Los pueblos malditos de España

A lo largo de la historia de España nos encontramos con tres pueblos que han sido malditos para la inmensa mayoría de la población, siendo la Iglesia y la monarquía, los principales sustentadores de la represión salvaje que estos pueblos han sufrido a lo largo de su historia.

Vamos a conocer la historia de estos pueblos masacrados dentro del Estado español:

Los chuetas mallorquines.
Los agotes navarros.
Los vaqueiros de alzada de Asturias


LOS CHUETAS MALLORQUINES

Los chuetas son un grupo social, localizados en la isla de Mallorca. Eran los descendientes de los judíos mallorquines convertidos al cristianismo, que permanecieron en la isla cuando los judíos fueron expulsados. Los chuetas han conservado a lo largo de la historia la conciencia colectiva de su origen, al llevar alguno de los apellidos, de linaje converso, afectado por las condenas inquisitoriales por ser acusados de cripto-judaísmo en el último cuarto del siglo XVII, o por estar estrechamente emparentados con ellos.

pueblos 1

Barrio del Segell, lugar donde vivían los chuetas y antigua judería menor de la ciudad.

Históricamente los chuetas siempre han sido estigmatizados y segregados, por lo cual, y hasta la primera mitad del siglo XX, han practicado una estricta endogamia que como veremos en los otros dos pueblos, también se da. Hoy en día, entre 18.000 y 20.000 personas en la isla son portadoras de alguno de los apellidos típicos de los conversos.

pueblos2La iglesia mallorquina hizo grandes esfuerzos desde finales del siglo XIV para conseguir la conversión de los judíos de la isla. Sin embargo, sus éxitos fueron prácticamente nulos. (En la imagen: Tribunal de chuetas).

Esta situación cambió a raíz del asalto a las juderías mallorquinas producidas en el año de 1391. ¿Qué sucedió?  La aristocracia mallorquina estaba expoliando a los payeses y estos se rebelaron contra dicha situación. La aristocracia mallorquina ante el temor de esta revuelta, se refugió en el castillo de Bellver. Éstos consiguieron que estas demandas se centraran como ya era habitual en los judíos y al grito “solo los judíos son la causa de nuestros males” iniciaron el asalto del barrio del Segell.

Fruto de este ataque se produjeron más de trescientos judíos muertos, al que pudo supervivir se le robó todo, abocándoles a la miseria. Se les prohibió practicar su religión, disponer de su propiedades, no podían comprar o vender. Aquellos judíos que sus casas fueron quemadas se les prohibieron comprar casa nueva. Se les impedía que abandonaran las islas y el que lograba fugarse, sus bienes eran confiscados a los treinta días de su desaparición. El objetivo era cristianizarlos a la fuerza.

Junto a este hecho, debemos unir las predicaciones realizadas por San Vicente Ferrer en el año 1413, que intentaba convertir al mundo judío. Estos acontecimientos provocan situaciones de riesgo y peligro para el mundo judío. Debido a esto, se produjeron las conversiones en masa en el año 1435 de todos aquellos que deciden permanecer en la isla. Un número indeterminado salió hacia otras partes del Mediterráneo.

pueblos3¿Qué sucedió? Los judíos mallorquines fueron acusados de practicar en un esclavo árabe los mismos tormentos que los judíos habían practicado con Jesucristo en Jerusalén. Los jueces decidieron que los principales dirigentes fueran quemados vivos después de ahorcarlos. Esto produjo tal pánico que los judíos acudieron en procesión a la catedral, pidiendo a voz en grito ser convertidos y bautizados a la iglesia de Jesucristo.

Esto dio lugar al surgimiento de la figura del converso, que posteriormente dará lugar a la persecución de los apóstatas. A lo largo de la historia de España veremos cómo constantemente son denigrados y perseguidos saltándose cualquier derecho humano mínimo.

Con la creación de la Inquisición en el año 1478, el problema de los chuetas crece. Los conversos se convierten en el centro de su actuación y hacen de chivo expiatorio cuando surgen problemas sociales y se producen las pandemias de hambre, de esta forma poder aplacar la revoluciones de los pobres y mantener a salvo los intereses de los poderosos.

Fue en el año 1488, cuando llegan los primeros inquisidores a Mallorca del tribunal instituido por los Reyes Católicos, que estaban en proceso de crear un Estado-nación. Para ello necesitaban una uniformidad social y religiosa, por lo que sobraban los judíos y los moriscos en el país, de ahí viene su expulsión de todos aquellos que no se conviertan al cristianismo.

La llegada de la Inquisición a la Corona de Aragón, supuso un gran número de quejas y muestras de rechazo generalizado. Su objetivo central fue la represión del mundo del judaísmo. Aplicaron los Edictos de Gracia, procedimiento de autoinculpación por herejes que conlleva condenas severas.

Estos Edictos de Gracia de los años 1488 /1492, consiguieron que la nada desdeñable cifra de 559 mallorquines, reconocieron que realizaban prácticas judaicas. Gracias a esto, la Inquisición obtuvo los nombres de la mayor parte de los judaizantes mallorquines, sobre los cuales, junto con sus familias y sus círculos más próximos, sufrieron una durísima represión.

pueblos 4Hasta el año 1544, 239 se adhirieron al cristianismo. Además, sufrieron cárcel 537, de los cuales fueron ajusticiados ochenta y dos mediante las hogueras, y el resto, 455 murieron en la cárcel o se fugaron de la misma. (En la imagen: La tortura de los chuetas).

El periodo de tiempo que va del año 1545 a 1673 se caracteriza por la reducción del número de chuetas, debido a la huida o por la adhesión incondicional al catolicismo de la mayor parte de los que quedaron. En esta época, se comenzó a dar los estatutos de limpieza de sangre a las organizaciones gremiales y órdenes religiosas.

Sin embargo, unos pocos conversos que se concentraron en torno a algunas calles, que eran integrantes de organizaciones gremiales y mercantiles específicas, seguían practicando el judaísmo, lo que hizo que tuvieran una gran endogamia.

pueblos 5El fiscal de la Inquisición Juan de Fontamar envió en el año 1632 un informe a la Suprema Inquisición. En dicho informe acusaba a los conversos mallorquines de treinta y tres cargos, entre los que cabe destacar la negativa a casarse con cristianos viejos, la práctica del secretismo, junto a la imposición de nombres de origen judío a sus hijos. Además, la identificación de la tribu de origen y la concertación de matrimonios en función de este hecho. (En la imagen: Portada de la segona edició de "La Fee triunfante..." 1755).

También cabe destacar el desprecio e insultos a los cristianos, junto al ejercicio de profesiones relacionadas con pesos y medidas, con el fin de engañar a los cristianos; obtención de cargos dentro de la iglesia, para después burlarse con impunidad; aplicación de un sistema legal propio; realización de colectas para sus pobres; financiación de una sinagoga en Roma; y la realización de reuniones clandestinas;

Junto a todo esto, estaba el seguimiento de prácticas dietéticas judías, incluidas las del sacrificio de animales y las de los ayunos, además de la observancia del Sabbat, la evitación de los servicios religiosos en el momento de la muerte. Sorprendentemente, la Inquisición no actuó en aquel momento.

Los descendientes de conversos inician un fuerte proceso de enriquecimiento económico y de influencia comercial en el año 1640. Normalmente, los chuetas trabajaban como artesanos, tenderos y distribuidores al detalle. Pero algunos, empiezan a destacar en otras actividades económicas creando compañías mercantiles complejas, participando del comercio exterior, llegando a controlar el 36% del comercio mallorquín, dominan el mercado asegurador y la distribución minorista de productos de importación.

Estas empresas son regentadas habitualmente, sólo por conversos y destinan parte de sus beneficios a obras de caridad en el seno de la comunidad, a diferencia del resto de la población, que acostumbra a hacerlo a la iglesia.

pueblos 6Este potente desarrollo económico del sector de los conversos, configura un sistema de estratificación social interna, que crearía una especie de aristocracia del resto del grupo, más tarde denominados respectivamente orella alta y orella baixa, y otras distinciones basadas en la religión, la profesión y el parentesco, que configuran una serie de alianzas entre algunas familias, las cuales tienen una gran influencia en las prácticas endogámicas de la época.

Durante más de ciento treinta años la presencia de los judíos conversos desaparece, pero es a partir del año 1670 cuando se vuelve hacer frecuente en la documentación tanto gremial, fiscal, inquisitorial, cuando se vuelve a poner de actualidad la existencia del grupo social de los chuetas.

¿Por qué vuelve a actuar la Inquisición?

Las causas no están suficientemente claras, por un lado las necesidades financieras, que muestra Corona y por otro, la preocupación de sectores económicos decadentes ante el ascenso y dinamismo comercial de los conversos, la reanudación de prácticas religiosas en comunidad, en lugar de limitadas al ámbito doméstico.

Un comerciante informaba a la Inquisición en julio de 1672 que unos judíos de Livoro (Italia) le habían pedido referencias sobre los judíos de Mallorca llamados Forteses, Aguilóns, Tarongins, Cortesos, Picons, etc. En el año 1673, un barco con un grupo de judíos expulsados de Orán (Argelia) por la corona española y con destino en Livorno, hizo escala en la Ciudad de Mallorca.

La Inquisición detuvo a un joven de unos diecisiete años, nacido en Madrid, que de niño huyó a Berbería, la actual Argelia, con sus padres conversos. Este joven se negó al arrepentimiento y finalmente fue quemado vivo en Mallorca en el año 1675.

pueblos 7Su ejecución provocó una gran conmoción entre los judaizantes, a la vez que fue objeto de gran admiración por su persistencia y coraje. Este mismo año, unas criadas de conversos informaron a su confesor del conocimiento que tenían de las ceremonias judaicas que practicaban sus amos, a los cuales habían espiado. (En la imagen: Escudo de la Inquisición usado en Mallorca).

La Suprema Inquisición ordena a la Inquisición mallorquina actuar sobre el caso de la confesión de las criadas en el año 1677. En ese año los observantes que eran los seguidores de la Ley de Moisés se reunían en un huerto de la ciudad, donde celebraban el “día del perdón”, el Yom Kipur judío. Se procedió a la detención de Pere Onofre Cortès, que era el amo de una de las criadas y propietario del huerto, junto con cinco personas más. A partir de este hecho se detiene a lo largo de un año a 237 personas.

Ayudados por funcionarios corruptos, los acusados pudieron acordar sus confesiones, sólo dieron muy poca información y delatar al mínimo número de conversos. Todos los acusados solicitaron el retorno a la iglesia y fueron acogidos nuevamente en la misma. Estos procesos son conocidos con el nombre de la conspiración.

La sanción que impuso la Inquisición consistió en la confiscación de todos los bienes de los condenados, valorados en dos millones de libras mallorquinas, que fueron ingresadas en moneda circulante que representaba unas 654 toneladas de plata.

Se celebraron cinco Autos de fe en la primavera del año de 1679. El primero de los cuales fue precedido por la destrucción, y siembra de sal en el huerto donde se reunían los conversos. Se pronunció una sentencia condenatoria contra 221 conversos. Los que tenían condena de prisión, serían llevados a cumplir la pena en las nuevas prisiones que había edificado la Inquisición con los bienes confiscados.

En medio de este proceso, un hecho precipitó una nueva oleada inquisitorial. Rafel Cortès se había casado en segundas nupcias con una mujer de religión católica. Sus familiares no lo felicitaron por la boda y lo acusaban de malmezclado.

Rafel Cortés por despecho denunció a algunos conversos ante la Inquisición. Sospechando que había habido una delación general se acordó una fuga en masa. Un gran grupo conversos se embarcaron ilegalmente el siete de marzo del año 1688 en un barco inglés con destino a la ciudad holandesa de Ámsterdam, pero el barco no pudo zarpar por un repentino temporal y de madrugada los conversos embarcados volvieron a sus casas. La Inquisición fue advertida y todos fueron detenidos.

pueblos 8Estos procesos duraron durante tres años, con un estricto régimen de aislamiento, que evitó cualquier componenda, lo que debilitó la cohesión del grupo. La Inquisición, en cuatro autos de fe, condenó a ochenta y ocho personas en el año 1691; de estas, cuarenta y cinco fueron encarceladas: cinco quemadas en estatua y treinta y siete, quemadas vivas. Lo presenciaron treinta mil personas. (En la imagen: Portada interior de La Sinagoga Balear).

Estas condenas comportaban otras penas que debían aplicarse durante al menos dos generaciones. Los familiares directos de los condenados, así como sus hijos y nietos, no podían ocupar cargos públicos ni ordenarse sacerdote. Estas dos sanciones siguieron vigentes como llevar joyas por la fuerza de la costumbre, más allá de las dos generaciones estipuladas.

Ya en el siglo XVIII, la Inquisición llevó a cabo dos procesos individuales. En el año 1718, Rafel Pinya se auto inculpó espontáneamente y fue reconciliado. El otro caso fue en el año 1720 cuando Gabriel Cortès, que se había fugado a Alejandría (Egipto) y convertido formalmente al judaísmo, fue encarcelado y quemado en estatua, siendo el último condenado a muerte por la Inquisición mallorquina. Es a partir de estos últimos hechos, cuando se puede empezar a hablar, en su sentido moderno, de los chuetas.

pueblos 9El jesuita y teólogo Francesc Garau publicó en el año 1691 “La Fee Triunfante en quatro autos celebrados en Mallorca por el Santo Oficio de la Inquisición en qué an salido ochenta i ocho reos, i de treinta, i siete relajados solo uvo tres pertinaces”. La finalidad la intención del libro era perpetuar el recuerdo y la infamia de los conversos y contribuyó notablemente a dar las bases ideológicas a la segregación de los chuetas y a perpetuarla.

Fue reeditado en el año 1755. Se usó como base argumental para intentar limitar los derechos civiles de los chuetas. Debemos saber que en el siglo XX se ha vuelto a reeditar, aunque con intención contraria a la de su autor.

Cuando se produce la Guerra de Sucesión entre los Borbones y los Austrias, los chuetas se dividieron. La dinastía francesa era percibida como un elemento de modernización en materia religiosa y social, esperándose de ella una actitud muy distinta a la represión y discriminación, que se había sufrido a lo largo de la dinastía de los Austrias.

Un pequeño núcleo de chuetas, comandado por Gaspar Pinya, importador y negociante de ropas y proveedor de la nobleza botifler, participó de manera muy activa en favor de la causa felipista. Debemos saber, que el conjunto del Reino de Aragón apoyaba incondicionalmente a los Austrias  La conspiración fue descubierta en el año 1711 y sufrieron prisión y embargo de sus bienes, aunque, al finalizar el conflicto, serían recompensados con el privilegio de llevar espada o con oficios públicos no remunerados.

Se designaron un grupo de seis diputados en el año 1773, conocidos popularmente con el nombre de perruques, que demandaron al rey Carlos III la plena igualdad social y jurídica con el resto de mallorquines.

pueblos 10Las Cortes realizaran consultas a las instituciones mallorquinas, pero estas se opusieron a las pretensiones de los descendientes de los conversos. Todo llevó a un largo y costoso proceso, en el cual las partes pusieron sobre la mesa sus argumentos de manera apasionada. Los documentos elaborados dan fe, de hasta qué punto la discriminación era un hecho con profundas raíces ideológicas y de la perseverancia en sus exigencias de igualdad. Sin embargo, las Cortes habían mostrado su total acuerdo con las demandas de los chuetas.

En octubre del año 1782, a pesar del apoyo de las Cortes, el fiscal de la Real Audiencia de Mallorca y de saber que el resultado de las deliberaciones había sido favorable a los chuetas, elevó un memorial, acompañado de argumentaciones de alto contenido racista, en el que se proponía la suspensión del acuerdo y el destierro de los chuetas a Menorca y Cabrera, donde serían confinados con fuertes restricciones de su libertad. ​

Finalmente, el rey se inclinó tímidamente en favor de los chuetas y el veintinueve de noviembre del año 1782, se firmó la Real Cédula, decretándose la libertad de movimientos y residencia, la eliminación de cualquier elemento arquitectónico distintivo del barrio del Segell, la prohibición de insultos, maltratos y el uso de expresiones denigrantes.

El rey se muestra favorable a concederles plena libertad profesional y participación en la marina y el ejército. Ordenó que estas disposiciones no se hiciesen efectivas hasta que, pasado un tiempo, se calmaran los ánimos.

Con la llegada de la Constitución de 1812, se suprime la Inquisición que tanto daño había hecho a los chuetas y plantea la igualdad civil, lo que hace que los chuetas apoyen con entusiasmo la causa liberal.

Cuando se producen gobiernos liberales progresistas en España, los chuetas crean sociedades recreativas y de socorros mutuos, e incluso entran en las instituciones de la mano de los partidos liberales. El primero fue Onofre Cortès en el año 1836, siendo designado concejal del Ayuntamiento de Palma. Por primera vez desde el siglo XVI, un chueta ocupaba cargos institucionales. A partir de ese momento, será habitual su presencia en el Ayuntamiento de Mallorca y en la Diputación Provincial.

Se produce una dualidad de planteamientos en los últimos años del siglo XIX dentro de los chuetas, por un lado hay un grupo minoritario pero influyente, que era liberal y posteriormente se hará republicano y anticlerical, que se muestra beligerante en la lucha por la liquidación de cualquier rastro de discriminación El otro grupo, que era mayoritario, era ideológicamente conservador, fervorosamente religioso y se mostraba partidario de pasar desapercibido.

Las familias acomodadas dieron a sus hijos una elevada formación intelectual y jugaron un importante papel en los movimientos artísticos que se dan en Mallorca en esa época. Hay que destacar el papel primordial que tuvieron en la Renaixenca catalana, en la defensa de la lengua y en la recuperación de los Juegos Florales.

pueblos 11Destaca la figura de Josep Tarongí Cortés que era sacerdote y escritor. Cursó estudios religiosos con dificultades, se tuvo que ordenar, licenciar y obtener una canonjía fuera de Mallorca a causa de su origen. Protagonizó la mayor polémica sobre la cuestión chueta del siglo XIX, al serle prohibido predicar en la iglesia de Sant Miquel en el año 1876. Esta prohibición provocó un debate con otro eclesiástico Miquel Maura, que era hermano del político Antonio Maura, que tuvo una gran trascendencia dentro y fuera de la isla.

Se producen cambios en Mallorca en el primer tercio del siglo XX, pues se inicia su expansión demográfica fuera de las murallas y de esta manera atrajo a nuevos residentes para los cuales la condición de chueta no significaba nada. La economía mallorquina evolucionó hacia modelos menos tradicionales, empezándose a alterar la adscripción profesional por razón de nacimiento.

Entre enero y octubre del año 1923, el urbanista y político Guillem Forteza Pinya fue alcalde de Palma. Durante la Dictadura del general Primo de Rivera, será alcalde de Palma, Joan Aguiló Valentí y también Rafel Ignasi Cortès Aguilar.

Durante la Segunda República, el laicismo que se aplicó hizo que gran parte de los chuetas simpatizaran con el nuevo modelo de Estado, de la misma manera que anteriormente lo habían hecho con las ideas ilustradas y liberales,  ​ Durante la época republicana, por primera vez, ofició un sacerdote chueta el sermón en la catedral, hecho que tuvo gran importancia simbólica.

Con la llegada de la Dictadura de Franco se hicieron “listas y encuestas” para un eventual control de los chuetas, a los cuales se consideraban vinculados a los judíos europeos y así preparar su eventual deportación a los campos de exterminio nazis. El obispo Miralles ordena hacer un informe para saber el número de afectados. Dicho informe eleva muchísimo el número de chuetas, con la finalidad de hacer imposible su deportación.

El prejuicio contra los chuetas empezó a desaparecer irreversiblemente con la implantación de un modelo económico basado en la explotación industrial del turismo, a partir de la década de los años cincuenta, ​ causante de grandes cambios demográficos y del crecimiento urbano que ha alterado definitivamente la estructura social tradicional.

pueblos 12

Plano del entarimado del acto de fe de 1675 en Mallorca.

Se publica el libro “Los descendientes de los Judíos Conversos de Mallorca. Cuatro palabras de la verdad” en el año 1966, escrito por Miquel Forteza i Pinya que provocó una gran polémica sobre la cuestión chueta.

pueblos 13En este momento se puede situar simbólicamente el arrinconamiento al ámbito privado de las actitudes discriminatorias, desapareciendo, prácticamente, sus expresiones públicas. (En la imagen: Penitenciado chueta por Francisco de Goya).

La libertad de culto privado establecida por las leyes del final del franquismo, propicia el contacto con el judaísmo. El judaísmo y los chuetas han tenido una relación de cierta ambivalencia por el hecho de tratarse de judíos de tradición cristiana, hecho no contemplado por las autoridades políticas y religiosas de Israel.

En distintos momentos históricos, surgen personajes singulares que destacan por su lucha en favor de la igualdad de derechos de los chuetas. Por el contrario, la sociedad circundante, especialmente las instituciones civiles y religiosas, se armaron de un corpus doctrinal de resistencia a la igualdad, a partir de “La fe triunfante”, que se desarrolla en el siglo XVIII y ha perdurado hasta el XX.