miércoles. 24.07.2024
nantes
Foto: Pixabay

Nantes es la típica ciudad francesa a las orillas del río Loira que posee una larga historia y que resulta ideal para pasar un día y visitarla en profundidad.

Es la ciudad de Julio Verne y su presencia se nota en la misma. Pasear por sus calles y ver el ambiente y poder tomar una cerveza en alguna de sus cervecerías es un gran placer.

¿Me acompaña a conocer Nantes?


  1. El castillo de los Duques de Bretaña
  2. La catedral de San Pedro y San Pablo
  3. El castillo de Goulaine
  4. El Museo de Bellas Artes
  5. El Musée Jules Verne

El castillo de los Duques de Bretaña

Es una antigua fortaleza medieval y palacio ducal situado, en la ribera derecha del río Loira, que alimentaba antiguamente los fosos.

Reformado y adaptado a las nuevas técnicas de artillería sobre el castillo original del siglo XIII llamado castillo de Nantes, fue la residencia principal de los duques de Bretaña desde el siglo XIII al XV. Fue objeto de una clasificación en el título de los monumentos históricos en el año 1848. Actualmente, es propiedad comunal, rehabilitado para su apertura al público en general.

A partir del año 1207, Guy de Thouars, viudo de Constanza, duquesa de Bretaña, manda construir el primer castillo, llamado de la Torre Nueva o de Nantes, al pie de la muralla galo-romana de la ciudad, que entonces estaba circunscrita al actual barrio de Bouffay.

Buscaba afirmar el poder del ducado contra los condes y obispos de Nantes. Pierre Mauclerc y su hijo Juan I de Bretaña extienden las fortificaciones de la ciudad y engrandecen el castillo. Es un elemento esencial de las defensas de la ciudad que sirvió para proteger un brazo del Loira, lugar de intensas actividades comerciales.

Se edificó la torre poligonal llamada Antiguo Torreón, único vestigio del siglo XIII. Durante la segunda mitad del siglo XIV, el castillo de la Torre Nueva fue ampliado por Juan IV de Bretaña.

Francisco I de Bretaña decide reconstruir el castillo en el año 1466. El nuevo edificio será a la vez la residencia principal de la corte ducal y una fortaleza militar capaz de resistir al poder real.

A la muerte de Francisco II en el año 1488, su hija Ana de Bretaña, que será reina de Francia entre los años 1491 y 1514, gracias a sus sucesivos matrimonios con Carlos VIII y Luis XII, retomó los trabajos. Se construyeron siete grandes torres de pizarra y granito unidas por paños de muralla y 500 metros de camino de ronda.

Reforzó notablemente la fortaleza del lado del río Loira, construyendo la torre de la Herradura, impresionante bastión de artillería. El castillo revierte en su hija Claudia de Francia, casada con Francisco I de Francia, en el año 1514 

Para alojar a la familia real, se enriquece con un nuevo edificio de estilo renacentista, la Casa del Rey, a la que se le llama actualmente el Pequeño Gobierno. El edificio se convirtió en propiedad real con ocasión del vasallaje de la Bretaña al reino de Francia en el año 1532.

En el curso de los siglos XVI y XVII, el castillo fue elegido como residencia bretona de los reyes de Francia. Un lugar de prestigio que elevó a Nantes al rango de las grandes capitales de provincia, pero sin que renunciara por ello a su vocación militar.

A partir del año 1582, en el contexto de las guerras de religión, el duque de Mercoeur, gobernador de Bretaña, reforzó las defensas del castillo. Preocupado por defender la villa de los ataques protestantes llegados de Poitou o de Bretaña, hizo construir una plataforma de artillería y dos obras de defensa en forma de espuela, llamados bastiones. Estos últimos se equiparon con plataformas para poder albergar cañones.

 Enrique IV permaneció en el castillo después de su llegada a la ciudad para firmar el Edicto de Nantes el treinta de abril del año 1598. Sin embargo, la firma de este célebre edicto no se realizó en el castillo, sino en una casa actualmente desaparecida.

Después de haber alojado príncipes, cortes y reyes, el edificio, poco a poco abandonado, cambió de uso, convirtiéndose en cuartel y prisión.

Sufrirá diversos daños y otras transformaciones importantes como un incendio del Gran Gobierno en el año 1670 y reconstrucción en estilo clásico de la época bajo el reinado de Luis XIV de Francia.

Se transformó el castillo en arsenal en el siglo XVIII, con la construcción del edificio de Atavíos para resguardar la artillería. La explosión de la torre de los Españoles el veinticinco de mayo del año 1800 significara la destrucción de la capilla y los archivos.

Clasificado como monumento histórico de Francia en el año, el castillo fue vendido por el Estado a la ciudad de Nantes en el año 1915. Se instaló un museo municipal consagrado a las artes decorativas en el año 1924, completado después de la guerra por nuevas salas que albergan las colecciones del museo de arte popular regional, además de las del museo de Salorges.

El castillo fue requisado oficialmente el ocho de mayo del año 1943 por las tropas alemanas de ocupación durante la II Guerra Mundial, que construyeron un búnker en su muralla para instalar una central telefónica.

El estado de degradación de la Gran Casa obligó a su cierre en el año 1970.

Desde principios de la década de los años 1990, la ciudad de Nantes empezó un programa de restauración y de mantenimiento para revalorizar este lugar emblemático en la historia de Nantes y de Bretaña.

Después de quince años de importantes trabajos de restauración y tres años cerrado al público, el castillo reabrió sus puertas el nueve de febrero del año 2007.

La creación de un circuito completo de los baluartes, la puesta en servicio de un primer acceso por los fosos y de un segundo por una pasarela, el arreglo de un jardín en los fosos, el añadido de iluminación nocturna, participan en el renacimiento del lugar.

Los 500 metros de camino de ronda sobre las murallas fortificadas ofrecen distintos puntos de vista sobre los edificios, el patio y los fosos, así como sobre la ciudad.

El edificio restaurado acoge actualmente el nuevo Museo de Historia de Nantes, que ocupa un total de 32 salas. Jalonado de dispositivos multimedia, el museo presenta más de 850 artículos de colección. 

Proporciona claves de lectura de la historia de la ciudad que ponen en perspectiva pasada, presente y futuro, inscribiendo al castillo y su museo en una visión actualizada del patrimonio.

La iluminación nocturna revaloriza el lugar en su complejidad arquitectónica, en el seno del tisú urbano. En la entrada principal, por el puente fijo de piedra, una luz cálida, naranja, brota del interior al nivel de los corredores.

En el jardín de los fosos, la iluminación de la contraescarpa otorga una luz más sombría. En la fachada sur, una luz móvil se desliza sobre la imponente muralla. Esta iluminación ha valido a sus creadores, Sylvie Sieg y Pierre Nègre el Trofeo europeo Lumiville 2007, premio a la concepción lumínica.

Concebida como una fortaleza en el contexto de la lucha por la independencia del ducado de Bretaña, el sistema defensivo del castillo está compuesto de siete torres, unidas por murallas y un camino de ronda. En el patio un conjunto de edificios residenciales construidos en piedra de toba, contrastan con su blancura y refinamiento con las murallas exteriores.

El brazo del Loira, situado al pie del castillo, es desde la antigüedad una vía navegable esencial para la circulación de hombres y mercancías. Hacia el año 1860 se construyó un muelle para permitir la carga y descarga de los barcos, el cual realiza funciones de almacén a cielo abierto.

La línea de ferrocarril Nantes-Saint Nazaire, acondicionada al borde del Loira, no había aún reemplazado al río en el transporte de mercancías. En la primera mitad del siglo XX, los diques hacen desaparecer el agua del centro de Nantes.

Principales zonas del castillo:

  • La entrada principal se hace por el puente construido en piedra. Punto vulnerable de la fortaleza, esta entrada tenía originalmente una reja y dos puertas protegidas por un puente levadizo basculante: una mayor para el paso de carretas y caballeros y otra más pequeña para el paso de personas a pie.

Las otras dos entradas fortificadas históricas, menos conocidas, son la poterna del Loira, sobre la fachada sur del castillo, construida por Ana de Bretaña entre los años 1491 y 1494, y el puente de Socorro, sobre la fachada norte.

  • Las torres de la Palanca y la Panadería datan del año 1466, año de construcción del castillo por Francisco II. Encuadran y protegen la entrada principal por el puente de piedra. La torre de la Panadería porta la armas de la duquesa, un escudo de armiño, coronado con la corona ducal.

Está también escrita una divisa “Amavi” Se trata de una declinación libre de la divisa de los duques de Bretaña Monfort y de la orden del Armiño “À ma Vie “. La divisa personal de Ana de Bretaña en calidad de reina de Francia es la fórmula bearnesa “Non mudera”.

En cuanto a la divisa personal de su padre Francisco II, se piensa que había elegido el escrito epicúreo grabado en el interior de una joya de su tesoro “No hay tesoro como la alegría”.

  • La torre de los Jacobinos esta junto al convento del mismo nombre y a veces se la llama torre de los Ingleses, puesto que sirvió para encarcelar a soldados ingleses a lo largo del siglo XVIII. 

Está concebida para resistir el fuego de la artillería y adaptada para el uso de armas de fuego. Posee nueve puestos de tiro acondicionados en el espesor del muro y dotados de cañoneras. Un edificio le fue superpuesto en el siglo XV.

  • La torres del Vieux Donjon es el único vestigio visible del castillo llamado de la Torre Nueva, este torreón poligonal fue construido en el siglo XIII.
  • Las otras torres: se cuentan en sentido contrario a las agujas del reloj, la torre del Puerto, la torre de la Ribera y la torre de la Herradura.
  • El campanario está situado al lado de los fosos, este campanario está erizado por una flecha y una linterna superpuesta a la entrada. Después de un incendio ocurrido en el año 1670, el coronamiento destruido fue sustituido por un frontón y en su centro fue instalado un reloj.

En el año 1880, la explosión de la torre de los españoles destruye un ala del Gran Gobierno y el campanario desaparece. El nuevo campanario ha sido repuesto entre las torres gemelas con motivo de la reciente restauración.

Realizado a partir de un dibujo del año 1715, respeta exactamente el volumen de su ancestro. Con sus seis toneladas y sus ocho metros de altura está trabajado en castaño de Francia y tallado de manera tradicional, garantía de calidad y longevidad.

  • La muralla del Loira está construida entre los años 1491 y 1494 por Ana de Bretaña, esta parte del muro protegía el castillo del lado del río. Esta traspasada por una entrada cerrada originalmente por una reja, que era utilizada para salir discretamente del castillo y permitía a algunos viajeros llegar por vía fluvial. 

A principios del siglo XVI, Francisco I ordena dos trabajos: añadir un edificio en el patio, apoyado en los bastiones, el Pequeño Gobierno, y la transformación de la parte alta de la muralla. Almenado, es adornado con gárgolas y matacanes adornados con la F de Francisco I.

  • La Gran Casa fue realizada por Francisco II, este edificio era un lugar de residencia para el duque de Bretaña y su corte. Edificado bajo el reinado de Ana, duquesa de Bretaña y reina de Francia, los tragaluces atestiguan con su decoración esculpida la unión de Bretaña a Francia: los puercoespines de Luis XII dan la cara a los galgos de Ana. Los tragaluces son de estilo gótico flamígero.
  • La torre de la Corona de oro está construida por Francisco II y rematada por su hija Ana de Bretaña, toma su nombre de la proximidad de los pozos, coronados de hierros forjados que simbolizan la corona ducal.

Dos galerías, que son habitaciones abiertas al exterior, aumentan las plantas alzadas de la torre. Eran reservadas principalmente para la distensión, los desfiles y permitían asistir a las fiestas de la corte. Constituyeron un elemento decorativo nuevo, resultado de las primeras influencias italianas.

El Gran Gobierno en otro tiempo llamado el Palacio Ducal, fue reconstruido por orden de Luis XIV después de un incendio. Se llama actualmente el Gran Gobierno, en recuerdo del gobernador de Bretaña, Charles de La Porte, duque de la Meilleraye, quien se instaló allí en el siglo XVII. Mutilado durante la revolución, las armas de Luis XIV fueron restauradas en el año 1999.

  • La parte destruida lo fue el veinticinco de mayo del año 1800, una violenta explosión, desencadenada por el hundimiento de un piso carcomido sobre el que estaban almacenadas tres toneladas de pólvora, aniquiló la torre de los Españoles, el edificio del lugarteniente del Rey y también la capilla y los archivos, que se encontraban en la prolongación del Gran Gobierno.

Murieron 60 personas y hubo 108 heridos y un centenar de casas de vecinos dañadas. Los militares reconstruyeron un muro de esquisto para tapar la brecha. Su aspecto más oscuro le distingue del muro medieval, que muestra una alternancia de bloques de granito y de finas hiladas de esquisto. Los cimientos de la torre son permanentemente visibles en nuestros días en los fosos.

  • La portería fue construido a principios del siglo XVIII a fin de alojar al lugarteniente del Rey y más tarde las oficinas del arsenal. Se convirtió en la portería del castillo en el año 1924, posteriormente a la transformación del lugar en museo.
  • Los Arreos alberga exposiciones temporales.
  • El Pequeño Gobierno es de estilo renacentista, conserva sus chimeneas de ladrillo y pizarra originales. Construido bajo el rey Francisco I, servía de alojamiento del Rey después de sus jornadas en Nantes. 

Comunica por los tejados con el camino de ronda. Francisco I logra en el año 1532, gracias a su boda con Claudia de Francia la unión perpetua entre Francia y Bretaña. El Pequeño Gobierno se prolonga con el Pabellón de la Ribera.

La catedral de San Pedro y San Pablo

Fue iniciada, bajo su forma actual, en el año 1434, pero se acabó su construcción en el año 1891. Este lapso tan importante de construcción con un total de 457 años, no ha supuesto merma de la calidad ni de la coherencia estilística de la catedral.

Fue construida en el emplazamiento de la anterior catedral, que era de estilo románico, y cuyos restos serán poco a poco absorbidos por la nueva construcción gótica.

La catedral de San Pedro y San Pablo es la sede de la diócesis de Nantes, y fue declarada por el Gobierno francés en la categoría de Monumento histórico en el año 1862.

El primer maestro de obras fue Guillaume de Dammartin, quien era arquitecto del príncipe Juan I de Berry, y la obra fue proseguida por Mathurin Rodier, a impulso del duque de Bretaña, Juan V y del obispo Jean de Malestroit.

Mediados del siglo XV era efectivamente un período propicio para el desarrollo de este tipo de proyectos, ya que Bretaña había recuperado la suficiente prosperidad comercial gracias a una política diplomática oportunista y hábil que la colocó relativamente al margen de los grandes conflictos de la época.

La creación de una catedral tan imponente, unida a la implicación que en su génesis tuvo el poder ducal, coadyuvaron a la legitimación de dicho poder en un contexto difícil como consecuencia de las guerras de sucesión al Ducado de Bretaña. Nantes no fue la única ciudad bretona en beneficiarse de esta voluntad política de Juan V.

La fachada de la catedral de Nantes se encuentra enmarcada por dos torres de aspecto masivo, rematadas por una terraza superior cada una de ellas. La fachada presenta algunas particularidades destacables, como la presencia de un púlpito exterior previsto para las plegarias dirigidas a los fieles reunidos en la plaza, o la organización en cinco portadas con bóvedas ricamente decoradas, tres centrales y dos laterales.

Esta fachada no posee, en su conjunto, ni la elegancia ni la nobleza arquitectónica de otras edificaciones góticas de la época, dicha falta se encuentra ampliamente compensada por la belleza del interior de la construcción.

La blancura de la toba calcárea, acentuada además por las recientes labores de restauración del conjunto, las imponentes dimensiones de la nave con 103 metros de longitud, una altura en la nave principal de 37,5 m, o el efecto producido por la esbeltez y gracia de sus inmensos pilares producen admiración.

Puede admirarse en su interior el sarcófago y las estatuas yacentes de Francisco II ejecutadas a principios del siglo XVI por Michel Colombe y Jean Perréal.

Considerada como una obra maestra de la escultura francesa, establece un nexo entre épocas de la Edad Media hacia el Renacimiento y entre regiones con el estilo italiano coexiste y se une armoniosamente al estilo francés.

La Catedral acoge igualmente el cenotafio del general Christophe Louis León Juchault de Lamoriiere, un monumento erigido en el año 1878 como homenaje del Papado a los servicios que le había efectuado este nativo de la región.

El dieciocho de julio del año 2020, se produce un incendio de la techumbre de la Catedral. Los bomberos lograron controlarlo, pero la obra de carpintería del tejado quedó ampliamente afectada, deplorándose igualmente otros muchos daños en el templo.

Este hecho está en el origen de la contratación de una gigantesca obra de restauración, que constituye sin lugar a dudas la más completa de las obras de restauración de interiores catedralicios en el territorio francés.

El castillo de Goulaine

Se encuentra en la comuna de Haute-Goulaines, en las inmediaciones del pantano de Goulaine. Está clasificado como Monumento Histórico desde el trece de agosto del año 1913.Construido sobre los pasos de Bretaña, este castillo una vez separó el ducado de Bretaña del Reino de Francia.

Es la residencia de la familia Goulaine. El castillo pasó a otras familias durante dos siglos entre los años 1666 y 1858. El primer marqués de Goulaine no tuvo hijo a quien transmitir su título y su castillo.

A su muerte, estos pasan a través de una de sus hijas a la familia Rosmadec, ya Marqués de Plessis-Josso, durante tres generaciones antes de caer en manos de un sobrino de la familia Baillehache que vende después de dos años la finca en el año 1786 a Piter Deurbroucq.

La finca fue comprada por una lejana rama de sexto grado más joven de la familia Goulaine en el año 1858, habiendo elevado el título de marqués después de la revolución francesa.

Château de Goulaine también designa el vino producido en el château.

En el siglo XII, cuando el ducado de Bretaña se independizó, el primer Goulaine, Jeane de Goulaine fortificó la propiedad, que todavía hoy está rodeada de marismas para protegerla de los ataques normandos.

Los Goulaine fueron una familia de la antigua nobleza, ya mencionada durante la séptima cruzada en el año 1248.Durante las guerras de religión, los Goulaines lucharon en las filas de la Liga Católica.

Apoyado por Enrique IV, Gabriel de Goulaine obtuvo en el año 1621 de Luis XIII la concesión de su señorío de Goulaine como marquesado.

Las familias de Goulaine, luego por matrimonio de Rosmadec y Baillehache, siguieron siendo propietarias de la finca sin interrupción hasta 1788, cuando fue vendida a un armador de origen holandés, Piter Deurbroucq, que era hijo menor de Dominique que era el escudero, cónsul de Nantes, secretario asesor de el Rey, casa y corona de Francia, y Marguerite Sengstack, también de origen holandés, que no vive allí.

En el año 1858, la finca fue comprada por un miembro de la familia Goulaine, que la mantuvo debido a su compra familiar hacia 1960 por el marqués Robert de Goulaine gracias a la fortuna de su madre, nacida Argenson.

Este castillo, como los demás castillos del Loira, está construido en piedra toba. Data de finales de la Edad Media y principios del Renacimiento. Aún conserva vestigios de su antiguo pasado fortificado.

Desde el año 1984, el Château de Goulaine presenta una colección de varios cientos de mariposas tropicales que vuelan libremente en un jardín de mariposas entre plantas exóticas raras, creado en el año 1983.

También destaca su viñedo que comenzó a producir vino comercial, en lugar de un vino simplemente para el consumo familiar, la cosecha en la que la propiedad de Chateau de Goulaine comenzó a producir vino la convierte en la empresa vitivinícola más antigua aún en el negocio.

Es probablemente la tercera empresa comercial más antigua del mundo. Esta empresa familiar está considerada como la más antigua de Europa. La finca del castillo es uno de los últimos castillos del Loira que aún produce vino.

Según la leyenda, relatada por el cocinero estadounidense Bobby Flay, la salsa llamada beurre blanc fue inventada hacia el año 1890, en las cocinas del Château de Goulaine por su cocinera jefe, Clemence Lefeuvre

El Museo de Bellas Artes

Es un museo que fue creado por decreto consular del emperador Napoleón Bonaparte en el año 1800. Su colección de pinturas se extiende desde el siglo XIII hasta el siglo XXI. Entre otras, hay obras de Georges de La Tour, Orazio Gentileschi, Eugéne Delacroix, Fragonard, Ingres, Gystave Courbet, Kandinsky, Monet, Picasso.

El Palacio de Bellas Artes en el que se encuentra ubicado el museo fue inaugurado en el año 1900. Fue ideado por el arquitecto nantés Clément-Marie Josso. El interior fue renovado durante los años 1980.

En el año 1915, el historiador de arte, Hermann Voss identificó dos cuadros del museo como obras de Georges de La Tour, quien entonces era muy desconocido. Un tercer cuadro del museo fue después reconocido como del mismo artista.

Consiguió una entrega de cuarenta cuadros por parte del Estado francés, que procedían del actual museo del Louvre, lo que permitió constituir el primer fondo de colecciones del mundo.

Su fondo pictórico se aumentó a partir del año 1810 comprando 1.155 cuadros, 64 esculturas al diplomático francés Francois Cacault. Todas estas obras estaban dispersas por distintos lugares de la ciudad y hubo que esperar hasta el año 18390, para que estas obras fueran presentadas al público por primera vez.

Nantes enriqueció constantemente las colecciones adquiriendo obras de pintores vivos como Delacroix, Ingres, Courbet. Rápidamente, estas adquisiciones y las diferentes donaciones hicieron que espacio fuera demasiado exiguo e inadaptado.

Nantes decidió en el año 1891 construir un edificio para unir todos los cuadros de la colección en buenas condiciones. Fue inaugurado en el año1900. El Palacio de Bellas Artes se sitúa n el centro de la ciudad, entre la catedral, el castillo de los duques de Bretaña y el Jardín Botánico.

Se inicia un proceso de modernización y ampliación del Museo de Bellas Artes a partir del año 2009. Abierto en el año 2015, se puede contemplar una gran colección de obras de arte.

El Musée Jules Verne

Es un museo dedicado al escritor francés Julio Verne. Fue inaugurado en el año 1978 con motivo del 150 aniversario del nacimiento de Verne. El pintor Jean Bruneau, ayudado por Luce Courville, conservadora de la biblioteca municipal, se unió para abrir este museo.

El museo se encuentra en un edificio de finales del siglo XIX con vistas al río Loira. Si bien Verne nunca vivió en el edificio, su entorno refleja la atmósfera que influyó en su obra.

En el museo se puede encontrar una gran colección de artefactos, réplicas de sus inventos y recuerdos inspirados en sus escritos. El museo está dividido en ocho salas temáticas:

  • El salón de Julio Verne contiene sillas y el reloj de su propio salón. Su porcelana expuesta en la sala fue donada a la ciudad de Nantes por los descendientes de Verne. A lo largo de su carrera, Verne recibió la porcelana como regalo de periodistas extranjeros.
  • El comienzo de los sueños.
  • El mar, el mar.
  • Los dos julios.
  • Mundos conocidos y desconocidos.
  • Los Voyager en el escenario.
  • Sala de lectura y juegos.
  • Sala audiovisual.

El edificio fue renovado en el año 2005, el centenario de la muerte de Verne.

LAS MÁQUINAS DE LA ISLA

Las máquinas de la isla de Nantes son el resultado de unir la imaginación de Julio Verne, el universo mecánico de Leonardo Da Vinci y el pasado industrial de Nantes.

Les Machines de Nantes es un proyecto cultural y artístico desarrollado por la compañía de teatro La Machine, que trata de conseguir el desarrollo del turismo de la ciudad.

Está situado en pleno corazón de la Isla de Nantes, donde anteriormente se encontraban los astilleros de la ciudad. Aquí se construyen las máquinas fantásticas, que son una mezcla entre el universo de Verne y los inventos de Da Vinci.

La mayor atracción es sin duda el Gran Elefante, que es un enorme paquidermo de doce metros de altura y de 45 toneladas de madera y acero que lleva en sus lomos a viajeros n paseos de treinta minutos. El elefante lanza agua y emite bramidos como si fuera real.

Nantes y Julio Verne