lunes. 04.03.2024
Zaldi | Museo de las Encartaciones | Sopuerta (Vizcaya)

La esencia misma del siglo XX y sus horrores en La guerra civil española en el País Vasco. La obra se encuentra en El Museo de Las Encartaciones, en el Fondo Patrimonial, patrimonio Conservado y se inspiró en la tragedia del pueblo de Zalla y los efectos tremendamente devastadores de las bombas lanzadas el 21 de junio de 1937 por la Legión Condor alemana (una fuerza de intervención enviada por el III Reich en ayuda de las tropas del general Francisco Franco).

Zaldi, representa la divinidad vasca que adopta la forma de caballo, aparece en numerosas leyendas y en el contexto histórico representa un episodio enmarcado en el contexto de la Guerra Civil española

La Luftwaffe ​​​​había bombardeado durante horas la indefensa comarca de Zalla en 1937, que quedó arrasada dejando sólo escombros. Un bombardeo indiscriminado contra la población civil que marcaría el inicio de las atrocidades típicas de las guerras del siglo XX. Tras esto, Lezama se sintió obligado a documentar el hecho para las generaciones venideras y esculpió la obra.

El resultado fue una escultura de casi 1 metro y medio de alto por más de 25 de ancho que es hoy la ilustración perfecta de los desastres de la guerra, tomando la herencia del arte-denuncia. Zaldi es una obra de arte surrealista creada en 1989 por Xabier Lezama Perier con la madera procedente de la última restauración del Museo de Las Encartaciones, realizada por los arquitectos Javier Muñoz y Josu Urriolabeitia.

Esta última gran reforma del edificio consolidó su conversión en un museo moderno que tiene como objetivo promover el estudio, la investigación y la difusión de todos los aspectos culturales, la historia, antropología, patrimonio y arte. Forma parte de la idiosincrasia, las tradiciones en torno a la mitología que protagoniza la obra del escultor. Zaldi, representa la divinidad vasca que adopta la forma de caballo, aparece en numerosas leyendas y en el contexto histórico representa un episodio enmarcado en el contexto de la Guerra Civil española. El ataque aéreo sobre el pueblo de Zalla, un recuerdo de la historia de la guerra civil y sus atrocidades. 

Patxi Xabier Lezama Perier,  es uno de los escultores vascos contemporáneos considerado uno de los principales renovadores de la escultura vasca. Creció en la dictadura franquista de España; experiencia que le marcó de por vida, y marcará también su arte y su forma de expresarse. Alejada de los circuitos, la obra del artista es indispensable para entender la escultura y el arte vasco de nuestro tiempo.

Durante los años 80 se interesó especialmente por la mitología e historia vasca. La toma de conciencia de la importancia de la cultura vasca (su origen, su historia y sus tradiciones), así como el proceso de modernización del folclore por parte de la vanguardia para dotar de una nueva mirada a cuestiones ancestrales.

En la década de los 90, con su empleo en la fragua, empieza a moldear el hierro con la técnica de la forja y desarrolla un concepto escultórico de formas arquitectónicas. Emprende un ciclo de esculturas no imitativas, yendo en aumento su preocupación por el arte y la cultura vasca. La escala en el Totemismo había sido abordada a finales de la década de los 80 en su indagación plástica étnico-cultural. 

El simbolismo antibélico de Xabier Lezama