Nuevatribuna

ENTREVISTA A MERCÉ RIVAS | JUAN SALA

Los doce años y los novecientos títulos de un proyecto alternativo: Los Libros de la Catarata

Hoy más que nunca es imprescindible tener referencias para el debate y la reflexión. Los Libros de la Catarata es una editorial que, desde hace doce años, viene desempeñando ese papel. Un proyecto independiente, al margen de los grandes grupos editoriales, que presenta una magnífica trayectoria.

Con el nacimiento de la década de los noventa, mucho antes de la conmoción mundial vivida por el 11-S en Nueva York,  cuando ni siquiera se barruntaba un mínimo indicio de la crisis que estamos viviendo desde 2008, cuando España vivía un estado de optimismo que derivaría en las grandes celebraciones del 92, antes de Internet, de las redes sociales y de la revolución del teléfono móvil, cuando la globalización tal y como hoy la conocemos estaba en sus inicios, un grupo de intelectuales pensó en un proyecto crítico que pusiera en el centro de su preocupación la mirada sobre la realidad política y social, el pensamiento alternativo . Ese proyecto es hoy una realidad consolidada: Los libros de la Catarata. Una editorial que cuenta con un catálogo de más de 900 títulos y que está cobrando una importancia especial en estos tiempos de crisis de lo establecido, de crisis económica y de valores y  de cuestionamiento del pensamiento único y de las formas de hacer política más convencionales. Mercé Rivas es responsable de comunicación y de las relaciones con los autores. Con un promedio de noventa títulos al año, Los Libros de la Catarata se ha convertido en un polo de referencia en campos de tanta actualidad como la economía, la cultura, el ecologismo, la crisis alimentaria, la revolución tecnológica. Con ella ha hablado nuevatribuna.es.   

"Nuestros libros pretenden ser un estímulo para la reflexión"

Juan Sala | ¿Cómo nace La Catarata y a qué tipo de lector va dirigida?

Mercé Rivas | Los Libros de la Catarata nació en 1990 tras crear una sociedad un grupo de intelectuales independientes pero con vocación de difundir ensayos de pensamiento crítico.

Os habéis volcado sobre todo en el ensayo. Sin embargo parece que lo que más se demanda es la ficción, narrativa sobre todo, ¿es un gesto heroico o una necesidad social a la que responder?.

Catarata solo publica ensayo desde el primer día. Nuestros libros  pretenden ser  un estímulo para la reflexión y el debate sobre la realidad política, económica, cultural y social.

¿Con qué colecciones cuenta La Catarata?

La editorial tiene diversas colecciones. La Mayor en donde están los ensayos de politica nacional o internacional, de economía, filosofía o ciencias sociales y después tenemos una serie de colecciones más especializadas. Por ejemplo con el CSIC tenemos una larga colaboración coeditando libros como por ejemplo ¿Qué sabemos de? o la Biblioteca darwuiniana. Con Casa África también mantenemos una línea de colaboración para dar a conocer distintos aspectos del Continente, con el CIP (Centro de Investigaciones para la Paz) elaboramos un colección de Economía Crítica… También hay que citar, porque forma una parte importante de nuestra labor, la edición de libros dedicados a la educación en valores.

¿Los títulos de los que os sentís más orgullosos? ¿Habéis contado con algún "éxito de ventas"?

En educación nuestro mayor éxito es Alternativa al Juego (tomo I y II). De la Colección Mayor hay que destacar los escritos por autores como Carlos Taibo o Jorge Riechman. Los últimos más vendidos:  Para qué sirve un sindicato, de Antonio Baylos, Las maestras de la República, cuya editora es Elena Sánchez de Madariaga o Democracia intervenida, de José Fernández Albertos.

¿Cómo ves el panorama editorial con la crisis como telón de fondo?

Afortunadamente hasta principios del 2012 no hemos acusado la crisis económica pero este año está siendo mucho más difícil De todas formas, seguiremos publicando 90 títulos como todos los años y nos esforzaremos en buscar contenidos más interesentes si cabe.  Pero aunque el IVA de los libros de papel se mantenga en el 4% es muy preocupante para el mundo de la cultura tanta presión fiscal.

¿En qué medida está afrontando La Catarata el "horizonte digital"?
Estamos comenzando a comercializar nuestros libros en las páginas de e-books de la FNAC y Casa del Libro, pero hay que ser realistas y es un sector que de momento no está cumpliendo sus expectativas. Nuestros lectores siguen prefiriendo el papel.

¿Con qué perspectivas y con qué objetivos estáis trabajando?

Como ya te he comentado anteriormente, nuestro objetivo es seguir con la misma producción intentando abrir todos los caminos posibles para compensar la crisis económica en España, por ejemplo vendiendo más y mejor en América Latina.