martes 23.07.2019
Películas para ver en Pascua

Entre la razón, la fe y la superstición

Entre la razón, la fe y la superstición

Recuerdo la primera vez que vi como el mar se alejaba de la playa. Era una mañana de las vacaciones de Semana Santa, yo tenía 13 años, mi abuelo acostumbraba llevarnos a vacacionar a Punta Baja una hermosa playa escondida de la civilización en Sonora, México. Un lugar tan despoblado, que un día me tocó ver y ayudar a regresar a una ballena encallada, también a un delfín, pero por este ya no pudimos hacer nada, ya que tenía días fuera del mar. Recuerdo esa mañana, gritos por todos lados, “¡miren se fue el mar!” nos levantamos todos emocionados, eran las cinco de  la mañana,  el mar se había marchado, me levanté emocionado y con muchas preguntas en mi cabeza, como a cualquier niño me sorprendían esos sucesos. Junto a mi papá, empezamos a caminar algunos kilómetros, era imposible alcanzar el mar, había desaparecido, de pronto, poco a poco empezó a regresar la marea, muy lentamente, primero nos llegó el agua a los pies, y como buenos mexicanos no faltaron las bromas para asustar a los más pequeños, mientras caminábamos el agua subía lentamente, así que decidimos regresar, de pronto llegó más agua, nos dio miedo y comenzamos a correr, entre risas y nervios, finalmente llegamos a la orilla, con el agua ya en nuestra cintura. Este bonito recuerdo me llevó a entender cómo el suceso de Moisés pudo haber sido, no con la fantasía y los efectos especiales que vemos en el cine, que entiendo porque se tienen que hacer, esa emoción que sentí a mis 13 años, solamente puede contarse con ese tipo de efectos. Creo que esos fenómenos naturales nos llevan a creer o imaginar cosas, sin embargo hay que hacer uso de la razón para no caer en la superstición, aunque creo que para que Moisés haya coincidido en el momento justo para cruzar, tuvo que haber hecho uso de la Fe. Muchas cosas que no entendemos en nuestra vida y nuestra historia desde A. C. y hasta la fecha no tienen explicación lógica, pero no tiene por qué tenerla. Aunque hay otras que sí, como los fenómenos naturales, estoy seguro que ahora podemos explicar el por qué el mar se aleja, pero también no podemos explicar cómo hubo una planeación tan perfecta que los llevó al momento justo en el que necesitaban que eso sucediera. La película de Exodus: Gods and Kings del director Ridley Scott, es una buena propuesta de la lucha entre las decisiones humanas, la razón y el entendimiento de lo espiritual. Y aunque disfruto de los efectos especiales sé que no son la realidad, pero gracias a los efectos visuales, tanto en la versión antigua como en la moderna, me llevan a recordar la emoción que sentí cuando niño.

Otra película que disfruté mucho, fue la nueva versión de Ben-Hur del director Timur Bekmambetov, no quiere decir que no haya visto la versión de Charlton Heston, aunque la primera versión es una obra maestra, la de ahora tiene unos efectos especiales y tecnología cinematográfica que hacen volar la imaginación. Sin embargo, este filme me llevó a reflexionar gracias a una secuencia. Y me refiero al momento del barco, me llevó a recordar la visión artística, presente en muchas obras cinematográficas, la del montaje que interpreta el pago o purga de los pecados, creo que así es como se siente, es decir, estar atrapado en un barco, en el que no se tiene salida, se repite lo mismo, todos los días a todas horas, es decir remar y remar, sin comida, sin rumbo, abandonado y con alguien que te está castigando si dejas de remar. Para mi así es como te lleva a vivir el pecado, que como Judah Ben-Hurcuando cuando sale de esa situación, cualquier otro lugar o trabajo se convierte en un cielo.

En esta época no podría dejar de recordar la Pasión de Cristo y aunque se han filmado varias películas, la de Mel Gibson es la película que para muchos se consideró la más cercana a la realidad. Creo que al entender el arte cinematográfico es la única que logra transmitir la emoción que hace sentir la crueldad humana. La exageración de la sangre, el sufrimiento, en esa película, saca lágrimas a muchos, y aunque algunos historiadores Romanos narran el suceso, hay quienes en la actualidad dudan de la propuesta de Mel Gibson. Y aunque esta historia debió ser contada así, creo no es lo más importante del Cristianismo, ya que para mí, lo más importante de la crucifixión es el acto de amor, de valentía y el ganarle al dolor, a la muerte y todo esto por amor a quienes lo están crucificando. Quiero comentarles que ya se está haciendo la parte de la resurrección, dirigida por Mel Gibson y estelarizada de nuevo por Jim Caviezel, este actor que ha sido tocado por la primer interpretación de Jesús, y lo ha llevado a vivir una conversación en su vida. Ya la estoy esperando, va a ser una película muy interesante y además creo lo más importante que vino a dejar la historia de Jesucristo es el fin a la esclavitud del pecado. Y así, como a los 13 años aprendí que el mar se puede ir, desaparecer y regresar, como en Moisés, también este suceso histórico para mí tiene verdades dentro de la historia de las culturas del Mundo.

El cortometraje que les recomiendo hoy The Most Beautiful Thing de Cameron Covell:

Comentarios