viernes. 24.05.2024
FOTOGRAFÍA I EXPOSICIÓN SOBRE TRANSEXUALIDAD

Musas de Cabo Verde

Por Fernando Olmeda | Coincidendo con la celebración del Can[Be]Gay, Festival de cine LGTBIQ de Canarias, la fotógrafa alemana Juliette Brinkmann presenta en el TEA de Santa Cruz de Tenerife una exposición sobre el colectivo transexual de Mindelo, una de las nueve islas del archipiélago de Cabo Verde.

Juliette-Brinkmann1
Juliette Brinkmann con un habitante de Cabo Verde.

Aunque Cabo Verde recibe elogios como modelo de referencia en África -por su estabilidad, democracia y crecimiento-, aún persisten importantes problemas sociales como el SIDA, la drogadicción, la prostitución forzada o la falta de educación. Tanto la homosexualidad como la transexualidad siguen siendo temas tabú, si bien no se persiguen penalmente, como en numerosos países africanos.

Desde 2012, Juliette Brinkmann venía fotografiando a personas transexuales y homosexuales en la isla de Mindelo. «Al principio fue difícil convencerles para trabajar juntos. Las primeras fotos parecían fotos de moda. Después llegó el primer Gay Pride. Nació la idea de hacer una exposición, pero también era un problema, porque todos en Mindelo sabían que este grupo era gay, pero las "meninas" tenían miedo de salir del armario públicamente. Las fotos fueron el primer paso para decir: Sí, soy gay, o soy transexual, y he nacido en un cuerpo equivocado. Hice los primeros retratos seriamente, concentrada, con todo mi respeto para el ser humano. Y de repente las "meninas" se sintieron más humanas, no como seres inferiores. Se sentían respetados por una persona que realmente quería que su aspecto fuese hermoso, que quería ponerles en el centro de atención. Lo más importante era trabajar juntos». 

A pesar de ser un caso único en África Occidental, no hay asistencia médica o psicosocial para quienes salen del armario. Tampoco pueden acceder al mercado laboral. La marcha del Orgullo 2013 marcó un nuevo rumbo en la lucha por la igualdad de derechos. Allí estaba la fotógrafa para dejar constancia de un singular acontecimiento histórico: «Llegó el Gay Pride... pero no había nadie en la Plaza de Don Luis, solo los activistas» -rememora Brinkmann-; «era un poco triste, pero decidimos tomar la iniciativa. Dije: Vale, aquí estamos, pues hacemos una sesión de fotos. Las “meninas” lucían hermosos vestidos preparados para el Orgullo. Fuimos con las fotos, con la música, y empezó a llegar gente. Nos juntamos alrededor de un millar de personas».

Un año más tarde, Alfredo Pazmiño, presidente de la Fundación Triángulo en Canarias, -que organiza el Festival Can[Be]Gay-, le propuso montar una exposición. «Pensé: bien, tengo que hacer más fotos, mostrar su vida real. En las sesiones sentí el aliento de este pueblo, vi las cicatrices que la vida ha dejado en sus cuerpos. Por supuesto que no puedo cambiar su vida, pero por un momento se sintieron como estrellas», explica.

El trabajo de Juliette Brinkmann profundiza en el concepto de retrato documental, con acentuado realismo poético. Su colección de retratos en blanco y negro expresa la belleza individual en contraste con un entorno social adverso, y alerta sobre la necesidad de seguir trabajando en favor de la igualdad de derechos. 

“Musas de Cabo Verde” estará abierta al público en el TEA (Tenerife Espacio de las Artes) hasta el 1 de febrero, en el marco del 2º Festival Can[Be]Gay.



Musas de Cabo Verde