viernes. 12.07.2024
poemario_megan

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Raquel Casas Agustí @raquel_casas_a

Todo el mundo conoce a Megan Fox, a la actriz exitosa. Muchos la aman. Algunos la admiran e imitan, pero pocos conocen la toxicidad de su última relación. Este libro va dirigido a todos aquellos seguidores y admiradores de su trabajo.

El libro empieza con un texto en forma de carta a modo de introducción que empieza con el típico “Querido lector” y donde nos avanza lo que vamos a encontrar en sus versos: “Y un día pasó. Uno de estos idiotas me destrozó. Y de mí han brotado estos poemas que dicen todo lo que antes no podía expresar… aislamiento, sufrimiento, autolesiones, desesperación, anhelos, inquietudes, rabia y en general preocupaciones”. Si bien la premisa del libro promete una profunda exploración emocional, la ejecución deja mucho que desear.

El estilo de Fox, aunque claramente directo y emotivo, carece de la originalidad necesaria para destacar en poesía. Los poemas, a veces brevísimos, otros largos, primero en verso y luego en prosa, son irregulares en profundidad, ritmo y recursos literarios. Estos son más bien escasos porque la autora prefiere describir situaciones vividas de forma explícita, incluso en algún caso en forma de lista: “Mi protector/ mi abusador/ mi captor/ mi amigo/ mi amor/ la criatura que/ me busca/ cuando está sedienta/ de lágrimas”.

La mayoría de poemas están repletos de lugares comunes y clichés que no aportan nuevas perspectivas. La literalidad de imágenes violentas y versos típicos como “me estás matando”, “no sabes cómo controlar/ toda la pasión que sientes” o “fantaseo con matarme” pueden resultar incómodos para los lectores.

La estructura y organización de los poemas también es bastante convencional, es decir, la autora no se arriesga formalmente, lo cual podría haber añadido una capa de complejidad y profundidad a su trabajo. Sin embargo, se observa una evolución en la relación amorosa y la actriz pasa de la sumisión inicial (“Prefiero el agonizante abuso psicológico/ de esta traumática relación/ al vulgar tedio/ de una vida normal”) al reconocimiento del maltrato continuo (“me pegas una y otra vez”; “soy una adicta al sufrimiento”), la ruptura de la relación y una última decisión en el poema final, y la posterior recuperación física y psicológica (“Duele/ ver cómo me he/ traicionado a mí misma”).

Si bien es innegable que la autora plasma sus emociones de manera sincerísima, en lugar de explorar las complejidades del dolor con sutileza y matices, sus poemas a menudo son meras descripciones o reflexiones que los hacen caer en lo melodramático. Es evidente la falta de variedad en el tono y en la temática.

A pesar de la falta de habilidad poética de la actriz, Los chicos guapos son tóxicos tiene momentos que destacan. La autenticidad de Megan Fox y su esfuerzo son evidentes, y por ello logra plasmar genuinamente sus sentimientos, su derrota y también la esperanza. Esta sinceridad, y su capacidad para transmitir su dolor de manera directa que puede conectar con aquellos que buscan consuelo en experiencias compartidas, son los puntos fuertes del libro y lo que se espera de unos poemas que relatan una experiencia personal durísima. Por consiguiente, este poemario va dirigido a todos aquellos que buscan una lectura emotiva, desgarradora y sincera.


Portada libro

FICHA

Título original: Pretty boys are poisonous (edición bilingüe)
Autora: Megan Fox
Traductora: Victoria García Gómez
Editorial Cántico
Publicación: mayo 2024
Género: Poesía
190 páginas

DESCRIPCIÓN

Megan Fox hace gala de su humor negro a lo largo de un poemario desgarrador y oscuro. A lo largo de más de setenta poemas, Fox hace una crónica de todas las maneras en que nos amoldamos a la forma de los que amamos, incluso si eso significa perdernos a nosotras mismas en el proceso. "Estos poemas fueron escritos en un intento de extirpar la enfermedad que había arraigado en mí a causa de mi silencio. He pasado toda mi vida guardando los secretos de los hombres, me duele el cuerpo de cargar con el peso de sus pecados. Mi libertad vive en estas páginas, y espero que mis palabras puedan inspirar a otras a recuperar su felicidad y su identidad utilizando su voz para iluminar lo que ha quedado enterrado, pero no olvidado, en la oscuridad", dice Fox. "Los chicos guapos son tóxicos" supone el poderoso debut literario de una de las mujeres más conocidas de nuestro tiempo. Pasa la página, muerde la manzana e híncale el diente al libro más deliciosamente convincente y adictivo que leerás en todo el año. Uno de los bestsellers del año según el New York Times.

​Los chicos guapos son tóxicos