#TEMP
domingo 22/5/22

Sicko

ANTONIO DURÁN ESTRADA
Cuando todo apuntaba al pase televisivo, se ha estrenado en España el último documental de Michael Moore. Este retraso ha ocasionado dos cosas: por un lado que la película haya perdido gran parte de su vigencia. Y por otro, debido al apogeo del pirateo en internet, la mayor parte del público potencial al que va destinada la cinta seguramente la ha visto ya...
NUEVATRIBUNA.ES - 19.5.2009

Dicho esto, Michael Moore es uno de esos cineastas capaces de lo mejor y de lo peor. Lo mejor, cuando se pone tras la cámara y lo peor cuando se pone delante de ella. Si se limita a contar los hechos con ironía, crudeza, pasando del humor a la tragedia, todo marcha. Pero si le ven aparecer en la pantalla como martillo del capital, mejor salir corriendo.

“Sicko” denuncia lo indefendible del sistema sanitario estadounidense, donde la gente se muere por no poder pagar la factura del hospital. Durante la primera parte muestra como se fundó este sistema, quien está interesado en que se mantenga y sobre todo, el cruel e inhumano trato a los pacientes. Si el espectador abandona la sala en este momento, estará seguro que ha visto una buena película. Pero si aguanta y llega a ver cuando Michael Moore entra en escena, la película le parecerá un verdadero delirio.

La visita a Londres y París hace que los espectadores europeos se lleven las manos a la cabeza literalmente (es lo que la gente hace en el cine cuando llega este momento) y la visita a Cuba y Guantánamo hace frotarse las manos a todos los detractores del cineasta.

El final, con Michael Moore donando dinero a uno de sus enemigos de manera altruista, hace pensar que, desgraciadamente, el realizador ha perdido el norte por completo. Una verdadera lástima.

Aún así, por la primera hora de metraje y lo necesario de denunciar este tema, merece la pena acercarse a verla.


"Trailer de "Sicko"

Sicko
Comentarios