viernes 13.12.2019

“En la música también mandan las modas, quien se sale del molde no siempre es bienvenido”

La joven formación Seiklus Ensemble, un inusual grupo profesional formado por ocho saxofones, irrumpe con fuerza en el panorama de la música de cámara española.

SEIKLUS_1Además de diferentes grabaciones en vídeo con una calidad interpretativa incuestionable, se suma en estos días la organización de un seminario y diferentes conciertos dedicados al saxofón, contando para ello igualmente con la presencia de nombres de altísimo prestigio. 

Hachè Costa: Seiklus Ensemble es el único octeto de saxofones a nivel internacional. ¿A qué se debe?

SEIKLUS ENSEMBLE: Es cierto, no tenemos constancia de otro ensemble estable de ocho saxofones. Suele ser una formación habitual en conservatorios, durante etapas de formación, pero ciertamente es inhabitual que formaciones de este tipo continúen funcionando en el ámbito profesional. 

H.C:: Sois un grupo profesional formado en vuestros años de estudiantes, algo que tampoco es habitual. ¿Favorece de alguna manera este hecho a la hora de mantener una disposición y una actitud abierta a la hora de realizar estrenos, seminarios de formación o enfrentarse a nuevo repertorio?

S.E.: El hecho de que nos conociésemos estando aún en el Conservatorio significa que, durante un tiempo continuado, una gran mayoría convivimos y tuvimos oportunidad de tocar juntos. De hecho, tres de nosotros mantuvimos un cuarteto durante los cuatro años de formación superior, cuarteto que a día de hoy continúa funcionando. Nos conocemos mucho personal y musicalmente, de forma que tocar juntos es un hecho natural que apenas nos requiere adaptación. Al mismo tiempo, todos tenemos un tronco técnico común que nos proporciona cierta homogeneidad en cuanto al estilo interpretativo, algo positivo a la hora de trabajar nuevo repertorio o afrontar el estreno de obras. Tal vez sea algo atípico, pero nosotros hemos sabido sacar partido a esta situación.

H.C.: En estos días lleváis a cabo un importante seminario en torno al saxofón, compartido con figuras de la talla de Antonio Felipe Belijar.

S.E.: Era uno de los proyectos que teníamos en mente. Después de debatir largo y tendido, concretamos el modelo de seminario que queríamos hacer, así como con qué profesores queríamos contar. Antonio y Tomás (Tomás Jeréz Munera) fueron la opción clara. Han sido profesores de muchos de nosotros, los conocemos bien, sabíamos que estarían encantados de colaborar con nosotros, y qué decir de nosotros poder colaborar con ellos…). Son dos figuras de referencia. Queríamos darle un enfoque diferente, y además de las clases decidimos añadir el concierto conjunto, la mesa redonda y una exposición de material de las casas Selmer y Vandoren, que llegarán de la mano de Sanganxa Music Store, nuestro patrocinador. 

H.C:: Volviendo a Belijar, en los últimos años su figura está experimentando un crecimiento palpable.

S.E.: Es evidente que estamos ante uno de los referentes de nuestra generación. Antonio es un fuera de serie, pero desde siempre nadó a contracorriente. Está claro que en el mundo de la música, las modas y las corrientes mandan, y aquel que se salga del molde, por muy brillante que sea, no siempre es bienvenido. Tal vez este sea el caso de Antonio. Afortunadamente, con el tiempo está consiguiendo el reconocimiento que merece. Su técnica roza lo irracional en muchos momentos. 

SEIKLUS_2H.C.: El saxofón contemporáneo ha experimentado en la última década un crecimiento inusitado, en la misma medida en que ocurrió con la flauta en los años 70 o con la guitarra en los 80 y 90. No obstante, la experimentación más agresiva parece ya cosa del pasado y el público parece agotado respecto a la innovación constante.

S.E.: El mundo de la composición es cambiante, tanto que llega un momento en que uno ya no sabe qué es buena música y qué no lo es. El saxofón también tuvo su momento en los 80 y 90, décadas de una gran fiebre creativa que nos dejó un variado repertorio. Es curioso ver cómo el filtro del tiempo comienza a decantar las buenas obras, pero está claro que ha pasado en todas las épocas y seguirá pasando. Haydn compuso más de un centenar de sinfonías, pero es raro ver a una orquesta interpretar más allá de las quince o veinte más "famosas”. En el momento en que nos encontramos, toda la nueva creación se toca, pero desgraciadamente muchas obras no vuelven a escucharse tras el estreno. En cualquier caso, nos dirigimos hacia una época menos agresiva, donde las obras buscan más profundizar más en los recursos expresivos y técnicos del instrumento que en hacer un catálogo de efectos a cual más espectacular. 

H.C.: Seiklus Ensemble está consiguiendo poco a poco una visibilidad notable debido a una propuesta inusual y, no obstante, no existe todavía un registro fonográfico que recoja el trabajo realizado. ¿Sigue siendo necesario el formato disco para llegar a público y programadores de conciertos? ¿Existe proyecto de grabación en un futuro visible?

S.E.: Los inicios fueron duros pero parece que poco a poco comenzamos a tener visibilidad dentro de nuestro campo. Cualquier formación o intérprete que se precie precisa de un trabajo discográfico, pero los hábitos de consumo han cambiado tanto en los últimos años que no consideramos el disco físico como una prioridad. Unas buenas grabaciones tal vez sí, puesto que la principal fuente de consumo de música pasa por tener buenos y accesibles contenidos online, para escuchantes y para promotores de conciertos. No creemos que el disco físico sea algo imprescindible en primera instancia, no tanto al menos como las grabaciones en sí. Tal vez en un futuro no muy lejano nos planteemos grabar un disco, pero esto ya se concibe como algo más romántico que pragmático. 

SEIKLUS_3H.C.: ¿Qué podemos esperar de Seiklus Ensemble en este 2017?

S.E.: Este año es importante pues significará la consolidación y estabilización del grupo. Queremos renovar el repertorio con un proyecto temático nuevo, basado en música orquestal del siglo XIX, en cuyos arreglos andamos inmersos. Por otro lado, nos interesaría crear una línea paralela de trabajo en el desarrollo de repertorio creado ex profeso para nuestra formación, o al menos adaptado por los propios compositores. De esta forma ya tendríamos tres conciertos de temáticas diferentes, al que nos gustaría sumar uno didáctico enfocado a niños. ¡Muchas ideas! Desgraciadamente luego no es fácil organizarse para ensayar, somos muchos y no vivimos excesivamente cerca. ¡Ni caen los conciertos del cielo! Pero en cualquier caso no será por falta de ganas ni de empeño por nuestra parte.

Comentarios