martes 22/9/20

Paraíso de pasiones en el sótano dos

Imagen: Javier Castarnado
Imagen: Javier Castarnado

Salió del coche con el corazón dando golpes en su pecho y el deseo latiendo en el contorno de sus ojos. Llevaba puesta la mascarilla y los guantes de goma. Se aseguró de coger la bolsa de la compra. Era importante, era una señal, un salvoconducto. Lo único que se permitía durante los días de pandemia era acudir a comprar una vez cada cuatro días. Había aparcado en el sótano dos del supermercado. Estaba impaciente. Se sentía un poco delincuente, a la vez que osada, como una nueva Eva,aventurera del extraño presente en un paraíso prohibido por los rigores de los contagios pandémicos. Lo que iba a hacer se saltaba las normas y eso le provocaba una especie de excitación añadida difícil de controlar. Dio un rodeo hasta perderse por un lateral del parking, un lugar oculto a los ojosen el que había quedado con su amante. Ella había visto unos días antes que aquella zona era un punto ciego para las cámaras de vigilancia. No había ninguna.

Comenzaron a moverse de forma frenética, ella encima de él, succionando su sexo como si fuera a engullirlo completamente y él apretándose contra ella hasta que ambos estallaron por dentro

El encierro por la pandemia les había pillado a cada uno en su casa, llevaban un mes sin verse, sin contacto físico real, sin poder acariciarse más allá de con palabras derramadas en susurros, que los bañaban y los cubrían de besos desde la pantalla del móvil. Necesitaban más. Estaban desesperados por verse de cerca, por mirarse a los ojos sin el filtro del plasma y poder acariciarse con las pestañas. Por oler sus cuellos, por beber cada uno de la boca del otro, por sujetar sus rostros entre las manos, apretar sus carnes y rozarse, rozarse y frotarse bien una contra el otro. Su parte animal no resistía más aquella abstinencia de la carne.

Era la hora de comer y el lugar estaba bastante tranquilo. No había rastro de vigilantes ni casi movimiento. La semana anterior al acudir a comprar, ella había notado que a esa hora la vida se paraba, que se abría un paréntesis en el tiempo perfecto para ellos.

Su amante estaba sentado al volante y al verla pasar saltó con agilidad gatuna al asiento trasero. Ella abrió la puerta del coche como quien destapa la sábana de la cama y se tumbó encima de él con suavidad, dejando que el peso de su cuerpo y su calor contagiara de sensaciones el cuerpo de su amante. Ella le retiró la mascarilla lentamente, como si levantara la tapa de un postre de chocolate con nata, y vio por fin sus labios encarnados, sus deliciosos labios encarnados, jugosos, carnosos y acaramelados como una gominola de fresón. Se acercó y le olfateó, paseó su nariz por su cuello y por su cara, por sus ojos, por su pelo…sin quitarse todavía la mascarilla ni los guantes.

Se colocó a horcajadas sobre él, dispuesta a frotarse al ritmo que marcaba el galope de su corazón enloquecido y empezó a notar una presión desbordante, que amenazaba con romper la bragueta del pantalón de su amante si no liberaba esa hinchazón. Él metió su mano por debajo de la falda de ella y le apartó la braga. Con un movimiento rápido se introdujo dentro de ella, deslizándose a placer favorecido por su estado de humedad. Un ardor efusivo de río de lava lo impregnó todo. Ella se incorporó lo suficiente para que él pudiera verla bajarse la mascarilla, con lentitud cinematográfica, por debajo de la barbilla y quitarse los guantes de goma azul añil muy despacio, desnudando sus manos con parsimonia morbosa, como si se tratara de una moderna Gilda, protagonista de la distopía más insólita del siglo XXI. Aquella imagen le enloqueció, y provocó en él un estado de excitación salvaje. Comenzaron a moverse de forma frenética, ella encima de él, succionando su sexo como si fuera a engullirlo completamente y él apretándose contra ella hasta que ambos estallaron por dentro. Se quedaron pegados, una sobre el otro. Sin moverse. No escuchaban nada, ni veían nada del exterior. Solo notaban una especie de runrun suave. El vaho que empañaba los cristales del coche proporcionaba la sensación de que se encontraban fuera del tiempo y del espacio, como suspendidos en un extraño sueño.

Cuando ella tuvo fuerzas para incorporarse un poco y comenzar a recomponerse, limpió la bruma de la ventana trasera izquierda del coche y se asombró con lo que vio. Estaban rodeados de multitud de coches, que se movían de forma rítmica y tenían los cristales tan empañados como los del suyo. Aquél espacio ciego, del sótano dos del gran supermercado del barrio, se había transformado a la hora de la comida en un paraíso del amor, en una especie de Gomorra oculta, clandestina, donde las parejas de amantes separadas por el confinamiento habían encontrado el lugar perfecto para dar rienda suelta a sus transgresoras pasiones. 

Paraíso de pasiones en el sótano dos