Nuevatribuna

LA NOCHE DE AUSCHWITZ

Memorias contenidas, testimonio esencial

auschwitz-1LA NOCHE DE AUSCHWITZ

Autora: Piera Sonnino.

Editorial: Ardicia, 2018.

Páginas: 128.

Un episodio histórico tan traumático como el que conociera la Humanidad a lo largo de los años en los que los campos de concentración nazis mantuvieron su devastadora actividad criminal nunca dejará de interesar al ser humano mínimamente sensible, razón por la cual editoriales como La Esfera de los libros siguen presentando en la actualidad obras tan necesarias como Una larga noche. Historia global de los campos de concentración, escrita por Andrea Pitzer, nada menos. Y esa es la razón por la que otro sello, Ardicia, acaba de editar el testimonio de Piera Sonnino titulado en castellano La noche de Auschwitz.

Escrito en 1960, el texto sería publicado en 1999 tras su muerte y gracias a sus hijas, para quienes la italiana de Portici dio salida a sus dolorosos recuerdos en forma de manuscrito. Este es el origen de La noche de Auschwitz, el testimonio  conservado durante 40 años por la autora: Questo è stato, nombre original del mismo, es, en un principio, un texto narrativo más sobre dicha experiencia y, sin embargo, nada más iniciar su lectura, quien se asome a sus poco más de 100 páginas, podrá muy pronto considerarlo algo muy parecido a una lectura única. “Los primeros indicios de la pesadilla que se cernía sobre nosotros nos llegaron entre 1934 y 1935. Judíos alemanes expulsados de la Alemania nazi iban llegando uno tras otro a Génova, donde vivíamos desde 1925. La comunidad los socorrió en la medida en que pudo, distribuyéndolos para que las familias de otros judíos cubrieran sus necesidades”, `puede ya leerse en el segundo capítulo del libro.

Se trata, además, de un relato sincero y contenido, lo que hace de él todo un ejemplo de dignidad narrativa frente al horror genocida del régimen nacionalsocialista y frente a su posterior negación del mismo. Marína Sanfilippo lo explica en el prólogo: “En lugar de publicarlo, Piera guardó en una carpetilla roja durante décadas un original de sesenta páginas, mecanografiadas de forma impecable en julio de 1960, titulado La noche de Auschwitz. No le dio difusión más allá de su marido y Bice y Maria Luisa, sus dos hijas, a las que dio los nombres de sus hermanas muertas en el `lager´”. Y estima, con razón, que la autora “logra tocar la conciencia de quien lee sus memorias, y estremece la idea de que estas hubieran podido permanecer inéditas”.

Si usted, lector, es un alma sensible, no dude en leer La noche de Auschwitz: “Las leyes raciales fueron promulgadas, sin previo aviso, en agosto de 1938. Un poco antes, el gobierno fascista había declarado que en Italia no existía la `cuestión judía´. Lo que pasó luego nos cogió por sorpresa, como un rayo que impactó directamente en nuestra casa. Al cabo de unos pocos días, Paolo, Roberto y Maria Luisa fueron despedidos. En octubre, a Giorgio, a Bice y a mí se nos obligó a dejar las escuelas estatales y a inscribirnos en las escuelas judías”. ¿No le suena, lector, a la actualidad política europea la que describe este párrafo de La noche de Auschwitz? “Día a día, nuestro margen vital y de libertad se iba reduciendo paulatinamente”, escribe Piera Sonnino más adelante. Y es que el breve texto merece ser leído en su totalidad, con la calma y la atención necesarias.

Publicado en Diario de Noticias de Navarra.