#TEMP
martes 17/5/22

Manifiesto de la Cultura: ‘Otra Política, otros valores para salir de la crisis’

Personajes del mundo de la cultura y de la Educación han firmado un manifiesto en el que interpretan las causas de la crisis económica mundial y hacen una serie de propuestas completamente alejadas del neoliberalismo para salir de la crisis económica, cultural y de valores de nuestra sociedad.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 08.10.2009

Desde el mundo de la cultura y de la Universidad, diversos ciudadanos están recogiendo firmas para el manifiesto Otra Política y otros valores para salir de la crisis en el que hacen una fuerte crítica al sistema neoliberal, como principal causante de la situación actual, y exigen otras alternativas que no continúen con el capitalismo exacerbado y “sin rumbo”.

Los firmantes no hablan sólo de crisis económica, sino de “crisis política y cultural y ecosistémica”. Señalan como las políticas neoliberales implican una serie de valores culturales marcados por la soledad, el individualismo, la degradación mercantil de los conceptos de felicidad y de éxito, el consumo irresponsable, la pérdida del sentido humano de la compasión y el descrédito de las ilusiones y las responsabilidades colectivas.

En contra de ellas, los manifestantes reivindican palabras como diálogo, compromiso, conciencia, entrega, legalidad, bien y público, que “están mucho más cerca de la verdadera política que otras palabras por desgracia comunes en nuestra vida cotidiana: corrupción, paraíso fiscal, dinero negro, beneficio, soborno, opacidad y escándalo”.

En este sentido proponen salir de la crisis con valores que den importancia a la política, a la educación y a la cultura. “No podemos confundir la sensatez y la verdad científica con diagnósticos interesados en perpetuar el modelo neoliberal y sus recetas financieras”.

Las propuestas que hacen tienen que ver con acabar con “todas las manifestaciones de la desigualdad” y para ello parten de lo básico. Garantizar el trabajo decente. Respeto a los derechos laborales. Reformas fiscales equitativas y la mayor contribución de los que más tienen, para que el Estado pueda aumentar sus prestaciones sociales y ejercer como un potente impulsor de la actividad económica.

Entre las propuestas no se olvidan del medio ambiente, sobre el que consideran que se necesita un nuevo marco regulador que contribuya a una mayor protección del mismo. A su vez piensan en la necesidad de establecer suficientes incentivos para promocionar la producción y el consumo sostenibles.

Frente a un modelo productivo basado en la especulación financiera e inmobiliaria, su respuesta progresista es la de invertir más en educación, investigación y cualificación laboral.

Frente al desprestigio de la política, su respuesta progresista supone devolverle la autoridad a los espacios públicos y a los representantes de los ciudadanos para que regulen en nombre del interés común las estrategias del mercado. Y para ello –aseveran-que es necesario garantizar el trabajo decente que proporcione a mujeres y hombres salarios dignos y suficientes, y el respeto a sus derechos laborales como fundamento de un crecimiento económico sostenible.

Frente al racismo y a la xenofobia, la respuesta que ofrecen estos ciudadanos es la de defender los derechos de los trabajadores extranjeros y asegurar el respeto jurídico a la dignidad las personas.

“Frente a la soledad social, la pobreza y el egoísmo, una respuesta progresista supone apostar por los valores culturales de la solidaridad, que no son ideales utópicos trasnochados, sino la mejor muestra de la dignidad cívica de los sentimientos humanos”.



Manifiesto de la Cultura: ‘Otra Política, otros valores para salir de la...
Comentarios