domingo 15.09.2019

Pamukkale, Hierápolis... una sorpresa

Pamukkale, Hierápolis... una sorpresa

Viajamos a la Turquía greco romana que es una de las zonas más interesantes de Turquía y que sin embargo es muy poco visitada por los españoles. Les recomiendo que esta zona turca no la pueden dejar de visitar si buscan cultura. Ahí encontraran la increíble Efeso, Mileto, Pérgamo, Bodrum...

¿Me acompaña a descubrir Pamukkale y Hierápolis?


PAMUKKALE

Pamukkale conocido como “el castillo de algodón” es una zona natural situada en el valle del río Menderes en la provincia turca de Denizli, donde se disfruta de un clima templado la mayor parte del año.

Los movimientos tectónicos que tuvieron lugar en la depresión de la falla de la cuenca del río Menderes no sólo causaron frecuentes terremotos, sino que también ocasionaron la aparición de numerosas fuentes de aguas termales. Fueron esas aguas, con su alto contenido en minerales las que crearon Pamukkale.

Además de algún material radioactivo, el agua contiene grandes cantidades de bicarbonatos y calcio que producen la precipitación de bicarbonato de calcio. Cada segundo brotan de estas fuentes 250 litros de agua, dando lugar a la precipitación de 2,2 gr. de creta por cada litro de agua o 0,55 kg de creta por segundo.

pamukkale 1

Con el paso del tiempo algunas fuentes se secaron debido a los terremotos, mientras que otras nuevas surgieron en los alrededores. La formación llega a tener 2.700 metros de largo y 160 de altura.

Los travertinos de Pamukkale son el símbolo de la provincia. Estas formaciones son rocas producidas por la decantación de materiales como resultado de la reacción química. Los fenómenos geológicos, que causaron la formación de las aguas termales. En esta zona existen 17 fuentes de agua caliente con una temperatura 35°C en los inviernos y veranos.

Este fenómeno natural produce gruesas capas blancas de piedra caliza y travertino que bajan en forma de cascadas por la ladera de la montaña, lo que da la sensación de estar ante una catarata congelada

Este fenómeno natural produce gruesas capas blancas de piedra caliza y travertino que bajan en forma de cascadas por la ladera de la montaña, lo que da la sensación de estar ante una catarata congelada. Estas formaciones también adquieren el aspecto de terrazas de travertino en forma de medialuna que contienen una capa de agua poco profunda dispuestas en el tercio superior de la ladera formando escalones, que oscilan de 1 a 6 metros de altura, o estalactitas que sostienen y unen estas terrazas.

Estas fuentes, muy conocidas en la Antigüedad, fueron descritas por el arquitecto romano Vitruvio. Los griegos frigios atribuyeron a sus aguas propiedades terapéuticas, otorgadas por los dioses. Junto con Hierápolis, Pamukkale, está declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año1988.

La actividad volcánica subterránea que causa las fuentes termales también causó que se filtrara dióxido de carbono en una cueva de Hierápolis a la que se llamó cueva de Plutón. Fue bautizada con ese nombre porque la gente que entraba allí moría a causa del gas y se pensaba que era Plutón, dios de los infiernos, el que enviaba ese gas.

Al poco de atravesar la entrada comienza el travertino y deberás descalzarte para no dañarlo, esas son las normas. Es rugoso y no resbala en absoluto, puedes caminar con toda tranquilidad. Sobre la superficie corre una fina capa de agua y no debes pisar fuera de las zonas indicadas, como por ejemplo en las piscinas naturales.

En las piscinas artificiales ubicadas en terrazas a lo largo de la subida está permitido el baño, el agua ronda los 35º C. El atardecer presenta la puesta de sol en Pamukkale queda reflejada en la blanca superficie de su travertino y es de esas que no se olvidan jamás.

pamukkale 2

En la parte superior de la colina se encuentran las ruinas de la ciudad romana de Hierápolis. Si te gusta la arqueología verás que ya justifica el haber venido hasta aquí, independientemente de las formaciones de travertino de Pamukkale.

La ciudad fue construida aprovechando las aguas termales que surgían del suelo y ya en los siglos II y III era lugar de descanso y retiro romano. Se pueden contemplar varias de sus construcciones, como el templo de Apolo, los baños termales, varias puertas monumentales y una enorme necrópolis perfectamente reconocible.

Piscinas al aire libre de agua caliente que te permiten bañarte entre ruinas romanas sumergidas

Su teatro es una maravilla del siglo II que presenta un muy buen estado de conservación y al que se le calcula un aforo de unas 20.000 personas. Es sin duda el mayor atractivo de toda Hierápolis.

Se encuentra un museo con las piezas más valiosas del yacimiento sobre los antiguos baños y no muy lejos de allí se ubica la Piscina de Cleopatra, unas piscinas al aire libre de agua caliente que te permiten bañarte entre ruinas romanas sumergidas.

La Cascada de Ağlayan Kaya, la Roca que llora, que se conoce también como 'Hocanın Yeri' es una absoluta magia de naturaleza que tiene instalaciones acuicultura de trucha.


HIERÁPOLIS
pamukkale 3

En el siglo III a, C. habitantes frigios, bajo la dominación persa construyeron en un promontorio un templo para los habitantes de Laodicea. Tras la conquista de Alejandro Magno y la posterior división del imperio a su muerte, la zona queda bajo la dominación de los seléucidas.

Con la intención de utilizar sus aguas termales, Antioco el Grande funda Hierápolis en el siglo II a. C. como un balneario. Para que la ciudad prospere desplaza a más de dos mil familias judías desde Babilonia y posteriormente desde Judea, llegando esta comunidad a alcanzar los 50.000 miembros en el año 62 a. C.

Después de la batalla de Magnesia en el año 190 a. C, que enfrenta a la Roma de los Escipiones y su aliado Eumenes II de Pérgamo contra los seléucidas de Antioco III Megas. Fue el momento en que Hierápolis pasa a ser controlado por Pérgamo. Cuando el rey de Pérgamo, Atalo III muere en el año 153 a, C, su reino es legado a Roma que lo integra dentro de una de sus provincias.

Durante el periodo de la Roma imperial, Hierápolis se reafirma como centro médico debido a la calidad de sus aguas. Dos terremotos de gran magnitud en los años 17 d. C. y en el 60 d. C destruyeron la ciudad.

La ciudad es reconstruida al estilo romano, edificando un teatro en el año 129 d. C., diversos templos, dos baños, un gimnasio, un Oráculo, una fuente termal y un ninfeo. En el apogeo de la ciudad llegó a tener cien mil habitantes y es referencia en las artes, filosofía y el comercio.

Con la caída del imperio romano, Hierápolis queda dentro del imperio bizantino. La ciudad sigue manteniendo una gran prosperidad al convertirse en un importante centro del cristianismo, donde se venera al apóstol Felipe, martirizado ene laño 80 d. C.

Un nuevo terremoto en el siglo VII d. C y un ataque persa acaban casi completamente con Hierápolos. Sucesivas ocupaciones y el paso de las cruzadas producen que la ciudad sea abandonada a finales del siglo XIV.

El arqueólogo alemán Carl Humann descubre la ciudad en el año 1887 y realiza las primeras excavaciones. El italiano Paolo Verzone lidera unas excavaciones en el año 1957 que han continuado recientemente. En la entrada de la ciudad podemos ver la figura de la Medusa.

Principales monumentos de la ciudad

Templo de Apolo
pamukkale 4

Construido en grandes dimensiones durante la época helenística, se redujo con las reformas producidas en el siglo III, estaba dedicado a Apolo Lairbenos, el dios de la mitología grecorromana relacionado con el dios sol de Anatolia Lairbenos.

El templo está edificado con grandes bloques de piedra sin argamasa. El templo debió tener unas dimensiones de quince metros de ancho por veinte de largo y estaba construido en el estilo dórico.

Hoy en día se conserva una escalera de mármol, parte de los cimientos y alguna columna. Este templo se construyo sobre una falla activa de la que emanaban gases y sobre el que proliferaba un Oráculo. Cerca del templo, hay un área llamada Plutonium, sitio de una antigua grieta que la tradición consideraba una entrada a los infiernos.

Plutonio

Puerta de acceso al Inframundo era una gruta que fue descrita por Estrabón. Bajo el templo hay una cueva de la que emana dióxido de carbono y a la que se denomina la cueva de Plutón, el Dios romano del infierno. Solo los sacerdotes podían descender sin perecer por los gases tóxicos, lo que les proporcionaba un aura de divinos. Los sacerdotes establecieron un Oráculo para que los viajeros preguntaran sobre su futuro. En época cristiana fue tapiado.

Durante las excavaciones realizadas por arqueólogos italianos dirigidos por Paolo Verzone a partir del año 1957, ya se investigó la posible ubicación del Plutonio, que se situaba cerca del templo de Apolo, en un sitio al que se desciende por escaleras con arcadas.

Sin embargo, en el año 2012, otro equipo de arqueólogos italianos dirigidos por Francesco D’Andria encontró una gruta gracias al hallazgo de numerosos cadáveres de aves que habían muerto a causa de los gases tóxicos que salían de la cueva. El posterior hallazgo en el año 2013 de una estatua de Cerbero de metro y medio de altura ha permitido confirmar la hipótesis de que esa gruta hallada en 2012 era Plutonio.

La fuente monumental o Nympheum fue construida en el siglo IV, su fachada en forma de media luna apunta hacia el Sur.

Teatro
pamukkale 5

Construido en el siglo II, se compone de tres secciones: Cávea, Scena, y Orchestra. Edificado sobre una pendiente, la cávea se construyó utilizando la pendiente natural del terreno aún conserva sus formas, que revelan que el teatro tenía capacidad para entre 15 y 20 mil espectadores y dispones de 50 filas de asientos, divididos en siete partes con ocho escaleras intermedias.

Las partes superiores de la scena, que mostraban escenas mitológicas grabadas en mármol, se han derrumbado; tenía cinco grandes puertas esculpidas en mármol, tres en el centro y una a cada lado. La fachada tiene 91 metros de largo. El escenario tiene 3,7 metros de altura y tenía cinco puertas y seis nichos. El teatro fue reconstruido entre los años 2004 al 2014.

pamukkale 6Baños romanos

Se sabe que fueron construidos en el siglo II situados en los extramuros de la ciudad, posiblemente por falta de espacio en el interior. Tienen las clásicas tres secciones: el frigidarium, el caldarium y el tepiderium.

Las secciones, abovedadas, estaban cubiertas y conectadas entre sí, formando un único conjunto. Todas ellas fueron edificadas con grandes bloques de piedra sin argamasa. Presentan unos baños con lujosas losas de mármol y techos abovedados decorados con estuco. En el siglo V d. C fueron reconvertidos estos baños en iglesia cristiana. El sitio aloja actualmente un museo.

Martirio de San Felipe

Monumento de forma octogonal, construido en el siglo V en homenaje a Felipe, uno de los doce apóstoles. Se presume que en el centro se hallaba una escultura representando al santo.

Tumba de San Felipe

Fue un monumento construido en el siglo V d.C. dedicado a San Felipe, mártir de cristianos. El edificio consta de ocho capillas, lo que le proporciona un aspecto octogonal. En el año 2011, el equipo de arqueólogos dirigido por Francesco de D’Andria afirmó haber descubierto, entre los restos de una iglesia de tres naves, la tumba del apóstol Felipe.

Puertas

Se conservan las puertas de la ciudad, construidas en diferentes épocas:

>> Puerta norte es de origen bizantino.  La puerta interior es perpendicular a las murallas de la ciudad. Curiosamente esta puerta quedó en extramuros.

>> Puerta sur, construida en dirección este-oeste durante la era romana, fue reconstruida en la era bizantina al ser desplazadas las murallas de la ciudad unos 100 metros más afuera.

>> Puerta de Domiciano, construida por Julio Frontino, procónsul de Asia Menor en los años 82-83, durante el imperio de Domiciano. La puerta está flanqueada por dos torres circulares Esta puerta monumental romana tiene tres arcos y c construida como un edificio en dos secciones en el siglo V.

Las puertas del norte y del sur están unidas por un camino rodeado de columnas, a cuyos costados se hallan importantes construcciones.

La necrópolis norte

Por la entrada norte se encuentra una inmensa necrópolis casi única en el mundo. Monumentales tumbas y enormes sarcófagos de piedra, algunos de siglo II a. C. se amontonan en los márgenes del camino ideal para pasearlo.

pamukkale 7El ninfeo

Es una fuente monumental en forma de U y se encuentra en lo que era el recinto del templo de Apolo y fue construida en el siglo II d. C. La construcción está dedicada a las ninfas y no era solo ornamental, pertenecía al sistema de distribución de agua, tal como atestigua el sistema de tuberías.

El decumano

Es la calle principal de Hierápolis y tiene algo más de un kilómetro de largo y en su recorrido encontraremos los edificios más importantes de la ciudad.

El museo de los baños romanos

Este edificio alberga unos baños construidos durante el periodo romano en el siglo II d. C. Desde el año 1984 alberga el museo de Hierápolis.

Podemos contemplar tres zonas:

pamukkale 81º Tumbas y estatuas: con una colección de piezas encontradas en este yacimiento y en el de Laodiceia. Sarcófagos, lápidas y estatuas del periodo de ocupación de la ciudad.

2º Pequeños utensilios: una colección que abarca objetos que datan del año 4.0000 a. C. hasta los últimos días de la ciudad: ídolos, cuencos de tierra cocida, vasos de libación, sellos, collares. Piedras preciosas y lámparas de barro. También podemos encontrar una enorme colección de monedas ordenadas por periodos históricos.

3º Ruinas del teatro: los restos más importantes del bello teatro, relieves dedicados a diferentes deidades como Apolo, Artemisa y Dionisios, los momentos históricos como la coronación del emperador romano Septimio Severo. También pasajes mitológicos como el secuestro de Perséfone por Hades.

Pamukkale, Hierápolis... una sorpresa
Comentarios