viernes 30/10/20
PALACIOS REALES

El palacio Xanadú, los restos de un gran esplendor

f10

Xanadú pasó a ser la única capital china de verano. Había sido diseñada entre los años 1252 y 1256 por Liu Bingzhong, consejero y arquitecto jefe de Kublai. Aquí se reunieron las élites Han y mongolas y aconteció un relevante debate entre budistas y taoístas, que derivó en el auge de los primeros en el norte de China. A finales de siglo, Xanadú llegó a contar con unos 100.000 habitantes. La única sombra fueron las constantes inundaciones, que acabaron siendo corregidas con la apertura del canal Tiefan’gan.

Era la capital de verano del Imperio mongol del Kublai Kan. Hallazgos arqueológicos concluyen, que la ciudad estaba situada en la actual provincia de Mongolia Interior, en China. El sitio arqueológico de Xanadú se encuentra en Xilin Gol, a 460 kilómetros de Pekín y a 560 kilómetros de Hohhot, capital de Mongolia Interior.

Hoy solo quedan sus restos arqueológicos y ocupan una extensión de 484.000 m2, mientras que el palacio tiene una extensión de unos 9.000 m2. Los restos modernos más visibles son las murallas de tierra, así como la plataforma circular de ladrillo en el centro de la ciudad interior.

La ciudad tenía tres partes: la ciudad exterior, la ciudad interior y el palacio, donde Kublai Kan permanecía en verano. Se cree que el palacio de Xanadú era la mitad de grande que la Ciudad Prohibida en Pekín.

f8

Xanadú se convirtió en la capital de verano en el año 1274 y fue un lugar de parada importante en la Ruta de la SedaEn 1368 fue conquistada por las dinastías Ming y destruida.

Situada al norte de la Gran Muralla de China, este sitio contiene los vestigios de aquella capital legendaria fundada por Kublai Khan, escenario también del diálogo religioso que dio como resultado la propagación del budismo tibetano en el nordeste del continente asiático. Esta tradición religiosa y cultural sigue todavía viva en muchas partes.


Otras noticias de 'Palacios Reales'


La ciudad de Xanadú se desarrolló durante el del siglo XIII con la idea visionaria de su emperador de unir a las diferentes culturas del reino: la cultura china agraria con las costumbres nómadas del norte. La UNESCO declaró el sitio histórico de Xanadú como parte del Patrimonio de la Humanidad en el año 2012.

Para conocer lo que era este palacio sólo nos podemos guiar por lo que cuenta Marco Polo en sus crónicas, describiendo la ciudad en su libro “Las Maravillas del Mundo”, conocido como “Los viajes de Marco Polo”.

Los kanes mongoles abrieron el imperio a los viajeros occidentales, permitiendo a exploradores como el veneciano Marco Polo, que la visitó en el año 1275 y pudiera comunicar las maravillas del Oriente a los europeos.

f7

El kan recibió Marco Polo en el año 1275 en un palacio de mármol forrado por dentro de pan de oro y pinturas. Este palacio, protegido por una muralla, compartía espacio con unos jardines, que lo deleitaron. Arroyos, fuentes y prados llenos de animales salvajes y otros adiestrados, como 200 halcones.

El kan del que hablaba Marco Polo fue Kublai Kan, nieto de Gengis Kan. Kublai quiso acercarse a la cultura china de origen Han y fusionarla con la mongola para lograr una mayor legitimidad. Por eso, construyó su nueva capital, Daidu, 350 kilómetros al sur de Xanadú, ya en territorio Han.

Fue diseñada por el consejero chino de Kublai Khan, Liu Bingzhong, un reconocido arquitecto y poderoso ocultista, famoso por combinar en sus proyectos ambas habilidades, y supervisada por el propio emperador mongol, bajo los principios del Feng Shui, teniendo en cuenta su situación con respecto al río, los montes cercanos y con una idea, la de crear un reino unificado. Liu implementó un “esquema profundamente chino para la arquitectura de la ciudad”.

Alrededor de Xanadú nos encontramos con las típicas praderas mongolas, con montañas como Luuii Dobqag al norte y ríos como el Xandii Goo al sur. El diseño chino en feng shui clásico domina con sus ciudades cuadradas dentro de ciudades. La ciudad más externa cuenta con 2.200 metros de lado. 

En su interior hay una ciudad prohibida de 1.400 metros de lado y dentro de esta una zona palaciega de 550 metros. Estos tres cuadrados están amurallados con ladrillos grises, muros de unos 5-7 metros de altura más anchos en la base que en la cima, barbacanas y bastiones.

Cubre un área de alrededor del 40% del tamaño de la Ciudad Prohibid de Pekín. Los restos más visibles de la actualidad son las paredes de tierra, aunque también hay una plataforma circular de ladrillos a nivel del suelo en el centro del recinto interior.

f6

Xanadú tenía 60 oficinas gubernamentales, 160 templos ancestrales y santuarios de incienso. La Ciudad Exterior, separada por un muro de tierra, tenía un carácter defensivo.

Constaba de palacios, pabellones, oficinas gubernamentales y más de treinta salas que dan una idea de la grandeza que tuvo que tener en tiempos. Tenía mármol muy fino, cuyas habitaciones están todas doradas y pintadas con figuras de hombres, bestias y pájaros, y con una variedad de árboles y flores, todas ejecutadas con un arte tan exquisito que las miras con deleite. y asombro.

Hay restos de tres coloridas cabezas de dragón y que fueron hechas de arcilla fina cocida de color rojo. Las cabezas de dragón habían estado unidas a los extremos de las vigas y habrían sido empleadas como elementos decorativos. Los arqueólogos destacan su realismo y que son figuras dinámicas, así como el multicolor decorativo que las recubre destacando el amarillo, azul, blanco y negro.

Los arqueólogos también encontraron un tipo de rampa llamada “Mandao”, que significa “camino para los caballos” y que permitía el acceso a palacio de caballos y vehículos de tiro. Las rampas son importantes porque los caballos y animales de pastoreo era una parte esencial de la vida de Mongolia.

Los arqueólogos encontraron entre otros objetos los restos del cuerpo y la cabeza de un pez de arcilla vidriada de color amarillo y verde presentando escamas brillantes y realistas.

También, descubrieron azulejos y tejas decoradas con motivos azules y amarillos con formas de dragones o de aves. Estos azulejos y tejas formaban parte de los aleros del tejad y servían para evacuar el agua.

Xanadú fue ocupada por el ejército Ming en el año 1369, incendiada y rebautizada a Kaiping. El último Khan reinante, Toghun Temur, huyó de la ciudad, que estuvo abandonada durante varios cientos de años.

f5

EL PALACIO DESMONTABLE

En el jardín había también un curioso palacio desmontable hecho de caña dorada con columnas lacadas. Allí residía el gran kan cuando las temperaturas eran elevadas. Montado a caballo con un leopardo detrás, el kan mostró a Marco Polo todas estas maravillas, que el italiano plasmó en sus escritos. Es la descripción más detallada que tenemos de un Xanadú, que el tiempo convirtió en un montón de ruinas al servicio de la arqueología y la leyenda.

f4

Está dorado por todas partes y tiene un acabado muy elaborado por dentro. Se mantuvo en dorado y lacado columnas, en cada uno de los cuales es un dragón todo dorado, la cola de los cuales está unido a la columna mientras que el cabezal soporta el arquitrabe y las garras del mismo modo se estiró derecha e izquierda para apoyar el arquitrabe.

El techo, como el resto, está formado por cañas, cubiertas con un barniz tan fuerte y excelente que ninguna cantidad de lluvia las pudre. Estos bastones tienen unos tres palmos de circunferencia y de 10 a 15 pasos de longitud. Se cortan en cada nudo, y luego se parten las piezas para formar de cada una dos tejas huecas, y con estas se cubre el techo de la casa. Sólo hay que clavar todas esas baldosas de caña para evitar que el viento las levante.

Todo el Palacio está construido con estos bastones, que sirven también para una gran variedad de otros propósitos útiles. La construcción del Palacio está tan pensada que puede desmontarse y levantarse con gran rapidez. Todo puede ser desarmado y removido, donde quiera, que el Emperador ordene. Una vez erigido, está reforzado contra los contratiempos del viento con más de 200 cuerdas de seda.

f3Tipo de rampa llamada “mandao”

El Kan habita en este parque suyo, algunas veces en el Palacio de Mármol y otras en el Palacio de la Caña durante tres meses al año, junio, julio y agosto. Prefiere esta residencia, porque de ninguna manera hace calor.

Cuando llega el día veintiocho de la Luna de agosto, se marcha y el Palacio de la Caña es despedazado. Cuando Xanadú ya no era más que un recuerdo lejano en Oriente, arrancó su leyenda en Europa. En el siglo XVII, el clérigo Samuel Purchas utilizó el texto de Marco Polo para describir Xanadú. A Purchas lo leyó el poeta romántico Samuel Taylor Coleridge, que en medio de un trance soñó con una Xanadú legendaria que plasmó en un poema.

Xanadú se ha convertido en una metáfora de la opulencia, gracias sobre todo al poema Kubla Khan de Samuel Taylor Coleridge que comienza con estos versos:

 En Xanadú Kublai Khan

Se hizo construir un fastuoso palacio:
Allí donde el sagrado río Alfa discurría
A través de grutas incomensurables para el hombre
Hasta precipitarse en un mar sin sol.
Así pues cinco millas de terreno fértil
Fueron cercadas con muros y torres;
Y surgieron jardines en los que brillaban sinuosos arroyos,
Y donde crecían abundantes árboles de incienso;
Y había bosques tan viejos como las colinas,
Rodeando los prados iluminados por el sol.

En el sueño de Coleridge, el texto casualmente leído procedió a germinar y a multiplicarse. El hombre que dormía intuyó una serie de imágenes visuales y, simplemente, de palabras que las manifestaban. Al cabo de unas horas se despertó, con la certidumbre de haber compuesto, o recibido, un poema de unos trescientos versos. Los recordaba con singular claridad y pudo transcribir el fragmento que perdura en sus obras. Una visita inesperada lo interrumpió y le fue imposible, después, recordar el resto.

f2“Descubrí, con no pequeña sorpresa y mortificación (cuenta Coleridge) que si bien retenía de un modo vago la forma general de la visión, todo lo demás, salvo unas ocho o diez líneas sueltas, había desaparecido como las imágenes en la superficie de un río, en el que se arroja una piedra, pero, ay de mí, sin la ulterior restauración de estas últimas….”.

El gran literato Jorge Luis Borges hace mención a Xanadú en su libro “El sueño de Coleridge”.

Xanadú se transformó de ciudad a concepto romántico y empezó a aparecer en obras literarias o películas como Ciudadano Kane. De vuelta a la realidad, el británico Steven Bushell llegó aquí en el año 1872 y describió restos de templos, bloques de mármol, tejas y azulejos. Xanadú se había convertido en una cantera local.

Cuando se iniciaron en el año 1990 las labores arqueológicas, muchos de los restos se habían perdido. Hoy, solo quedan ruinas, rodeadas por un montículo cubierto de hierba que alguna vez fueron las murallas de la ciudad. Desde el año 2002, se ha llevado a cabo un esfuerzo de restauración.

Esto es lo más visible, aunque también se pueden distinguir templos budistas, el pabellón del trono Da’an, una zona comercial y una más abierta para montar los ira ordo, los palacios de caña, que vio Marco Polo. También hay dos zonas funerarias, una para los Han y otra para los mongoles.

f1Xanadú señalado en rojo en el mapa de 1626 del cartógrafo inglés John Speed

El palacio Xanadú, los restos de un gran esplendor
Comentarios