos es considerado como el primer documento de derechos humanos en el mundo.

Mausoleo del imam Khomeini

f3

Alberga la tumba de Ruhollah Moosavi Jomeini y Ahmad Jomeini, su segundo hijo, que murió en 1995. Se encuentra al sur de Teherán, en el cementerio Behesht-e Zahra. La construcción comenzó en el año 1989 tras la muerte de Jomeini, el 3 de junio de ese año.

El complejo todavía está en construcción, pero cuando esté terminado será la pieza central con una extensión compleja de más de 20 km², con un centro cultural y turístico, una universidad de estudios islámicos, un seminario, un centro comercial, y un estacionamiento para 20.000 vehículos. El gobierno iraní ha dedicado unos 2.000 millones de dólares a este desarrollo.

f2

Teherán, la entrada al Irán profundo
Comentarios