jueves. 25.04.2024
Calle Alcalá y Puerta del Sol Republicanas
Calle Alcalá y Puerta del Sol Republicanas

“Es propio de aquellos de mentes estrechas / embestir contra todo aquello que no les / cabe en la cabeza” (Antonio Machado)

¡Qué Jueves Santo tan contradictorio,
qué a contramano nos viene este Jueves que fue,
originalmente, martes, para casarse y embarcarse!
Celebrábamos un advenimiento, una parusía del inicio
de nuevos tiempos, en medio de alborozos y alegrías.

Nonagésima primera vez que festejamos
una veterana esperanza, una estampida de luz.
Nada de Pasión y Muerte, nada de Descendimientos;
no decaer sino desbordar la Vida, exprimirla, rebosarla.

Se hace tarde, es vital dejar los presentes encima de la mesa,
colocar un mantel nuevo de colores y franjas moradas:
el fulgor de tener y compartir la misma condición,
un ansia “fieramente humana” de compartir.

Una algarabía vibrante y entusiasta colma la “ca” Alcalá y Sol.
¡Viva este día luminoso! Pero que viva cerca,
en medio de nosotros y nuestras certidumbres,
sin tener que desterrarnos al barrio de la melancolía;
ya no quedan tranvías ni vías ni troles.

Al mirar vuestras fotografías denotamos lo obvio;
quedan heridas: bisabuelos, abuelos, padres, niños yunteros,
 profesores, sirvientas, jardineros, mineros, guardas,
obreros de artes gráficas y otros laburantes; además de coetáneos coleantes.

Nos interpelan, nos inquieren por cuestiones candentes:
“somos perdedores, gente feliz con lágrimas, resucitamos para pediros:
verdad, justicia y reparación. No lo echéis en saco roto.
Tenemos muchas jornadas, muchos días aviesos sin la celebración de hoy,
para recordar nuestras derrotas, nuestras desgracias pretéritas y presentes”.

Domingueó este Jueves Santo, reaparecemos, resurgimos tres días antes.
¡Viva la República! ¡Viva el 14 de abril republicano!
(Nonagésimo primer aniversario de la proclamación de la II Republica Española)

Y era martes, era fiesta