sábado 07.12.2019
MÚSICAS

Lucky Peterson, Go, Lucky, Go!! 

Lucky Peterson, Go, Lucky, Go!! 

Lucky Peterson cerró la 39 edición del Cartagena Jazz Festival de la única manera que lo hacen los grandes, saliendo por el patio de butacas con el público en pie, dando palmas y cantando a todo pulmón Johnny B. Goode!

Poco más se puede pedir a un Festival que, ante el apuro de la suspensión de la gira por parte del contrabajista israelí Avishai Cohen, reaccionó sustituyéndolo en el cartel por el bluesman americano Lucky Peterson, que en este tramo otoñal de la gira sólo tenía prevista en España la cita del Jazz Madrid dos días antes. 

Después de dos meses de gira continuada por Europa, Lucky Peterson volverá a su tierra a comer buena comida americana y a celebrar el Día de Acción de Gracias con su familia, antes de regresar de nuevo a Europa para continuar su gira en diciembre y enero por Francia. 

Lo más grande de lo ocurrido ayer en el Teatro Circo de Cartagena es esa sensación de haber vivido un momento único, aunque todos los presentes sepamos que en este sentido del show tan interiorizado de los músicos estadounidenses, todo estaba medido al milímetro en su riguroso programa de giras por todo el mundo.

No importa que hiciera exactamente lo mismo en Madrid o en cualquier otra parada de la gira. Da exactamente igual. Para todos los presentes fue un momento único ver bajar a Lucky Peterson al patio de butacas, sentarse entre el público y obsequiarnos con un popurrí de grandes temas a la guitarra.

Para todos los presentes será un momento único e inolvidable. Viva el show. Seguiremos cantando Johnny B. Goode! mientras nos quede aliento y cada vez que suene recordaremos a Chuck Berry, a los Burning y también a Lucky Peterson sentado tocando su guitarra entre nosotros. 

Dos horas de solvente concierto del sexteto encabezado por Mr. Peterson, con la participación vocal de su esposa Tamara Tramell y de su banda The Organization,  liderados por el barbudo escudero Shawn Kellerman a la guitarra, que quedaron olvidados como notas entre el humo tras este espectacular final. Otro gran concierto de esta eterna gira de presentación en directo de su disco “The Blues are back!” en la que Lucky Peterson luce esa joya de Hammond B3 que alterna con la guitarra, mientras Rachid Guissous ocupa su lugar. Una banda que mima y cuida al de Buffalo y que es capaz de pasar de los susurros bajo una imaginaria luna hasta un trepidante y ensordecedor sonido en décimas de segundo, como esos grandes coches americanos que imaginamos circular con la música de Lucky Peterson a todo volumen. 

Un gran broche para esta 39 edición del Cartagena Jazz Festival que se encamina con aires de renovación y muy buena salud musical y de asistencia a su cuarenta cumpleaños del que ya estamos empezando a disfrutar, imaginando las sorpresas que puede traernos. 

Lucky Peterson actuó el 23 de noviembre de 2019 en el Teatro Circo de Cartagena (España) en el concierto de cierre del 39 Cartagena Jazz Festival.

Más artículos de José An. Montero