sábado 24/7/21
MUJERES ILUSTRES

Laura Bassi, la luchadora intelectual

Laura-Bassi 3

A pesar de que Bolonia era conocido como un “paraíso para las mujeres” debido a su hábito de celebrar el éxito femenino, como la carrera profesional de Laura Bassi en el mundo de la ciencia que fue muy importante en ese momento histórico.

En la primera década del año 1700, se consideraba inmodesto e indecente que una mujer joven estuviera “siempre en medio de reuniones de hombres”, debatiendo los secretos de la naturaleza con ellos. En los círculos intelectuales de fines del siglo XVII y principios del XVIII se escribían polémicas y hasta se celebraban debates públicos sobre el tema.

Eran muchos los que creían firmemente que las mujeres eran intelectual y moralmente inferiores, que su educación más allá de los deberes del hogar era inútil, y los padres y los esposos debían confinarlas a su esfera adecuada.

Nace en Bolonia el treinta y uno de octubre del año 1711. Su padre Guiseppe Bassi era abogado y era natural de Módena, pero su origen no era noble, pero sí que poseía riquezas. Supo ver el tremendo talento de su hija y decidió potenciarlo desde el primer momento.

Desde su niñez mostró signos de ser una estudiante prodigio. Recibió instrucción desde los cinco años en lenguas con el padre Lorenzo Stegani, aprendiendo latín, francés y matemáticas. ​ Gaetano Tacconi le enseñó matemáticas, filosofía, lógica, anatomía e historia natural a partir de los diez años. Gaetano Tacconi era el médico de la familia y profesor de filosofía y anatomía de la universidad de Bolonia.

Laura-Bassi 4Laura aprendió filosofía y metafísica con tal facilidad que Tacconi decidió promocionarla en los círculos académicos de la ciudad, convirtiéndose en su principal mentor y aliado.

Pronto fueron conocidas las extraordinarias capacidades de Laura Bassi entre la intelectualidad de Bolonia. Los académicos visitaban su casa para conocer de primera mano la brillantez de Laura. Debatía con gran soltura y tenía argumentos sobre cualquier materia. Luchaba por poder clases y trabajar en igual de condiciones con los hombres

Debido a su carácter piadoso, trabajador y solidario con los más necesitados, pudo ser científica, docente, esposa y madre. Tuvo ciertas limitaciones, pues era un momento histórico en el que una mujer erudita e intelectual era vista como una poderosa amenaza para los hombres.

Laura recibió una educación como los hombres y demostró que las mujeres podían ser educadas tanto en matemáticas y física como en filosofía, ser investigadoras en matemáticas, física y filosofía, poder investigar y al mismo tiempo ser madre de familia. (Imagen: Medalla del Senado de Bolonia).

Laura aprovechó las oportunidades que le dio la vida, pues por una parte pertenecía a una familia acomodada de la ciudad italiana de Bolonia que podía proporcionarle una educación privilegiada y por otro, empezó desde muy joven rompiendo estereotipos y la primera prueba de ello es que pudo recibir la misma educación que cualquiera de los hombres de su época.

Benoit_XIVComo mujer, tuvo grandes dificultades para ejercer su profesión. Sus compañeros se preocuparon de que ella no creara un precedente, que animara a otras mujeres a aspirar a carreras profesionales y que pudiera favorecer la llegada de mujeres jóvenes a su profesión.

La universidad de Bolonia era las más antigua del mundo. Fue nombrada profesora de Medicina en la Universidad de Bolonia. Desarrolló un gran interés por la ciencia y fue alentada por su familia y amigos, entre ellos el cardenal Próspero Lambertini, que posteriormente sería el Papa Benedicto XIV.

Se graduó en Filosofía, en el año 1731, cuando tenía veintiún años. Consiguió un puesto de profesora de filosofía en la Universidad de Bolonia y se convirtió en miembro de la Academia de Ciencias de Bolonia el veinte de abril del año 1736. Siendo la primera mujer que alcanzó dicho reconocimiento. También obtuvo dos doctorados por la misma universidad de Bolonia, uno en ciencias y otro en filosofía. (En la imagen: el papa Benedicto XIV).

Animada por su familia y amigos participa en un debate público sobre filosofía el diecisiete de abril del año 1736. Enfrentándose a cinco notables académicos de Bolonia. Debido a que levantó gran expectación este debate se realizó en el palacio de los Senadores de Bolonia.

Laura demostró ser una eficaz polemista, impresionando al público. Entre los asistentes se encontraba el legado papal, el cardenal Grimaldi y el cardenal Próspero Lambertini, que posteriormente sería el Papa Benedicto XIV y que sirvió para que le proporcionara a lo largo de su vida, el apoyo necesario para desarrollar su carrera.

Bologna,_palazzo_malvezzi_campeggi_01El diecisiete de mayo del año 1736, la universidad de Bolonia le concedió un doctorado honorario, como consecuencia de sus capacidades intelectuales. El acto levantó un gran interés en toda la ciudad. El acto se celebró en el pabellón de Hércules del palacio Comunal, Laura recibió una corona de laurel y dio su discurso de aceptación en latín.

El veintisiete de junio, se sometió a un examen público con la finalidad de obtener la plaza de profesora en la universidad de Bolonia. Su exposición fue un éxito total, consiguiendo la plaza de profesora de física, y tenía un salario de quinientas liras al año. Se convirtió en la primera mujer en conseguir el puesto de profesora de física en una universidad.

Dio su primera conferencia en la universidad en octubre del mismo año y asistieron grandes personalidades tanto de la universidad como de fuera de ella. La conferencia se titulaba “De coropore aqua naturali, Elemento aliorum corporum parte universi”. (En la imagen: Universidad de Bolonia).

Laura se casó con Giovanni Giuseppe Veratti, médico y también profesor de la universidad en el año 1739. Laura comenta lo siguiente “he elegido a una persona que camina por mi misma senda de aprendizaje y por su larga experiencia estoy segura que no me disuadirá de ella”.

Mientras otras mujeres eruditas o artistas abandonaban su vida profesional cuando se convertían en esposas, Laura pudo compaginar ambas facetas. Además, tuvo doce hijos, cifras ambas elevadas para una mujer que pretendía también continuar con su vida como científica. 

Como vemos su matrimonio facilitó su carrera profesional, pues a partir de ese instante era su marido, en vez del Senado, el que debía concederle los permisos necesarios para impartir conferencias públicas y poder desarrollar otros aspectos de su profesión. Tanto Laura como Giovanni compartieron no solo el matrimonio sino el desarrollo intelectual.

Debido a ser mujer, a Laura no se le permitió enseñar en la universidad, simplemente podía impartir conferencias y demostraciones experimentales en su casa. Fue una de las primeras defensoras de la física newtoniana y basó sus cursos en el material que se encuentra en los principios de Newton. 

Laura_Bassi 2Laura solicitó en el año 1739 que la Universidad de Bolonia aumentara sus competencias docentes pero, a pesar del apoyo del cardenal Lambertini, todo lo que consiguió fueron fondos para realizar experimentos de física en su casa.

Un año más tarde, el diecisiete de agosto del año 1740, el cardenal Lambertini fue elegido Papa como Benedicto XIV. Eso supuso que Laura tuvo un menor acceso a su mentor, pero tener un Papa firme partidario de la ciencia y la erudición.

El papa Benedicto XIV creó en el año 1745, un grupo denominado “Benedettini” con el objetivo de estimular nuevas investigaciones científicas en Bolonia siguiendo el modelo de la Academia de las Ciencias de París.

Veinticuatro académicos fueron admitidos entre los Benedettini, los cuales tenían un salario de cincuenta liras a condición de que presentasen al menos un trabajo anual sobre nuevos hitos científicos.

Laura no fue seleccionada entre esos veinticuatro nombres, pero ella no se resignó y solicitó a través de un amigo influyente, consiguió que fuera nombrada el número veinticinco, si bien lo hizo como oyente, pero sin derecho a voto. Fue la única mujer de dicho grupo.

Entre su correspondencia se incluye al filósofo francés Voltaire; durante los años 1744 y 1745, ella le ayudó a convertirse en miembro de la Academia de Ciencias de Bolonia.

En el año 1749, para salvar las dificultades que tenía en el desarrollo de su labor intelectual, inauguró junto a su marido un laboratorio y una escuela privada de física experimental en su domicilio, que pronto se hizo famosa en toda Europa.

Acogió tanto a personas de ciencia de renombre como a estudiantes con interés sobre todo en la física newtoniana, toda una gran novedad investigadora en ese momento y que no era todavía contemplada en los cursos de la universidad.

Sus potentes conocimientos de física y matemáticas, junto con su formación pionera en las teorías de Newton, que contrastaba con los enfoques tradicionales de los profesores de esa época, consiguieron que Laura fuera una figura clave en la difusión de la ciencia newtoniana en Italia.

Como mujer había tropezado con numerosas dificultades. Podía celebrar conferencias públicas sólo con el consentimiento del Senado. Para salvar estas dificultades, inauguró un laboratorio privado en el año 1749, que se hizo famoso en toda Europa y acogió a científicos de renombre y jóvenes destinados a ser famosos.

Laura comenzó a realizar experimentos con Veratti sobre posibles aplicaciones medicinales de la electricidad en la década del año 1760, pero no publicó ningún documento sobre el tema.

Esta fama como investigadora que consiguió Laura con su docencia privada, hizo que su sueldo fuera aumentado por la universidad de Bolonia.

Cuando Paola Bautista Balbi murió en el año 1776, dejando vacante la cátedra de Física Experimental del Instituto de la Ciencia, que estaba ligada a la Academia de la Ciencia, su marido Giovanni Verrati presento su candidatura teniendo en cuenta que ya era el asistente de Balbi.

416P+GpRapLSin embargo, Laura presentó su candidatura a pesar de que su marido era la opción más lógica. Sin embargo, Laura fue elegida como catedrática fundamentalmente por sus conocimientos en matemáticas, quedando su marido Giovanni Verrati como su asistente. Además, Laura fue nombrada Presidenta del Instituto.

El Senado de Bolonia le concedió la cátedra de física experimental en el Instituto de Ciencias en el año 1776 y con ello se convirtió en la primera mujer nombrada para una cátedra de física en una universidad. Fue la segunda mujer en doctorarse en Europa, después de que Elena Cornaro lo consiguiera en el año 1678.

Laura murió en el año 1778, es decir, dos años más tarde de su elección, siendo su marido quien le sustituyó en el cargo y cuando este falleció le sustituyo el hijo de Laura y Giovanno, Paolo que mantuvo el cargo hasta el año 1796.

Laura murió de forma repentina, el veinte de febrero del año 1778 en Bolonia, cuando tenía sesenta y seis años y es recordada por sus grandes convicciones religiosas, su ayuda a los más necesitados y como aficionada también se dedicó a la poesía pero sobre todo por sus grandes aportaciones a la matemática y física, siendo uno de los grandes intelectuales del siglo XVIII.

A lo largo de su vida publicó veintiocho trabajos sobre física newtoniana y cartesiana. Algunas de sus conferencias fueron publicadas en “Los comentarios del Instituto de Bolonia”.

Los veintiocho artículos que Bassi publicó en la Academia de Ciencias de Bolonia, trece fueron sobre física, once sobre hidráulica, dos sobre matemáticas, uno sobre mecánica, uno sobre tecnología y uno sobre química. La electricidad, los fluidos, el fuego, se convirtieron en objeto de análisis y debate.

Laura_BassiCarolina Martínez Pulido publicó un artículo “Mujeres entre bambalinas y artefactos para desvelar los enigmas de la reproducción” en las que dice que las contribuciones de Laura Bassi han sido ignoradas, no apareciendo ninguna referencia a sus trabajos. Constituye un buen ejemplo de cómo las mujeres son olvidadas a lo largo de la historia.

Laura consiguió tener una larga carrera científica en igualdad con los hombres de la época, salvando todas las dificultades que le ponían por su condición de mujer al mismo tiempo que lo hizo compatible con el papel de madre. Fue una de las mujeres que pudo conciliar su vida familiar y profesional.

Debido a sus estudios fue distinguida con dos hechos:

El Senado de Bolonia creó una medalla en su honor, en la que aparecía en una cara y la diosa Minerva en la otra junto a la inscripción “Soli cui fas vidisse Minervam”. “Solo tú debes ver a Minerva”.

En honor de Laura Bassi se puso su nombre a un cráter del planeta Venus.

Como escribió Gabriela Berti Logan en la American Historical Review, "Lo que hizo Bassi fue utilizar las recompensas, que de otra forma quedarían como simples reconocimientos simbólicos, para labrarse una posición por sí misma en la comunidad científica de su ciudad, y contribuir a la vida intelectual a través de la investigación y la enseñanza".


BIBLIOGRAFÍA

Lucas Alamán, Lucas. “Diccionario universal de historia y geografía”. 1853. Librería de Andrade.
Luria Walker, Gina. “Laura Bassi”. Project Continua.
Martínez Pulido, Carolina. “Mujeres entre bambalinas y artefactos para desvelar los enigmas de la reproducción”. 2016. Mujeres con Ciencia.
Ozmore, Susan. “Laura Bassi. Italian Physicist (1711.1778)”. 2012.
Van Schurman, Ana. “Laura Bassi”. Brooklyn Museum.

Laura Bassi, la luchadora intelectual