#TEMP
viernes 27/5/22
ENTREVISTA | CON BEGOñA LOZANO, SU PROMOTORA

La literatura de los músicos y Desacorde Ediciones

Entre el bosque de pequeñas editoriales surgidas en los últimos años (en el corazón de la crisis), Desacorde Ediciones tiene una fuerte identidad diferenciada. De ellos hablamos con Begoña Lozano, promotora.

foto bego
Begoña Lozano, editora de Desacorde

Begoña Lozano es una auténtica emprendedora. Aunque, fuera de lo convencional. Es una de las promotoras de un proyecto editorial a contracorriente. Nos cuenta que "tras trabajar seis años en distintas editoriales, decidí arriesgarme y continuar editando y traduciendo libros pero como trabajadora autónoma; por si esta dedicación laboral fuese poca, hace cuatro años monté junto a dos compañeros la librería La esquina del zorro, y dos años después, la editorial Desacorde ediciones, a las que en la actualidad me dedico plenamente, sin por ello querer dejar del todo olvidada mi faceta como traductora". El riesgo no es una afirmación retórica: el mundo de las editoriales independientes, tal y como estamos viendo en la serie que viene publicando Nueva Tribuna, es, para quienes se atreven, una auténtica carrera de obstáculos. Sin duda, apasionante. Desacorde ediciones ha buscado un camino poco explorado: la literatura de músicos, rockeros preferentemente. Estas son nuestras preguntas y ahí están sus respuestas.  

Nueva Tribuna: En la web a la que hemos tenido acceso definís Desacorde Ediciones como una "colección de libros firmados por integrantes de las bandas de rock más importantes del país". ¿Cómo surge esa idea editorial, qué la desencadena?

Begoña Lozano: La idea de montar la editorial surgió al hilo de mi actividad como librera. Va a hacer ahora cuatro años que entre tres socios abrimos una librería en Vallecas donde realizamos multitud de actividades culturales, desde cuentacuentos infantiles, recitales de poesía, conciertos en acústico, presentaciones de libros al uso y no tan al uso... Coincidió que en varias de estas presentaciones tuvimos la oportunidad de conocer y charlar con músicos que habían publicado libro y que venían a presentarlo y nos comentaban lo difícil que lo habían tenido, que en principio parecía que el hecho de ser músicos resultaba un hándicap para esto de entrar en el mundo literario. Ahí fue cuando se nos encendió a mi compañero Jorge y a mí la bombilla: nos apasiona la música –de forma especial el rock-, los músicos nos estaban comentando las dificultades de entrar en el mundo de la literatura, y nosotros contábamos con las herramientas y la ilusión necesarias, así que... Y así fue como surgió Desacorde ediciones dos años después del nacimiento de la librería La esquina del zorro.

NT: La sede editorial está en el madrileño barrio de Vallecas. ¿Hasta qué punto existe una vinculación entre vuestra labor editorial y la vida del barrio? ¿Sois una editorial de barrio?

BL:  Como bien dices, la editorial está en el barrio de Vallecas y su sede, concretamente, es la librería La esquina del zorro, son dos proyectos paralelos que caminan de la mano, y puesto que nos gusta hacer barrio y la librería sí es claramente una librería de barrio, por extensión podríamos decir que la editorial también lo es.
 
NT: ¿Con qué colecciones cuenta? Es lógico pensar por el tipo de autores por los que optáis, que predomina la poesía.
 
BL: A día de hoy la editorial cuenta con un única colección, donde publicamos las obras de los músicos (lo que viene a ser nuestra razón de ser), pero en breve abriremos una segunda colección donde publicaremos obras interesantes relacionadas con la música y los músicos o de personas vinculadas muy de cerca con la música pero que no son necesariamente músicos. Esta colección se llamará “Micro abierto”, y tal y como evoca su nombre, nos dejará un horizonte más amplio, menos restringido, a la hora de publicar. En cuanto al género que predomina, es lógico que tratándose de músicos que están acostumbrados a componer canciones, estén más cercanos a la poesía, pero de los seis títulos que hemos publicado tres son poemarios, uno es una novela, otro es un cuento infantil y también hay un diario o cuaderno de notas. Además, cabe suponer que una vez la colección Micro abierto sea una realidad el tema de los géneros literarios se amplíe aún más.

"Nos gusta haceer barrio y la librería es una librería de barrio, como la editorial, una extensión de aquella"

NT: ¿Tenéis una "política editorial" o eso queda para las grandes editoriales especializadas en la edición de textos o letras de canciones de grandes mitos del rock?

BL: Si como política editorial te refieres a cómo concebimos nosotros que tiene que ser nuestra editorial, sí, tenemos algunos puntos muy claros, como que buscamos la calidad y no tanto a la estrella mediática; está claro que si nos llega una gran figura con una obra interesante no le vamos a decir que no pero nuestra mira no está tanto en buscar a los músicos que llenan estadios como a los músicos que tienen un mensaje que transmitir y lo han plasmado en una obra interesante.

NT: ¿De qué títulos se siente la editorial especialmente "orgullosa"? ¿Ha contado con algún "éxito de ventas" o eso es una pura utopía?

BL: Orgullosos estamos de todos por igual; de lo que sí guardamos es de cada uno de ellos un recuerdo diferente y especial, cada libro publicado ha supuesto una vivencia concreta con el autor y con todos los agentes implicados en la obra, así que cada uno tiene su calor y color especial grabado en mi memoria. Y eso se debe a que afrontamos cada nuevo libro como si fuese el primero y desde el principio buscamos trabajar codo con codo con el autor, buscar el detalle especial que defina y caracterice el libro en cuestión... Aunque los libros que hemos publicado tienen dos o tres elementos comunes, el gran conjunto de cada libro ha sido pensado y diseñado de forma específica para él; por así decirlo no hay un diseño de colección que uniformice los libros, que los haga más reconocibles en las estanterías pero que haga que pierdan la individualidad de cada uno, no sé si me explico. En cuanto al éxito en las ventas, pues sí, con alguno lo hemos tenido, al menos en lo que para nosotros puede ser un éxito de ventas (que lo mismo a Planeta le entra la risa si le hablo de mis cifras). Concretamente ha sido el último libro que hemos publicado, Cuatro estaciones hacia la locura, de Evaristo Páramos, que en un mes se ha fundido la primera tirada de dos mil ejemplares. Y lo que es mejor, al hilo de este aluvión de ventas las ventas de los otros títulos han subido, como que ha hecho de gancho.

"Afrontamos cada nuevo libro como si fuese el primero y desde el principio buscamos trabajar codo con codo con el autor"

NT: El fondo es por ahora muy limitado. ¿Se sustenta en una cierta "línea rockera" o tiene mucho de azarosa, sin que sea imprescindible que los libros estén sustentados en la dedicación musical de sus autores?

BL: En principio la línea editorial es publicar a músicos, principalmente roqueros, aunque no estrictamente: sin ir más lejos, además de publicar a El Drogas o Luter, que son músicos claramente roqueros, hemos publicado a Ángel Petisme, que es más bien un cantautor por el tipo de música que hace, aunque de alma es roquero, te lo aseguro. De todos modos, lo de ceñirnos al mundo del rock viene de nuestros gustos musicales, nos encanta la música y de forma especial el rock así que a la hora de publicar lo que surge más natural es el ambiente que más conocemos y nos gusta...

NT: Por la declaración de intenciones de la web, veo que también abordáis otros géneros literarios.

BL: Sí, como ya he referido antes, no solo vamos a publicar poesía, estamos abiertos a cualquier género: cuento infantil, ensayo, cómic; si lo hubiera y es de calidad, se publicará.

NT: ¿Cómo ves el panorama editorial con la crisis como telón de fondo? ¿Se venden vuestros libros? ¿Cuesta mucho consolidar una editorial como Desacorde Ediciones?

BL: Qué duda cabe que la crisis ha estado y está ahí, y evidentemente afecta primero a los productos que no son de primera necesidad; lo notamos en el día a día de la librería, máxime tratándose de un barrio como Vallecas. No obstante, nosotros montamos tanto la librería como la editorial en plena crisis y aquí estamos, unos cuantos años después pelándolo, con mucho trabajo e ilusión, y disfrutando con cada paso, lo demás vendrá. En el caso de la editorial contamos con un punto a nuestro favor (y lo sabíamos al montarla) y es que los músicos no dejan de ser personajes públicos y tienen cierto tirón entre sus seguidores, que por lo general se van a interesar por todo lo que hagan, aunque se salga del ámbito musical. Como dicen los que saben de economía y empresas, tenemos localizado a nuestro público objetivo y sabemos cómo se comporta, más o menos. Además contamos con el escaparate de la librería, que quieras que no hace mucho. Las editoriales generalmente son algo abstracto para el lector, es difícil poner cara al editor, pero si además de editor eres librero y la gente puede ir a tu librería e identificarte con un modo de hacer, pues no deja de ser un punto a favor.

NT: Desde la perspectiva de una editorial tan especializada como la vuestra, nos atrevemos a preguntar si consideráis que estamos ante una crisis de lectores o ante una crisis de poder adquisitivo de los lectores.

BL: Pues a esta pregunta no sabría cómo responder, creo que las dos cosas a la vez. Por lo que podemos ver a través de la librería está claro que la merma en el poder adquisitivo -que lo ha habido, y más en un barrio como Vallecas- afecta: no sería la primera vez que entra un cliente a preguntar por una novedad que le ha llamado poderosamente la atención y se tiene que ir con las mismas porque no le llega el sueldo. Y en cuanto a la crisis de lectores, pues no sé si es tal, como librera y editora desearía que todos pudiésemos tener tiempo de calidad para leer; cuando se habla de fomento de la lectura y se dan estadísticas de lo que se lee o no se lee en este país, me da en la nariz que nos quedamos en la cantidad y no tanto en la calidad; personalmente preferiría que una persona leyese un único libro en su vida pero que lo leyese bien, con mayúsculas, a que leyese cien y no se enterase de nada.

NT: ¿La librería sigue siendo un instrumento imprescindible en el circuito editor-lector o es inevitable rendirse al dominio de las grandes superficies? ¿Tenéis espacio en sus mesas de novedades? ¿Y las bibliotecas públicas? ¿Tenéis acceso a ellas?

BL: En mi opinión lo de rendirse al dominio de las grandes superficies es algo que nos quieren vender pero no es inevitable, ni mucho menos. En nuestro caso hemos optado por llevar además la distribución de los libros, algo que supone redoblar los esfuerzos, pero que nos permite trabajar muy de cerca con las librerías, ya sean pequeñas, medianas o grandes; pero en principio no nos interesan las grandes superficies, ni creo que nosotros a ellos. A buen seguro no va a gustar lo que voy a decir, pero tampoco me horrorizo por pensar que las grandes superficies venden libros; creo que puede haber espacio para todos, a lo mejor los tiros van más por el hecho de que algunos se empeñan en no dejar escapar ni un pedacito de la tarta... Creo que la labor del librero es imprescindible. Las grandes superficies funcionan de otra manera, tienen las cuatro novedades de éxito para el que no quiere ir más allá, pero para aquel lector que busca algo diferente, especial, ahí no lo puede encontrar ni se lo van a buscar. En las librerías de a pie, además del consejo que te pueda brindar el librero, está su labor de búsqueda si hay algo que no tiene. Eso no tiene precio y es difícil de que lo vayan a suplir las grandes superficies. En cuanto a las mesas de novedades imagino que hemos tenido espacio por ejemplo con Evaristo, que es un personaje muy conocido, con los otros quizá menos, pero lo importante es que tus libros estén ahí para que el lector los pueda descubrir. Los lectores no solo van a husmear en las mesas de novedades, hay algo precioso, y que los lectores siguen haciendo, y es rebuscar en las estanterías. Creo que en este país nos encanta lo de alarmarnos y echarnos las manos a la cabeza a la primera de cambio, y en mi opinión es importante que tanto los editores como los libreros no nos olvidemos de que por más que haya un sector de la población al que no interesa leer, hay infinidad de lectores con gusto que saben apreciar lo que es una librería, un libro y una editorial, de lo contrario no estaríamos aquí.

NT:  ¿En qué medida está afrontando la editorial el "horizonte digital"? ¿Tu editorial se ha planteado la edición de e-books?

BL: Pues ni lo afrontamos ni nos lo planteamos afrontar al menos a medio-largo plazo. Cada vez que editamos un libro -no sé si todo el mundo lo aprecia pero así es- dedicamos un tiempo a elegir un tipo de papel, una tipografía, una pequeña variación en el formato si se hace necesario... pequeñas variaciones que hacen que cada uno de nuestros libros sea algo diferente del anterior. El continente material acompaña al contenido y en este caso estos detalles no tienen cabida en el mundo digital, así que... Y por lo que podemos ver y hablar con nuestros clientes de la librería, el boom de los libros digitales parece que remite un poco; lo que decía antes, entró el miedo, nos echamos las manos a la cabeza y a temblar parecía que iba a ser el fin, pero en realidad los dos formatos van a poder convivir, y así se está viendo. Se trata de un dispositivo cómodo, que pesa poco, que te trae cerca de mil libros de fábrica, pero a la hora de acercarte a una novedad, te quieres llevar un objeto con peso, olor y portada. Y además, ¿quién tiene tiempo para leer tantos libros? Los tiempos cambian, llegan nuevas tecnologías, nuevas formas de hacer y leer, y es cuestión de que nos vayamos acomodando a estos cambios y que cada uno vaya buscando su hueco.

NT: ¿Consideras necesaria una política de ayudas y subvenciones de las Administraciones? ¿Cuál es vuestra experiencia?

BL: En este punto no tenemos ningún tipo de experiencia. No hemos optado a ningún tipo de ayuda ni subvención. No soy muy partidaria de estas políticas, me da que en la mayoría de los casos hacen clientelismo, amiguismos, etc. De lo que sí sería partidaria es de otro tipo de políticas, como rebajar las trabas a la hora de abrir un negocio (hasta conseguir abrir las puertas de la librería tuvimos que luchar lo suyo), que los impuestos sean menores, que los gravámenes a los que están sujetos, tanto los autónomos como los pequeños empresarios, sean menores... Tanto que nos gusta mirar a Europa, si echamos un vistazo a cómo funcionan en algunos países europeos los autónomos y las pequeñas-medianas empresas, lo nuestro da vértigo. Sería suficiente para no necesitar lo otro.

"Soy partidaria de rebajar las trabas a la hora de abrir un negocio, que los impuestos sean menores para los autonomos".

NT:  Aunque quizá no afecte a una editorial como la vuestra, ¿están determinando los grandes grupos editoriales la omnipresencia del best-seller, de los libros pensados para grandes públicos, en librerías y grandes almacenes?

BL: Como bien dices, a nosotros como editorial quizá no nos afecte tanto, pero como librera que soy lo veo todos los días, los grandes grupos llegan con su uniformidad, su gran éxito... en los últimos tiempos con su libro escrito por un periodista (que parece que no hay periodista que se precie hoy en día que no le dé por escribir una novela, oye) y la verdad es que cansa un poco; pero por fortuna hay público para todo -eso creo yo- y hay libreros y editores para todo, los hay que luchan por plantar sus notas de color en mitad de toda esta uniformidad. Me quedo con esto último.

NT:  ¿Cómo pueden "defenderse" de esa política las pequeñas editoriales independietes? ¿Puede ser una vía el asociacionismo, la negociación colectiva con librerías?

BL: Creando lectores exigentes, que tengan criterio y no "se traguen todo lo que echan por la tele". Por suerte, creo que en cierto modo la era de las comunicaciones y redes sociales en la que vivimos facilita que los lectores despiertos puedan buscar el bocado más suculento a su entender y no se conforme con el rancho que hay en cantina. El asociacionismo que comentas puede ser una vía de futuro, conociendo a otras editoriales pequeñas como nosotros y librerías admirables repartidas por todo el país, podría pensarse en organizar algo. Alguna vez lo hemos comentado; el germen está ahí, veremos si fructifica en un futuro no muy lejano.

NT: ¿Con qué perspectivas y con qué objetivos estáis trabajando a corto y medio plazo?

BL: Nuestras perspectivas son más bien a corto plazo. Por el modo que tenemos de trabajar, cada libro que publicamos requiere nuestra dedicación casi exclusiva durante unos meses; así que nuestro horizonte a corto y medio plazo es seguir creciendo, seguir aprendiendo, hacerlo cada vez mejor, e incluso dar el salto a América, eso sí que sería quizá nuestro sueño a largo plazo. Al menos intentarlo.

NT: ¿Asistís a Ferias? ¿Os lo planteáis para el futuro? ¿Piensas que para una editorial como Desacorde tendría interés una presencia en la Feria del Libro de Madrid?

BL: Por ahora no es que hayamos asistido a ferias como editorial, pero sí que nuestros autores han firmado tanto en la Feria del libro de Madrid, como en la Feria del libro y disco de Durango (muy recomendable) pero en la caseta de otros libreros o distribuidores que se han prestado a programar estas firmas. Creo que la presencia en las ferias podría interesar a cualquier editorial o librería, pero no en las condiciones que se plantea, por ejemplo, la feria del libro de Madrid. Como dije antes, resulta acuciante que nos preocupemos por la calidad de la lectura y no por la cantidad, y cuando he acudido a estas ferias -al menos las más grandes- como público o como parte implicada me da no sé qué, porque lo veo como la gran orgía de las ventas... entiéndeme, sé que vivimos de las ventas, pero cuando el perfil es tan marcadamente comercial, me chirría un poco.

NT: ¿Con qué novedades afrontáis el nuevo año?

BL: En breve saldrá a la venta Ser grieta, el nuevo poemario de Sor Kampana, un músico y poeta del underground valenciano, que si bien seguro que no tiene la repercusión que ha podido tener Evaristo a nosotros nos parece que tiene mucha calidad y tenemos muchas ganas de darlo a conocer. También en breve se hará real la colección Micro abierto y ya a mediados de año seguramente salga otro poemario que nos hace mucha ilusión también, pero que ya se irá anunciando. A parte alguno de los autores que ya hemos publicado nos ha propuesto empezar a trabajar en un nuevo título, lo que es muy gratificante, en la medida que entiendes que están igual de a gusto contigo que tú con ellos. También nos ronda lo de publicar a alguna mujer; y estamos trabajando en paralelo una idea, en torno a la biografía de un grupo con solera -sin dar más detalles-. Como ves, por proyectos no será. Y por ahora ese es nuestro calendario para los próximos meses. Ya ves que vamos paso a paso, pero sin pausa.

Acceso a la web de Desacorde ediciones

La literatura de los músicos y Desacorde Ediciones
Comentarios