CRÍTICA LITERARIA

“S.A.C Rebajas de Otoño”, el absurdo y la distopia

En  “S.A.C. Rebajas de Otoño” se entrelazan la realidad y la ficción, como si la una fuese dependiente de la otra. 

Encasillar la obra dentro de un género literario es tarea imposible, porque si bien se trata de un relato distópico, el recurso del humor y el absurdo se transforman indispensables para la descripción de una sociedad que no logra ver su propia decadencia

En “S.A.C. Rebajas de Otoño” se entrelazan la realidad y la ficción, como si la una fuese dependiente de la otra. El escenario en el que transcurre el relato no difiere de manera significativa de ese otro en el que actuamos a diario. Sin embargo la discreta distorsión de ciertos hechos y la evidencia de un futuro similar al presente, demuestran que los acontecimientos que van revelándose entre línea y línea, hablan sin tapujos de una mera tergiversación de la realidad. La ficción se transforma entonces en una simple excusa para que el autor despliegue su visión de la sociedad como fenómeno, como un ente vivo y enloquecido que se autodestruye, que no disimula su propia estupidez, que hace alarde –incluso- de una insana ignorancia.

El primer capítulo del relato gira en torno al hallazgo del cadáver de Rubén, un treintañero ermitaño al que sólo visitan, de vez en cuando -y sólo por interés- Julián y el Ruso, sus dos únicos amigos. Las dudas respecto de la muerte de Rubén se convertirán en una obsesión que finalmente acabará por desvelar un oscuro enigma. Pero para llegar a esto habrá que sortear un camino de revelaciones y vaticinios, cuyo emisor será un curioso personaje de avanzada edad, que se encargará de advertir los riesgos de conocer la verdad. “La verdad puede resultar nociva para su salud”, aclara el anciano al que conoceremos como Don Jensen, antes de convertirse en una pieza fundamental de esta suerte de rompecabezas en el que se despliegan múltiples géneros literarios.

“S.A.C. Rebajas de Otoño” no esquiva la crítica social, sino que la enmarca dentro del relato para que sean los protagonistas del mismo quienes se afanen en un esfuerzo absurdo, plagado frases hechas y lugares comunes que se expondrán como profundas reflexiones. Intencionalidad pretendida como efecto espejo a través del cual nos observamos a nosotros mismos. Las redes sociales, la publicidad, el consumo, el individualismo, las religiones, las modas, etc, forman parte del cóctel de temas “trascendentales” que el viejo Jensen expondrá ante sus interlocutores, a quienes exigirá discreción, ya que toda esta suma de superficialidades conducirá hacia una extraordinaria revelación.

Encasillar “S.A.C. Rebajas de Otoño” dentro de un género literario es tarea imposible, porque si bien se trata de un relato distópico, el recurso del humor y el absurdo se transforman indispensables para la descripción de una sociedad que no logra ver su propia decadencia.