viernes. 01.03.2024

Ramón María del Valle-Inclán sostenía que el absurdo se integra en la ficción literaria como un estado filosófico en el que los personajes asumen el carente sentido que tiene la vida y la existencia. El absurdo, en pocas palabras, no está conformado obligatoriamente por acontecimientos ilógicos, humorísticos o carentes de razón; por el contrario, suele acarrear consigo un variopinto universo de realidades, aunque dignas de ser distorsionadas.

Este género se inspira en el surrealismo y en la filosofía del absurdo para crear obras literarias marcadas por el humor y la sorpresa, para denunciar situaciones sociales o reflexionar de una manera diferente sobre cuestiones existenciales. La narrativa describe sucesos cotidianos, pero llevados hasta sus últimas consecuencias. Sus referentes toman el sentido literal de cada concepto para evidenciar las convenciones que rigen las sociedades. Precisamente esto es lo que Walter C. Medina consigue en “Crónicas de Anchorena”, novela en la que desfilan personajes estrambóticos y en la cual se transcriben sucesos en apariencia carentes de toda lógica.

“Crónicas de Anchorena” se desliza con paso de funámbulo sobre una cuerda floja que separa al mundo real de aquel otro que nos planta cara

Anchorena, ciudad creada por la inventiva del autor, no es ajena a los avatares de la desidia que puede padecer cualquier ciudad real. Como tampoco lo son las desdichas y las alegrías munícipes que en ella se suceden. Es en este escenario imaginario en donde se cuecen los misterios irresolutos que, a medias, se irán rebelando en mitad de la trama. 

Wado Mena (quizás alter ego del propio Walter C. Medina) será la excusa mediante la cual el lector se topará con los sucesos que adornan las páginas de una novela extrañamente humorística pero que, al mismo tiempo, está impregnada por la profundidad de un existencialismo “de garaje”; inocente, juguetón. 

Repleta de diálogos que parecen inconducentes y escenas surrealistas que sin embargo desafían descaradamente a la verdad, “Crónicas de Anchorena” se desliza con paso de funámbulo sobre una cuerda floja que separa al mundo real de aquel otro que nos planta cara, desafiante, en un torbellino fabuloso.


“Crónicas de Anchorena” (2023). Editorial Autores de Argentina. 


BIBLIOGRAFÍA:

“La Niña del Acordeón” (2007) Relato. Premio “Interculturalidad”. Cyam Editorial. Madrid, España.
“Manzanas Podridas” Novela (2007). Edición independiente. Proyecto Frigoteca. Euskadi.
“S.A.C. Rebajas de Otoño” Novela (2018). Ganador del Certamen Literario “Biblioteca de Alejandría” Ediciones Lacre. Madrid, España.
“Elecciones, una fábula inconsecuente” Novela (2019). Tinta Libre Ediciones. Argentina
“Atrapa Ratas, una ficción no velada” Novela (2021) Con el apoyo de la Secretaría de Cultura de Necochea. Argentina 

“Crónicas de Anchorena”, existencialismo de garaje